Sábado, 20 de Octubre de 2018

            

India lanza su primer registro de agresores sexuales

La base de datos será accesible solo para los cuerpos de seguridad y no será pública

EP


image_print

India ha lanzado su primer registro nacional de agresores sexuales en un intento por contener los delitos contra las mujeres tras una serie de casos de violación que han conmocionado al país.

La base de datos será accesible solo para los cuerpos de seguridad y no será pública, e incluirá 440.000 nombres registrados, incluidos los de los condenados por violación, violación en grupo, delitos sexuales a menores y acoso sexual, según ha informado el Ministerio del Interior. Además, ofrecerá sus fotos, direcciones y huellas dactilares, sin comprometer “la privacidad de ninguna persona”.

“La Base de Datos Nacional sobre Agresores Sexuales (NDSO, por sus siglas en inglés) … ayudará a seguir de forma efectiva e investigar los casos de delitos sexuales”, ha defendido el Ministerio.

El registro se produce tras una serie de casos de agresión sexual que han conmocionado al país, considerado como el más peligroso del mundo para las mujeres por los expertos en un estudio realizado en junio por la Fundación Thomson Reuters.

Esta misma semana, la Policía detuvo al director y cuatro empleados de un internado en el norte del país por destruir pruebas y encubrir la violación de una estudiante adolescente, por la que han sido detenidos cuatro alumnos. La joven violada quedó embarazada.

En el estado de Kerala (sur), esta semana se han intensificado las protestas y las peticiones de arresto contra un obispo acusado de violar repetidamente a una monja durante un periodo de dos años.

El pasado agosto, la Policía rescató en el estado de Uttar Pradesh (norte) a 20 chicas y tres chicos de una vivienda en la que eran prostituidos. Esa operación se produjo semanas después de que casi 30 chicas fueran rescatadas en Bihar de un refugio en el que eran agredidas sexualmente y torturadas.

La urgencia para establecer el registro de agresores sexuales se vio intensificada tras el malestar a nivel nacional que generó la violación y asesinato de una niña musulmana en una zona predominantemente hindú de la parte india de Cachemira hace unos meses. Los acusados, todos hindués, están siendo juzgados.

El caso empujó al Gobierno a aprobar la pena de muerte para los casos de violación de niñas menores de 12 años y a aumentar las penas de cárcel para los demás casos de violación de adolescentes y mujeres.

Pese a las varias medidas, la epidemia de violaciones no parece dar señales de remitir en India. Según los últimos datos del Gobierno, en 2016 se registraron más de 100 casos de violación al día en todo el país.

En un artículo de opinión publicado este viernes, el diario ‘Hindustan Times’ ha considerado “oportuna” la medida, pero ha expresado su preocupación por que el Gobierno pueda hacer un uso indebido de los datos y ha advertido de que “podría manchar la vida de una persona para siempre si se reforma”.

Jayshree Bajoria, de la ONG Human Rights Watch (HRW), ha expresado preocupaciones similares, subrayando que incluso un rumor podría resultar peligroso en un país en el que los ajusticiamientos por la población ha aumentado recientemente.

“Para que haya un cambio real, el Gobierno debe hacer el trabajo duro de aplicar realmente las leyes y políticas” que se ha adoptado después de la violación en grupo de una joven en Nueva Delhi en 2012 en un autobús, ha subrayado.

Asimismo, Bajoria ha instado a las autoridades a centrarse en apoyar y proteger a las víctimas de agresión sexual para asegurarse de que son capaces de denunciar los delitos y recibir justicia sin enfrentarse a estigma ni acoso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.