Jueves, 30 Marzo, 2017

Injusta lucha fratricida: Granada – Almería



image_print

Fue como un presentimiento, pero lo fue, y bien claro. Nada más ver el pasado verano el calendario de la liga BBVA, observé el partido Granada – Almería de la penúltima jornada, y como granadino de un pueblo de Almería que soy me dije, ¿qué te apuestas a que ese partido es el que decide qué parte de mi corazón se queda en primera división?
Y me temo que salvos terribles méritos y deméritos ya no sólo del Granada ni del Almería, sino de los otros equipos que los acompañan en las zonas desesperadas de la clasificación, así va a ser.
El equipo almeriense se enfrenta al Betis y al Granada, y al Athletic al final. El Granada tiene por delante a la Real Sociedad y al Valladolid, y al Almería en esa penúltima jornada.
Nunca dura mucho la dicha en la casa del pobre, está claro, y es obvio que ni Almería ni Granada iban a durar mucho juntos en la máxima categoría, porque no tienen proyecto ni medios para permanecer en primera división. Nuestra suerte es que de modo claro tampoco lo tienen el Betis, ni el Málaga, ni el Valladolid, Rayo, Osasuna, Celta, Elche, Getafe, etc. y nos quedamos en primera porque hay otros peores que nosotros; pero ojo, que esto pasa en todos los aspectos de la vida, cuya distribución es como una “curva gaussiana”.
Claro que mi pregunta ahora es, ¿se puede hacer algo como sociedad y aficionados granadinos para mejorar esto?. O dicho con otras palabras, ¿podemos ayudar o apoyar al Sr. Pina S.A. para que el Granada no sea una de su muchas inversiones más y pase a ser algo preferente?. Creo que aparte de la afición, el balance de si interesa un “Granada en primera” debe ser hecho por empresarios y políticos, por expertos en esta materia.
A mí me gusta el fútbol sin llegar a extremos patológicos, o sea, que quiero que gane el Granada y que me molesta (mucho) que pierda, pero poco más. Lo que sí creo es que la mayoría del granadinismo vive (vivimos, yo desde más lejos) un poco de la secuela emocional de subir de tercera (que es lo que es en el fondo la 2ªB) a primera en dos años, y nos hemos dado por satisfechos con eso al estar ya 3 años en primera.
Y lo que creo es que hay que organizarse mejor (afición y poderes tácticos y fácticos) para ofrecer al Sr. Pina un apoyo que le permita ver como empresario del fútbol que es, que el Granada y su afición es algo más que una apuesta que salió bien, igual que otras le salieron mal. Este sería un “plan B” imprescindible entre otras cosas porque si a un empresario le surge un plan mejor en otro lugar, abandonaría este, así es el mundo de los negocios y evidentemente no lo critico yo en este contexto.
A quien critico y autocrítico es a una ciudad, a una afición y a unas instituciones que se alegran de lo bueno que es el fútbol de primera y el dinero y afición (y buen ambiente) que genera, pero que no hacen nada ahora que pueden. Y luego irán como los romanos al circo del Nuevo Los Cármenes a ver si nos comemos al Almería, que si no es nuestro hermano, es nuestro primo hermano. Qué lástima jugar 37 jornadas para que en una se decida todo, aunque esto es parte del misterio y morbo (que no grandeza) de este deporte.
Quedan semanas intensas para aquellos a los que el fútbol nos gusta y relaja como deporte. Oiré con pasión -como siempre- estos días que pueda a mi admirado Pedro Lara y a su grupo de expertos y amigos. A Pedro lo sigo siempre que puedo, incluso a través de internet en mis viajes y desde lugares como Tokio, Seattle o Panamá… cómo no seguirlo ahora desde Graná y con el “corazón partío”.
En fin, si mi admirado D. Antonio Machado esperaba que se obrase el milagro de la primavera, “yo espero que Granada y Almería, se queden ambos en primera”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *