Sábado, 25 Noviembre, 2017

            

José Antonio Rodríguez, fuera del foco

Entrevista con José Antonio Rodríguez, violinista con más de treinta años de trayectoria y que posee múltiples colaboraciones con artistas de primer nivel

José Antonio Rodríguez |Foto: J.M.R
Javier Martín Ruíz


image_print

José Antonio Rodríguez, un gran músico violinista, es tal vez un desconocido para muchos de vosotros. Rock, Jazz y Música Celta entre otros estilos han sido los que han pasado por sus manos en estos últimos 30 años de trayectoria musical.

Miembro fundador del grupo de música celta ‘Supervivientes’ y siempre activo en colaboraciones musicales, resalta ahora con su propia banda, ‘Rodríguez Celtic Band’, con la que edita su primer trabajo discográfico “Renovación”.

Por si fuera poco, el próximo sábado 30 de julio a partir de las 22:00h. presentará su nuevo disco en el prestigioso Festival Parapanda Folk de Íllora.

8acab0c0-3760-4203-a7c3-79dab79fb66c
Pregunta: No es sólo música celta lo que reluce en tu trayectoria, ¿verdad?

Respuesta: Ciertamente desde que comencé a realizar conciertos, hace ya más de 30 años, mi colaboración con bandas de rock y pop ha sido una constante, también con otras músicas, algún guiño al jazz e incluso con DJs y la música House y Electrónica. En cuanto a los grupos que mencionas son fruto de las sinergias que suceden en Granada, con Dayfriends fui miembro del grupo junto a Enrique Novi, Chema Mercado, Chilin y Jesús Gilabert en una etapa de explosión musical en la ciudad a principios de los 90, llegamos a ganar el famoso concurso GRX.

Además, tienes colaboraciones con Hombres Solos, Argantes Sagora, Malditos los celos, Sergio de la Puente, en su momento hasta una grabación con La Guardia y hace poco tocando con Juan Alberto de Niños Mutantes.

He realizado incontables colaboraciones en directo, en estudio serán sobre 25 grabaciones en trabajos discográficos “localizados”. Tiene cierta gracia porque, con tanta grabación a algunas de ellas luego no les seguí la pista y ni sé donde se editaron, incluida la grabación que efectivamente realicé con La Guardia, me llamó mi amigo Quini guitarrista de la banda original y bueno… tendré que preguntarle (risas). Con Juan Alberto más allá de la música nos une su padre, de hecho tocamos juntos para hacerle un homenaje.

Con esta trayectoria, ¿podríamos decir que una parte de sus orígenes están en el rock?

Pues casi que sí, al menos de forma paralela. Empecé tocando conciertos con 16 años en grupos de rock y al poco tiempo me encontré creando con unos amigos nuestro propio grupo de música “Druidas”, entre ellos se encontraba Jesús Moreno, actual flautista de la Orquesta Barroca de Granada. Incluso me atrevería a decir que este fue el primer grupo en Granada que tocaba algunos temas puramente de música celta en su repertorio, de hecho por entonces la gente nos preguntaba qué era la música celta.

Con esa prematura participación en la vida musical de Granada, ¿el panorama de conciertos en la ciudad cómo se ve ahora desde la lejanía?96a3f0de-8451-4d67-ba78-4f4d469b9fac

Realmente hace 30 años prácticamente todos los pequeños locales hacían directos y eran parte importante de las reivindicaciones en esta ciudad, alguno hasta fue cerrado por subversivo, La Carbonería en calle Elvira. Además hubo etapas donde era habitual ver grandes y emblemáticos conciertos de bandas locales emergentes, podías encontrar a los TNT de nuestro querido Jesús Arias en el Estadio de la Juventud, a los Magic en el Paseo del Salón, y a los 091 en el Paseo del Violón. Paralelamente teníamos uno de los más importantes festivales de teatro de vanguardia de Europa, todo ello acababa mezclándose. Daba la sensación que en ese momento no existía miedo a fomentar la diversidad de ideas que fluían.

¿Y cómo ve la situación actual al respecto?

Ahora a veces parece todo como retenido, con un poco de suerte a lo sumo se potencian las bandas consolidadas, no se arriesga demasiado, tampoco se fomenta excesivamente la diversidad musical más allá del pop-rock. Y que conste que me encanta el merecido reconocimiento a las bandas históricas de esta ciudad, pero debería ir acompañado de una apuesta real por el futuro. Granada ha sido un referente musical gracias a esas creativas etapas, desearía que las instituciones facilitasen más oportunidades culturales, sin miedos.

¿Consiguió que Davor Kuljerić de la orquesta de cámara “Solistas de Zagreb” fuese su maestro?

Así es, leí una noticia en la que entrevistaban a Davor, él estaba viviendo en Durcal y había creado un encuentro de música barroca y una joven orquesta en Nigüelas. Entonces pensé que lo necesitaba, en 1998 yo había llegado a un punto muerto con el violín. Un día a través de un amigo fui a su casa para una audición y a partir de ese momento empezó a enseñarme. Cambio todo, ha sido realmente mi maestro, había tenido profesores pero Davor estaba en otra dimensión, notabas como cada segundo con él aprendías de forma milimétrica, me abrió un nuevo horizonte de posibilidades. Además tuve la suerte de tenerlo como amigo y le acompañé hasta el final.

Colaboró en un disco de Enrique Moratalla con Taures Zurdos. ¿qué tal la canción de autor?

Cierto, con Enrique Moratalla participe en su disco “Corazón Transeúnte” en una canción que cantaba junto a Aurora Beltran de Taures Zurdos. En canción de autor, más intensa, fue la grabación con el cantautor y escritor Carlos Solar, trabaje en todos los temas de sus dos discos “Momento para embotellar” y “Números de azúcar” los arreglos de violín que hizo para mí eran realmente interesantes.

Superf9502975-aff0-40c8-8b0c-8bb417592c6dvivientes ahora es un reconocido grupo de música celta ¿cómo fueron los orígenes?
Realmente Supervivientes se generó poco a poco, al principio tocábamos Rafael Hermosilla y yo, un día Rafa me dijo que estaba sin blanca y yo le propuse ir a tocar a la calle, en Calderería, el caso es que… a las dos horas de la experiencia, ya tenía el capital que necesitaba y al segundo día de entusiasmo, pasó el dueño de una tetaría que nos ofreció su local y ahí acabó nuestra trayectoria callejera. Cuando fuimos a tocar creíamos que nos habíamos equivocado porque estaba tan lleno que no podíamos ni entrar. Después no paramos de tocar, precisamente en los numerosos locales que antes comentaba y con bastante éxito bajo el nombre “Jose y Rafa, con el subtítulo música celta”, ya por entonces llegamos a tocar en el Auditorio Manuel de Falla. Un día apareció Manuel Mateo que entonces tocaba en Lombarda, se subió con su bodhran con nosotros y no se bajó, cambiamos el nombre a Celtas Triple Filtro, aún no existía Celtas Cortos. Al año nos enteramos que había un gaitero asturiano en Granada y lo fichamos de inmediato, ahí fue cuando propuse cambiar el nombre por Supervivientes, en el año 1994 ganamos el concurso GRX por segunda vez para mí, en realidad por tercera, con Argantes Sagora también colaboré (risas).

Y de Granada al Reino Unido, y tres discos hasta la fecha con Supervivientes.

Si, gran experiencia, fuimos a Norwich a grabar nuestro primer disco para el sello Big Band de Pepe Visedo. Cuando se marchó M. Mateo se incorporó Rafa Lozano a las percusiones y Miguel Pérez al bajo, grabamos “El corazón del árbol” en 2009. Más tarde y casi al mismo tiempo, cuando Rafa Hermosilla dejó el grupo, se incorporaron David Galdano a la guitarra y Morten Jespersen al piano y acordeón, en 2011 grabamos “El bosque de los recuerdos”. Durante todos estos años hemos tenido la suerte de que el público y los medios de comunicación siempre nos han tratado con mucho respeto y afecto.

Trasladándonos a la actualidad, RCB es su banda más personal. ¿En qué momento decide montar una banda con su apellido?

Se juntaron algunas cuestiones. En el año 2003 Supervivientes con un repertorio basado en composiciones propias, ya era una banda consolidada con la que sólo realizábamos actuaciones en grandes escenarios. A mí me interesaba trabajar a la vez en un proyecto con referencias musicales tradicionales para llevarlo a pequeños locales, y a esto se añadió que me apetecía colaborar con distintos músicos. En cualquier caso son dos líneas de trabajo paralelas y compatibles.

¿Banda nueva, disco nuevo?

Eso parece, está última etapa junto a Xuan Sastre, Juan Antonio Rodríguez, David Galdano y Miguel Pérez lo que ha permitido una banda estable. El disco “Renovación” que presentamos en el Festival Parapanda Folk es un disco cargado de referencias musicales que han sido importantes para nosotros, musicalmente la banda trabaja en música tradicional tratada con espíritu renovador.

Y para el futuro, ¿algún otro reto personal?

Seguir con el trabajo actual, aunque no niego que aún me sigue gustando mucho hacer esas colaboraciones con bandas de rock y pop, en este sentido siempre estoy abierto a nuevas propuestas. Por otro lado, a título personal no descarto volver al jazz, hace unos años realicé algunos conciertos con el guitarrista Ernesto Baquero en esta línea. La experiencia fue muy enriquecedora y en algún momento me gustaría volver a profundizar en ese camino. Ya ves, “Renovación”.

Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *