Lunes, 16 enero, 2017

José Carlos Plaza aborda su primer montaje de ‘Bodas de sangre’ de García Lorca para el Centro Dramático Nacional



image_print

José Carlos Plaza aborda su primer montaje de “Bodas de sangre” de Federico García Lorca para el Centro Dramático Nacional (CDN). Una nueva producción que se estrenará mañana y que ha contado como compañero de viaje con el Centro Andaluz de Teatro. Con un elenco de actores andaluces y la presencia de Cristina Hoyos al frente de la coreografía, Francisco Leal en la escenografía y Pedro Moreno en el vestuario, este montaje estará en cartel hasta el 3 de enero próximo.

   Plaza, que precisamente hoy cumple 66 años, aseguró que este espectáculo hubiera sido imposible sin Andalucía. “Es un Lorca hecho en andaluz. Los pies pegados a la tierra es lo que los actores me han dado, algo que parece perdido hoy y que yo he encontrado en Lorca y en Andalucía”, dijo aclarando que este espectáculo no se trata de un drama rural. “Es una tragedia operística, con muchos puntos de surrealismo, poética y filosófica, nada que ver con “La casa de Bernarda Alba” o “Yerma””, apostilló.

   Según el veterano director de escena, lo que ha hecho Lorca en esta obra (inspirada en el caso real del crímen de Níjar, en Almería en 1928) es escribir “sobre las raíces”. A diferencia de otros montajes, éste no se ha actualizado, sino todo lo contrario. “La tragedia debe darse desde los ritos ancestrales”, explicó Plaza. “No soporto esas actualizaciones que cubren el no saber hacer una obra de teatro. El teatro es actual y debe actualizarse, pero sin tapar el hecho teatral”, aseguró.

   A este respecto, el director del CDN, Gerardo Vera (quien recordó que éste es su primer Lorca desde que asumió su cargo y que supondrá todo un “suceso teatral”) señaló que basta con “oír la palabra de Lorca para ir haciendo el trabajo que él te va marcando”. “En este espectáculo no hay ninguna ocurrencia, pero sí respeto y talento”, añadió.

“UNA BAZA A JUGAR”

   José Carlos Plaza elogió el trabajo de toda la compañía y especialmente de la actriz Consuelo Trujillo, de quien dijo que era “una baza a jugar” y a quien agregó a sus actrices fetiche (Ana Belén, Berta Riaza y Lola Herrera).

   Consuelo Trujillo dijo haber intentado inclinarse ante García Lorca y su palabra y ha dejado que su personaje (la madre) “se encarne” en ella. “Es el arquetipo de la madre en el sentido más ancestral, la que da a luz, protege y hace crecer, como la tierra. Pero también en el sentido atávico pues ha sufrido la pérdida de un hijo y del marido y ante eso crea una tela de araña para proteger a los suyos”, explicó.

   “Hemos intentado hacer una Madre con su grandeza, su amor y su reacción ante esas grandes pérdidas”, apuntó ensalzando el trabajo de Plaza quien la ha dirigido “de manera amorosa, profunda y exigente”, dijo. “Pienso que hacemos esta función para que nos quieran y para querer, en un sentido más profundo, al ser humano”, indicó.

“OBRA BIEN HECHA”

   El actor Carlos Álvarez-Nóvoa (el padre de la novia) confesó formar parte de “una obra bien hecha” y aludió a la “dificultad” de los actores en un montaje con un texto tan poético. En este sentido elogió la labor de José Carlos Plaza, “quien atiende por igual a todo el elenco y le sugiere a cada uno los mil matices que sirven para construir cada personaje”.

   Luis Rallo y Noemí Martínez encarnan a los novios. Para Rallo esta función “conmueve al hacerla y te deja tocado”. Para la actriz, formar parte de este elenco ha sido un “placer y un sufrimiento” (ha perdido cuatro kilos preparando a esta novia de “energía negra”, según Plaza).

   Cristina Hoyos (que protagonizó su particular “Bodas de sangre” junto a Antonio Gades) ha ideado para esta ocasión una coreografía “sencilla”, siguiendo las indicaciones del director de escena. “Su ayuda es inapreciable, es un trabajo lleno de humildad, en ningún momento ha salido de lo que cuenta Lorca”, indicó Plaza.

   La escenografía es también un reflejo de esa simplicidad. “Los actores no tienen nada más que el cielo, la tierra y una roca hendida. He intentado mantener un poquito los colores de Lorca, el rosa y el amarillo”, explicó el director.

   Los figurines de Pedro Moreno, que buscan “subrayar la tragedia”, según explicó el diseñador y la música “ancestral y muy rítmica” creada por Mariano Díaz completan el marco de este espectáculo que tras su paso por Madrid iniciará una gira por toda Andalucía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *