Martes, 12 Diciembre, 2017

            

Jesús de las Tres Caídas, trasladado a Santo Domingo una cuaresma más

El primer titular de esta cofradía ya se encuentra en su templo del Realejo junto a Nuestra Señora del Rosario, desde donde hará estación de penitencia el próximo Miércoles Santo

Jesús de las Tres Caídas | Foto: Fran Yeste
Fran Yeste


image_print

La hermandad del Rosario celebró ayer tarde el Solemne Vía Crucis de Nuestro Padre Jesús de las Tres Caídas desde el Convento de Santa Isabel la Real hasta la iglesia de Santo Domingo, como viene siendo habitual en los inicios de la Cuaresma. Esta imagen recibe culto en este templo albaicinero todo el año, pero es trasladada cada año a la sede canónica de esta cofradía para realizar su estación de penitencia hacia la Santa Iglesia Catedral.

Después de una Eucaristía que tuvo lugar  a las seis de la tarde, una hora más tarde dio comienzo el traslado. Antes de que la imagen de Jesús de las Tres Caídas abandonase la iglesia, las monjas de este convento, que lo custodian durante todo el año, le cantaron. Después atravesó el arco gótico de esta iglesia y se puso en el atrio de Santa Isabel la Real con el repique de las campanas. El recorrido arrancó desde el Bajo Albaicín hasta el barrio del Realejo por Santa Isabel la Real, Cauchiles de San Miguel, San José Alta, placeta de San José, cuesta de San Gregorio, plaza de San Gregorio, Cárcel Alta, Plaza Nueva, Reyes Católicos, Colcha, San Matías, MADOC, Jesús y María, Ancha de Santo Domingo, hasta llegar a la plaza de Santo Domingo.

La Cruz de Guía de esta cofradía abría el solemne cortejo, que estaba compuesto por un gran número de hermanos de esta corporación del Miércoles Santo, que rezaron el Vía Crucis a lo largo de todo el itinerario. La venerada imagen de Jesús de las Tres Caídas, del siglo XVII y de autor anónimo, fue llevada sobre andas que portaron los costaleros de esta hermandad y precedida por música de capilla. Muchos fueron los momentos emotivos que se vivieron, como a su paso por San Miguel Bajo, donde la cofradía rezó la segunda estación del Vía Crucis junto a la hermandad de la Aurora.

Como viene siendo habitual, numeroso público acompañó a esta cofradía, especialmente en la calle San José, cuesta de San Gregorio o Plaza Nueva. El cortejo llegó sobre las diez de la noche al interior de la iglesia de Santo Domingo y se reencontró con Nuestra Señora del Rosario, titular mariana de esta corporación. Este acto nos indica que la Semana Santa está cada vez más próxima y que la cofradía está a un paso más cerca del próximo Miércoles Santo, jornada en la que pondrá a sus imágenes nuevamente en las calles de Granada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *