Sábado, 25 Marzo, 2017

IU solicita más concienciación ciudadana para la “brigada antichicles”

Maite Molina de IU ha señalado que “en estas campañas el Ayuntamiento de Granada debe afianzar el respeto hacia nuestro entorno y comunicar el derroche municipal"

Brigadas Antichicles


image_print

La concejala de Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Granada, Maite Molina, ha pedido hoy al área de medio ambiente del Ayuntamiento de Granada “que se refuerce la campaña de las brigadas antichicles que se lleva a cabo en la ciudad de Granada y que se retomó el pasado mes de septiembre, con más concienciación ciudadana para aumentar el respeto a nuestro entorno y a la limpieza y embellecimiento de Granada”

Según Molina “solicitamos esta campaña de concienciación cívica porque nos consta que las brigadas antichicles trabajan todos los días durante cuatro horas haciendo un trabajo de “chinos” dotados con una pistola de agua caliente a presión y una rasqueta, que tampoco acaba de dejar limpiar las aceras y que cuesta al Ayuntamiento de Granada 50 céntimos por chicle, y, si tenemos en cuenta que se acumulan en torno a 10 o 12 chicles por metro cuadrado y que se retiran unas 240 unidades al día, estamos hablando de un coste municipal de 12.000 euros cada día, 240.000 euros al mes”

La edil de IU ha insistido en que “en zonas como Beiro, a la entrada de Traumatología, cada día una brigada de dos operarios invierten cuatro horas para limpiar 50 metros de acera en una tarea que según los mismos es poco agradecida ya que diariamente se encuentran con nuevos chicles y, desde IU entendemos que no se trata de que estas brigadas no actúen, pero sí de que si con más refuerzo en campañas de concienciación y respeto por el medio ambiente y al mantenimiento de nuestras calles limpias, no solo para no dañar la imagen turística, como señaló en septiembre el concejal del área, sino para nuestra propia ciudadanía, porque así también estaremos también colaborando a que el derroche municipal mensual no sea tan extremadamente elevado”

Molina ha indicado que “con la situación de crisis económica tan grave que tenemos en Granada si se pueden hacer actuaciones complementarias a estas brigadas que hagan que se reduzca la acumulación de gomas de mascar por toda la ciudad el gasto municipal será por tanto menor y se puede invertir en otras actuaciones que resuelvan necesidades básicas de la gente y contribuir a que, efectivamente, “Granada limpia, luce más”, tal y como se denominan las campañas de limpieza y embellecimiento llevadas a cabo por el Ayuntamiento de Granada e Inagra”

La concejala de izquierdas se ha referido a que “la media de retirada de chicles son de 5.000 al mes, con lo que estamos hablando de cantidades económicas de un millón de euros solo en cuatro meses, y que alcanzan los 3 millones de euros al año, para una actuación bastante desagradecida, ya que nunca termina puesto que chicles hay todos los días, y lo mejor es invertir en reforzar estas campañas no solo en la calle a través de publicidad, sino también en centros cívicos, colegios, institutos, comercios, y, en definitiva en todos aquellos lugares donde el alcance de estas campañas de respeto a nuestro entorno sea mayor”

Por último Molina ha señalado que “en estas campañas el Ayuntamiento de Granada debe informar a la ciudadanía de varias cosas, una, de afianzar el respeto hacia nuestro entorno, dos, comunicar el derroche municipal que esto supone, y tres, que la ciudadanía granadina se expone a ser sancionada con multa de 150 euros si la policía local detecta a quien esté realizando esta práctica de tirar chicles en las aceras, y que por tanto se utilicen las papeleras, 6.500, que son las existentes en toda la ciudad”

Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Desde luego, parece concienciado nuestro Ayuntamiento ante el gran problema de los chicles que hace días que quita el sueño a los granaín@s. Pero se olvida de otro casi más grave: los mocarros y escupitajos que suelta ahora la gente por la calle. Los vecinos de las zonas mencionadas en este artículo, ven acercarse la época de gripe aterrados, pues los resbalones están a la orden del día. A ver si el ayuntamiento toma las medidas necesarias, con su correspondiente despilfarro (brigada “antiestornudo”) para solucionar de una vez por todas esta dramática situación, total, lo van a pagar los pringaos de siempre.