Lunes, 27 Marzo, 2017

IU denuncia un “nuevo pelotazo urbanístico” en la parcela de la Casería de Trinidad

Casería de la Trinidad. Foto: Archivo


image_print

El portavoz del Grupo Municipal de Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Granada, Francisco Puentedura Anllo, denuncia “como nuevamente el equipo de gobierno municipal del PP favorece intereses privados y un nuevo pelotazo urbanístico en la ciudad de Granada”. De este modo el edil de la formación de izquierdas critica “una innovación de planeamiento urbanístico tras la firma nuevo convenio urbanístico mediante el cual la parcela del Plan Parcial 24 de la Casería de la Trinidad con una edificación catalogada, que data del Siglo XVII, y situada en la zona de Albayda de la ciudad, cambia su uso pormenorizado para permitir la construcción de un edificio de 33 viviendas con seis plantas”.

Según explica Puentedura “se trata de un nuevo pelotazo, en una parcela que debía ser de titularidad municipal para recuperar los restos muy deteriorados de esta casería, y para conseguir un equipamiento público en la zona se está convirtiendo en una nueva forma de especulación urbanística que favorece sólo los intereses de los promotores privados a costa del interés y el patrimonio de la ciudad”. El concejal de la organización de izquierdas denuncia que en el último mes la concejala de urbanismo y el alcalde de Granada “han promovido una innovación del planeamiento urbano frutos de la firma de un convenio mediante el cual esta parcela cuyo uso era terciario para un edificio de oficinas de cuatro plantas cambia su uso a residencial para construir un nuevo bloque de viviendas de seis plantas de altura”, favoreciendo nuevos aprovechamientos lucrativos, con lo cual según Puentedura “este cambio sólo beneficia a los propietarios privados de la parcela”.

Además el Grupo Municipal de IU indica que esta parcela surgió tras una permuta que realizó en Ayuntamiento y que se materializó en el año 2013, “y el gobierno municipal en vez de mantener la titularidad pública de la misma, y promover la recuperación de los restos de la Casería de la Trinidad convirtiéndola en un equipamiento público, ha preferido especular con ella para convertirla en un bloque de viviendas”. En el mismo sentido el portavoz municipal de la formación de izquierdas “que este convenio urbanístico es el fruto de un proceso mediante el cual la Casería de la Trinidad, que contaba con una edificación del siglo XVII, un antiguo huerto y almazara nazarí además de un patio con un pozo del siglo XVIII, ha ido perdiendo gran parte de estos valores patrimoniales, hasta acabar con sólo la parte de la edificación”. Con el último Plan General, critica IU, de 3.000 metros cuadrados protegidos con los que contaba la parcela pasó a declararse en ruina la mayoría de la misma, y proteger sólo el 20%, unos 625 metros cuadrados. Gran parte de esta parcela fue ocupada por la construcción de un Supermercado, con un parking propio, que fue derruido tras la permuta al Ayuntamiento, explica Puentedura.

Incremento Lucrativo a costa del interés general

Otro de los aspectos que denuncia IU de este convenio es que el cambio de uso, de un edificio de cuatro plantas de oficinas a otro de seis plantas para viviendas, “supone un incremento del valor de la parcela y de sus aprovechamientos urbanísticos, algo que no viene recogido en el convenio que el gobierno municipal ha firmado con los promotores”. Este incremento lucrativo, a juicio de Puentedura, “supone que los promotores privados obtienen un incremento importante del beneficio económico sin que se compense a la ciudad por ello, con lo cual se benefician a los promotores urbanísticos sobre el interés general”. De hecho el concejal de Izquierda Unida destaca el informe que la intervención municipal que “la tramitación del convenio no ha sido suscrita por técnico alguno” y además señala sobre este convenio que “se requiere de un informe técnico competente en el que se acredite si esta innovación urbanística no incrementa o no el aprovechamiento lucrativo de la parcela, si supone un aumento de su valor, por y si es necesario establecer medidas compensatorias”.  El único documento que aporta el gobierno municipal para este cambio, según intervención municipal, “es un muestreo de diversos testigos de precio de mercado en la zona, no suscrito por el técnico municipal urbanista, y no queda suficientemente acreditado si se producen plusvalías que impliquen el deber de la cesión a la administración de un porcentaje de la misma”.

Alegaciones para evitar este pelotazo urbanístico

Para evitar “que se consume este nuevo pelotazo urbanístico y atropello contra el patrimonio de la ciudad”, el Grupo Municipal de Izquierda Unida ha anunciado que presentará alegaciones a este convenio e innovación urbanística “en el cual exigimos que se den todas las garantías jurídicas para evitar que la especulación urbanística nuevamente perjudique a la ciudad”, asegura Puentedura quien para ello “solicitaremos también un informa a la dirección General de Urbanismo y a Cultura de la Junta de Andalucía para que se pronuncien sobre este asunto”. Además en sus alegaciones IU pide “que la parcela sea de uso exclusivo para equipamientos públicos, y la recuperación de los restos de lo que queda de la Casería de la Trinidad donde el Ayuntamiento nunca tuvo que permitir que se perdiese su valor patrimonial en manos de la especulación”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *