Lunes, 23 Octubre, 2017

            

Cómo sacar adelante una iniciativa independiente y no morir en el intento

"Sin ánimo de lucro, pero con ánimo de llegar a fin de mes"

INSOS


image_print

“Sin ánimo de lucro, pero con ánimo de llegar a fin de mes” es el título del artículo que escribe el colectivo INSOS, representando fielmente la realidad de gran parte de las iniciativas jóvenes e independientes de Granada. La reflexión parte de un análisis nada aislado, sino más bien bastante frecuente (parece ser) en los proyectos que surgen de manera independiente en el seno de esta ciudad cosmopolita.

Tanto es así, que las integrantes de INSOS se vieron impulsadas a facilitar el encuentro entre diversos colectivos, asociaciones o grupos granaínos, con el fin de generar una puesta en común tanto de los proyectos que se estaban llevando a cabo, como de las trabas que se habían encontrado a la hora de desarrollarlos.

Así que intuyendo que esto de la precariedad y la desinformación no iba solo con ellas, lograron hacer converger a muy diversos grupos de jóvenes y no tan jóvenes, más grandes o más pequeños, con mayor o menor andamiaje y con caminos variados, en una soleada mañana de este frío Febrero.

12742032_984806581565447_312456765239642994_n

De manera que asistimos a la convocatoria, en parte curiosas y en parte necesitadas de otras experiencias que nos confirmaran que no somos las únicas temerarias que apostamos por una cultura colectiva y desde abajo. Pese a que las procedencias y fines de los grupos eran realmente dispares, pudimos vislumbrar varios puntos en común:

  1. La motivación por crear cultura desde otras perspectivas. La reapropiación de la capacidad de generar propuestas artísticas, culinarias, sociales, científicas etc. partiendo de las propias ganas, de la propia necesidad de expansión y de compartir.
  2. La traba que supone la desinformación sobre los procesos burocráticos. Y por tanto la dificultad constante a la hora de emprender cualquier camino necesario para la constitución de un proyecto de manera oficial.
  3. La autofinanciación como -prácticamente- única vía de sustentación. Y es aquí donde en numerosas ocasiones llega la criba, donde se va a decidir quienes y de qué manera van a conseguir mantener su proyecto, ampliarlo o despedirlo, porque no ha sido lo suficientemente sustentable, o porque este año ha dejado de recibir el apoyo que recibía hasta entonces. Y sería aquí señalable resaltar el abandono por parte de las instituciones como amplio punto de confluencia.

De alguna manera, la necesidad de crear el 1er Coloquio de Iniciativas Culturales Independientes, ya partía de la premisa de que una red sólida de colectivos es imprescindible. Sin embargo, el hecho de vivenciar las distintas propuestas, de escuchar los problemas comunes y de sentir los impulsos colectivos, hizo que se intensificara la sensación de apoyo y, sobre todo, hizo arraigarse la indudable certeza -una vez más- de que “la unión hace la fuerza”.

Un artículo de Color Carne

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *