Jueves, 20 Julio, 2017

            

Isaac Cuenca, héroe a ‘última hora’

El extremo catalán llegó en el mercado invernal al Granada CF, y aunque no fue titular al principio, se hizo con un puesto con la llegada de José González

Isaac Cuenca celebra uno de sus goles al Sevilla FC | Foto: LFP
Daniel Sánchez-Garrido | @Danisgr


image_print

Isaac Cuenca se ha convertido en uno de los grandes activos del Granada CF. Llegó en el mercado invernal procedente del Bursaspor de Turquía, donde no encontró la competitividad que buscaba. La propuesta de volver a La Liga, a Primera División, de la mano del Granada le sedujo y no se lo pensó.

El extremo catalán tenía un pasado glorioso en el FC Barcelona donde firmó una gran temporada cuando apenas tenía 20 años. Una grave lesión detuvo el crecimiento y progreso del jugador, que no volvió a encontrar su mejor versión ni en el Ajax ni el Deportivo de la Coruña, donde estuvo cedido.

Cuenca llegó al Granada con cierta incertidumbre en su fichaje. Por un lado, se firmaba a un futbolista joven, cumplió 25 años en abril, con experiencia en primera y una calidad demostrada. Por otro lado, Cuenca traía consigo la duda del jugador que se lesionó y nunca llegó a ser el mismo.

El canterano de La Masía no tuvo un buen comienzo con la elástica rojiblanca. No fue titular en ninguno de los tres partidos que coincidió con José Ramón Sandoval en el banquillo, y se tuvo que conformar saliendo desde el banquillo. Su debut con el Granada fue en el Estadio de Anoeta, en San Sebastián, encuentro en el que disputó 26 minutos y que el Granada perdió 3-0.

Sin embargo, Cuenca no desesperó. La llegada de José González no cambio su situación. En el debut del gaditano como entrenador del Granada no fue alineado. Contra el Sporting jugó diez minutos, y las dos siguientes jornadas desapareció incluso de las convocatorias.

El de Reus parecía no convencer, hasta que José González dio la sorpresa con su inclusión en el once titular en Los Cármenes en un partido ante un rival directo como el Rayo Vallecano. Cuenca disputó 78 minutos y cuajó una gran actuación con asistencia incluida en el primer gol rojiblanco, obra de El-Arabi.

Cuenca se ganó a González y a la afición a la mínima oportunidad. Demasiado tarde pensarían algunos, pero suficiente para ser clave en la consecución de la permanencia del Granada CF. En el partido más determinante de todo el año apareció el de Reus. El Sánchez Pizjuán recibía al equipo nazarí, que tenía la necesidad de ganar para seguir vivos y, posiblemente, salir de Sevilla siendo equipo de Primera División.

En este contexto, Cuenca anotó el primer gol del Granada y el último en lo que terminó siendo una goleada de ‘primera división’ (1-4).

Desde aquel partido ante el Rayo, Cuenca no salió del once, exceptuando la última jornada ante el FC Barcelona, donde jugó unos minutos en la segunda mitad, siendo uno de los mejores jugadores del Granada. En total, acumuló 781 minutos repartidos en doce partidos. Además, consiguió dos goles y dos asistencias.

El futbolista catalán tiene firmado hasta 2017 con el Granada CF. La próxima temporada parece seguro que cuenta para formar parte de una plantilla en la que tendrá que hacerse un hueco para volver a ser clave y de nuevo convertirse en héroe, aunque sea a ‘última hora’.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *