Lunes, 11 Diciembre, 2017

            

Investigan un compuesto que regula el factor de riesgo de Parkinson

La alfa-sinucleína se acumula en los cerebros de los pacientes de Parkinson, formando grupos de proteína llamados cuerpos de Lewy, que son un sello distintivo de la patología

E.P.


image_print

Investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard, en Boston, Estados Unidos, han identificado los agonistas de los receptores adrenérgicos beta-2 (beta2AR) como compuestos que pueden reducir los niveles del gen de la alfa-sinucleína, que ha sido implicado en un mayor riesgo de enfermedad de Parkinson. Estos compuestos, algunos de los cuales aparecen en fármacos aprobados para el asma y enfermedades similares, podrían ofrecer una nueva vía para desarrollar tratamientos para el Parkinson.

La alfa-sinucleína se acumula en los cerebros de los pacientes de Parkinson, formando grupos de proteína llamados cuerpos de Lewy, que son un sello distintivo de la patología. Los investigadores han buscado formas de eliminar la alfa-sinucleína del cerebro y tratar sus efectos, pero estos científicos buscaron en su lugar formas de dirigirse a su gen subyacente y posiblemente prevenir o retrasar el proceso de la enfermedad.

Después de examinar más de mil fármacos y compuestos naturales, identificaron los fármacos agonistas beta2AR como potentes supresores de la expresión génica de alfa-sinucleína. Estos expertos también hicieron el laborioso trabajo de revisar a través de los registros de salud de más de 4 millones de noruegos durante 11 años, y descubrieron un riesgo reducido de enfermedad de Parkinson entre las personas que usaron el agonista beta2AR salbutamol, normalmente recetado para el asma, como se detalla en un artículo en ‘Sicence’.

Por el contrario, el riesgo de la enfermedad aumentó entre los pacientes que tomaron el medicamento propranolol (un fármaco que promueve la expresión de alfa-sinucleína) para la hipertensión. Los hallazgos, incluidos los datos de Noruega, sugieren que “los ampliamente utilizados agonistas beta2AR deben probarse rigurosamente en pacientes con enfermedad de Parkinson”, escribe Evan Snyder en un artículo relacionado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *