Lunes, 22 Mayo, 2017

Publicidad

IU denuncia que el Ayuntamiento permita convertir un cortijo protegido de la vega en una sala de fiestas

Puentedura critica que el Ayuntamiento permita usos que degradan la Vega y que nada tienen que ver con una zona de regeneración agrícola que cuenta con especial protección ambiental y cultural.

Francisco Puentedura durante una comparecencia en el Ayuntamiento


image_print

El portavoz del Grupo Municipal de Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Granada, Francisco Puentedura Anllo, ha denunciado una nueva amenaza en la Vega de Granada auspiciada por el equipo de gobierno municipal al permitir el cambio de uso del Cortijo del Carrijo, de 32.000 metros cuadrados, situado en el Pago de Camaura, para convertirlo “en una Discoteca Sala de fiestas y de Celebraciones, algo que nada tiene que ver con el suelo de especial protección y regeneración agrícola que para este ámbito establece la normativa urbanística”.

Según explica el edil de la formación de izquierdas la última Junta de Gobierno Local aprobó un proyecto de actuación para el cambio de uso de este cortijo y permitir la creación de una Sala de fiestas, y hormigonar la zona de las huertas para un aparcamiento de 200 coches y 16 autobuses, además de enlosar la zona para la creación de tres zonas de terraza, ocupando 23.000 metros cuadrados de los 32.000 metros con los que cuenta la parcela. Para Puentedura “esta actuación nada tiene que ver con el uso de regeneración agrícola que marca el planeamiento urbanístico tanto en el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Granada como en el Plante de Ordenación del Territorio de la Aglomeración Urbana de Granada (POTAUG), que establece este suelo como no urbanizable de Vega y de especial protección”. Además el concejal de Izquierda Unida señala que este cortijo se encuentra en la zona de las antiguas huertas nazaríes, junto al río Beiro y donde aún se conservan restos del entramado de acequias de la época árabe. Asimismo la edificación del antiguo Cortijo “está catalogada con uno de los máximos niveles de protección, un nivel dos, por sus elementos estructurales típicos de este tipo de haciendas en la Vega de Granada”. A juicio de Puentedura “estamos ante un proyecto que no sólo hace daño a la protección de nuestro principal patrimonio natural que es la Vega de Granada sino que produce un menoscabo claro a una edificación protegida y de gran valor cultural que pasará de ser un cortijo a convertirse en una Discoteca y Sala de fiestas”.

Además para el edil de IU “la justificación urbanística planteada por el equipo de gobierno del PP y la concejalía de Urbanismo es perversa, pues planteando la posibilidad de establecer usos compatibles en la Vega, antiguos merenderos, ventas, o pequeños hoteles rurales permiten otros usos recreativos y de ocio que se acaban convirtiendo en macrodiscotecas y salas de fiesta, algo que nada tiene que ver con el entorno patrimonial y natural de la Vega”. De este modo Puentedura acusa al Alcalde de Granada y a su gobierno municipal “de convertir la Vega en un coladero y permitir usos que nada tienen que ver con la regeneración agrícola y que degradan este espacio haciéndole un daño irreparable”. En esta línea el portavoz municipal de la organización de izquierdas asegura “que el estudio ambiental que acompaña el proyecto no sólo alerta de los impactos negativos en torno al suelo y a la protección paisajística del entorno, sino que advierte del daño en el vertido de residuos y aguas residuales que implicará esta actividad, así como el impacto negativo que implicará el alto número de vehículos contaminantes que pasarán por una zona de caminos rurales, asfaltando con nuevas carreteras la Vega de Granada e implicando más presión urbanística y especulativa en la zona”.

“La especulación es lo único que favorece el PP en la Vega de Granada” afirma Puentedura quien señala que el gobierno municipal y la concejalía de urbanismo dan el visto bueno a este proyecto “para favorecer negocios privados y hacer caja”. De este modo Puentedura señala que mediante un convenio el ayuntamiento recibirá unos 100.000 euros (un 10% del coste de unmillón de euros de la obra) además de otro 10% mediante un Aval “todo ello para ir tapando los agujeros de las arcas municipales “aunque sea vendiendo la Vega de Granada a cachos y favoreciendo intereses privados especulativos”. IU ha anunciado que presentará alegaciones a este proyecto “para evitar este despropósito”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *