Jueves, 25 Mayo, 2017

Publicidad

Industria auxiliar propone ser socio inversor en astilleros, donde existe “riesgo inminente” de cancelaciones



image_print

El conjunto de empresas que conforman la industria auxiliar de astilleros de Sevilla está negociando con la Junta la posibilidad de entrar en la propiedad de la factoría como socio inversor, según indicaron a Europa Press fuentes cercanas a la negociación, que alertaron de que actualmente existe un “riesgo inminente” de cancelaciones de buques contratados.

Las fuentes consultadas por Europa Press indicaron esta negociación lleva registrándose desde hace varios meses, cuando estas empresas propusieron un plan donde se contempla la entrada en el accionariado de la factoría de los empresarios de la industria auxiliar, así como la diversificación de la actividad naval, acometiendo trabajos de reparación y construcción de búsquedas y actividades relacionadas con energías renovables, aunque por el momento no hay nada concreto al respecto.

Las fuentes agregaron que el actual sistema de astilleros privados “no funciona”, y recordaron que en uno de los astilleros del norte de España entraron accionistas de la industria auxiliar, y en ese caso “el modelo sí funciona”.

La Junta de Andalucía dio ayer un “último plazo” o “ultimatum” a los propietarios de los astilleros de Sevilla y Huelva para que acepten el plan propuesto por la Administración e introduzcan las modificaciones “de forma” que quieran hacer al documento del Gobierno andaluz, ya que, de lo contrario, la Junta “entenderá que no se va firmar ningún acuerdo y actuará conforme a su criterio”, esto es, buscando empresas que se instalen en las zonas navales de ambas ciudades para solventar “problemas de empleo que se irían generando”.

A estas respecto, las fuentes consultadas indicaron que en el caso de Sevilla, ello implicaría el nombramiento de una “persona de confianza” de la Junta para que figure como administrador único y posteriormente una empresa de capital riesgo entraría en el proyecto, aunque el objetivo último es la entrada de capital puramente privado en la empresa.

Por otro lado, otras fuentes advirtieron de que “el armador del Viking Line ha remitido una carta a la empresa advirtiendo de que si en una semana no se solventa el futuro de los astilleros, cancelara su pedido”, de forma que “existe un riesgo inminente de cancelaciones”.

Agregaron que dicha cancelación supondrá pérdidas para la sociedad Pymar de 80 a 100 millones de euros por cada barco, por lo que la Junta “tiene prisa” por buscar soluciones al problema de los astilleros.

Las fuentes indicaron que las empresas auxiliares “siguen sin cobrar” y lamentaron que en el último mes se han despedido a 300 trabajadores más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *