Sábado, 25 Marzo, 2017

Intervenidas casi 3.800 plantas de cannabis en la provincia en el último mes

El último detenido usaba hornillos de gas butano para camuflar el olor de la marihuana en su casa.

E.P


image_print

La Guardia Civil ha llevado a cabo en el último mes un total de 55 actuaciones contra el cultivo de droga en las que ha intervenido 3.784 lantas de cannabis sativa y ha puesto a disposición judicial a 61 personas como presuntos autores de un delito contra la salud pública.

 

Entre estas actuaciones cabe destacar la detención durante la semana pasada de un individuo en Churriana de la Vega que se dedicaba al cultivo de cannabis y a la venta de marihuana al menudeo en las inmediaciones de un colegio de la localidad.

 

A este individuo la Guardia Civil le intervino tres kilos de marihuana y seis plantas de gran tamaño que crecían junto al patio en donde los escolares salían al recreo, informa el Instituto Armado en una nota.

 

También cabe destacar las cinco actuaciones que ha realizado la Guardia Civil de Pinos Puente, en las que se han intervenido quinientas doce plantas y detenido a cinco personas.

 

Otras intervenciones importantes las ha habido en Pórtugos, en donde la Guardia Civil de Trevélez se incautó de cuatrocientas veinte plantas y detuvo a un padre y a su hijo por cultivo de droga; y en la localidad de Alpujarra de la Sierra, en donde la Guardia Civil de Bérchules se incautó de trescientas setenta plantas y detuvo a una persona.

 

Otras localidades en donde la Guardia Civil ha intervenido cannabis sativa han sido: Tocón, Arenas del Rey, Órgiva, Loja; Armilla; Castell de Ferro, Huétor Tájar, Güéjar Sierra, Padul, Salar, Huéscar, Cortes de Baza, Salobreña, Pinos del Valle, Guadahortuna, Guadix, Íllora, Algarinejo, Lanjarón, Jayena, Maracena, Ugíjar, Almuñécar y Jérez del Marquesado.

En la última de las operaciones, ha sido detenido en la localidad de Las Gabias un hombre de 39 años como presunto autor de un delito contra la salud pública por cultivo, elaboración y tráfico de droga, y los agentes han desmantelado un punto de venta de marihuana en su domicilio, con una plantación de interior en la que crecían 1.067 plantas de cannabis sativa.

Además los guardias civiles se han incautado de casi dos kilos de marihuana dispuesta para su venta, así como de dos aparatos de aire acondicionado, dieciséis lámparas halógenas de gran potencia y demás infraestructura necesaria para el cultivo de este tipo de plantas con luz artificial.

Durante el registro domiciliario, la Guardia Civil también ha encontrado cuatro matrículas de vehículo extranjeras, una de ellas robada; y tres agendas telefónicas que están siendo analizadas por los investigadores.

Esta operación se llevó a cabo el pasado jueves en una vivienda unifamiliar de una urbanización de Las Gabias, vivienda que estaba siendo vigilada por la Guardia Civil desde hace varias semanas tras tener noticias de que pudiera tratarse de un punto de venta de marihuana.

La vigilancia permitió a los agentes conseguir indicios suficientes de que efectivamente dentro se cultivaba cannabis y se vendía marihuana, por lo que se solicitó autorización judicial para llevar a cabo un registro domiciliario.

Durante el registro, se encontraron las plantas de cannabis y la marihuana; pero lo que llamó la atención de los agentes fue un sistema novedoso para evitar que el olor tan característico de esta planta llegara a la calle y alertara a los vecinos: el detenido utilizaba dos hornillos de gas butano que encendía a intervalos regulares para “quemar” el olor.

 

El detenido cultivaba plantas de cannabis de distintos tamaños, lo que hace pensar a los agentes encargados de la investigación que su intención era presuntamente poder producir marihuana durante todo el año.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *