Domingo, 18 Febrero, 2018

            

Investigan a un individuo por estafar vendiendo falsas autorizaciones para cazar cabra montés en Sierra Nevada

El investigado ha estafado presuntamente al menos a siete personas por un valor superior a los 23.000 euros

Archivo GD
Gabinete


image_print

La Guardia Civil ha investigado en el marco de la operación Lupus a un vecino de Santa Fe, un individuo de veintiocho años de edad, como presunto autor de un delito continuado de estafa por vender a través de Internet falsas autorizaciones para cazar ejemplares de cabras montés en Sierra Nevada.

El joven investigado, que tiene antecedentes policiales por hechos similares, ha estafado presuntamente durante el año 2017 al menos a siete personas en toda España por un valor superior a los 23.000 euros.

Esta operación se inicia el pasado mes de diciembre de 2017 cuando un individuo denunció ante la Guardia Civil haber sido estafado en la compra de unas autorizaciones para cazar machos de cabra montés. La víctima denunció que es gestor cinegético, que andaba buscando dichas autorizaciones para unos clientes y que el pasado mes de noviembre las encontró en una conocida página de compraventa de Internet a 1500 euros cada una. Que se puso en contacto telefónico con el vendedor y acordaron la compra de 5 autorizaciones por 5000 euros y una reserva previa de 1000 euros. Firmaron un contrato y el denunciante un día después ingresó el dinero acordado en una cuenta a nombre de la mujer del vendedor.

Una semana después del ingreso del dinero, la víctima supo a través de un foro de caza de Internet que podía haber sido estafado. Otros cazadores de diferentes provincias españolas alertaron al denunciante que habían sido estafados antes por el ahora investigado.

El denunciante llamó al vendedor para exigir el número de autorización de las los permisos de caza acordados y éste comenzó a darle evasivas. La sospecha de haber sido estafado fue aún mayor cuando la víctima se puso en contacto con el coto donde supuestamente se iba a realizar la cacería y allí le dijeron que no conocían al vendedor de las autorizaciones y que, por tanto, dichos permisos eran falsos.

La víctima ha intentado infructuosamente que el investigado o su mujer le devolvieran los 1000 euros pagados, sin conseguirlo.

Tras la denuncia, el equipo de delitos telemáticos de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil de Granada se hizo cargo de las pesquisas. Sus agentes han comprobado la existencia del anuncio de venta de las falsas autorizaciones de caza y que había otras 6 víctimas más por toda España que habían sido presuntamente estafadas por el investigado por un valor de 22.000 euros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *