Domingo, 26 Marzo, 2017

Investigadores del CEU prueban la eficacia de un tratamiento contra la hipersensibilidad dental

El estudio está basado en la aplicación de fosfato dicálcico, una sustancia que reduce la permeabilidad de la dentina y la sensibilidad de los dientes

Foto: E.P./FLICKR/NICOLE MAYONE
E.P.


image_print

Un grupo de investigadores de la Universidad CEU-Cardenal Herrera de Valencia han probado ‘in vitro’ la eficacia de un tratamiento contra la hipersensibilidad dental basado en la aplicación de fosfato dicálcico, una sustancia que “ocluye de forma eficaz los túbulos de la dentina”, lo que reduce su permeabilidad y, con ello, la sensibilidad de los dientes hacia el frío o el calor.

Según ha informado la institución académica en un comunicado, la investigación la ha liderado el profesor de ‘Dentistry’ de la CEU-UCH Salvatore Sauro, en colaboración con universidades de Holanda, Bélgica y Reino Unido y ha sido publicada en la revista científica ‘Caries Research’.

Desde la universidad han explicado que la hipersensibilidad dental es un problema común, tanto entre la población joven como adulta, derivado de la exposición de la dentina a los ácidos ingeridos en la dieta o a los ácidos gástricos. La erosión que estos ácidos causan en la dentina puede dejar al descubierto los túbulos dentinarios, que contienen el fluido tubular que estimula las extremidades nerviosas, por lo que pueden sentirse dolor o pinchazos al tomar bebidas muy calientes o muy frías.

Para calmar esta hipersensibilidad se ha utilizado el fosfato dicálcico, que sólo o combinado con fitoesfingosina, favorece la formación de cristales de brucita, que ocluyen los túbulos dentinarios, con lo que se reduce la permeabilidad de la dentina y, con ello, la hipersensibilidad dental.

Durante la investigación, las muestras tratadas in vitro con el nuevo compuesto experimental han sido sometidas a distintas pruebas para comprobar su eficacia, como su inmersión durante una hora en ácido cítrico –muy común en la dieta por estar presente en muchas frutas y bebidas–, y también en saliva artificial, durante un periodo de cuatro semanas.

Estas pruebas han permitido evaluar el porcentaje de reducción de permeabilidad del tejido dentinario, y se han reproducido condiciones similares a las de la cavidad oral humana. Los resultados más satisfactorios se han obtenido en las muestras tratadas con fosfato dicálcico, solo o combinado con fitoesfingosina.

BASE PARA UN NUEVO TRATAMIENTO

En ambos casos, los cristales de brucita, resistentes al efecto de los ácidos, han ocluido los túbulos dentinarios, al formarse tanto en su interior, como en la superficie de la dentina, lo que resulta esencial para reducir la hipersensibilidad de los dientes.

Según ha destacado Sauro, “se ha demostrado que la aplicación de este nuevo compuesto en el tejido dentinario favorece la oclusión de los túbulos dentinarios y reduce la permeabilidad de la dentina, por lo que puede constituir la base de un nuevo tratamiento contra la hipersensibilidad dental fácil de aplicar, que podría actuar rápidamente sin alterar la estructura del diente y ser duradero en el tiempo”.

Según han explicado desde la institución académica, “los resultados positivos obtenidos en este primer estudio experimental in vitro han animado al equipo investigador a continuar trabajando para desarrollar un tratamiento aplicable in vivo”.

“Los compuestos que hemos estudiado pueden ser útiles para la elaboración futura de tratamientos en la clínica odontológica para tratar la hipersensibilidad dental. Y también para el desarrollo de formulaciones comercializables, como pastas dentales o enjuagues bucales, que puedan aliviar este problema dental tan frecuente entre la población”, ha explicado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *