Sábado, 27 Mayo, 2017

IU acusa a Emasagra de “permitir” vertidos “ilegales” de aguas residuales en la urbanización del Serrallo

El portavoz del grupo municipal de IU en el Ayuntamiento de Granada, Francisco Puentedura, ha criticado "la dejadez" de la empresa municipal de aguas, Emasagra, y del equipo de gobierno local, del PP, por "permitir desde hace años vertidos ilegales de aguas residuales" de la Mancomunidad del Serrallo.

E.P


image_print

Según explica IU, esta situación se da porque “esta mancomunidad no está conectada a la red general de la ciudad de abastecimiento y saneamiento, a pesar de que la mayoría de los 1.000 vecinos de esta urbanización llevan años reclamándolo”, lo que achaca a que el Ayuntamiento no ha recepcionado las calles de la urbanización ni su conexión a la red general.

Esta situación, explica Puentedura, “se agrava porque los vertidos de esta urbanización llegan sin que la mancomunidad pague su coste, lo que provoca a la ciudadanía un gasto de alrededor de unos 300.000 euros al año”.

Además considera que el gobierno municipal “hace dejación de funciones cuando el propio Ayuntamiento es propietario de parcelas que suponen el 19 por ciento de la Mancomunidad y por tanto debe ser el primero en exigir la recepción del viario y de la red de abastecimiento en la zona”.

Por ello, ha exigido a la empresa municipal “que evite esta situación claramente ilegal y que facilite a cualquier propietario que quiera hacer un contrato de suministro de agua el poder hacerlo, para que de este modo abonen sus tasa de abastecimiento, tratamiento y saneamiento en igualdad de condiciones que cualquier otro vecino de la ciudad.

Por otro lado Puentedura señala que tampoco hay razones “objetivas” para mantener el servicio de aguas de una Mancomunidad “que no reúne los requisitos como ente suministrador” y a la que el Ayuntamiento no presta estos servicios públicos. Para el edil de IU esta situación tuvo sentido en el origen de esta urbanización, cuando había pocas viviendas alejadas del núcleo urbano, hace 40 años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *