Martes, 17 Octubre, 2017

            

Impulsan un proyecto para mejorar la calidad de vida de pacientes con daño cerebral adquirido

En el hospital granadino se atiende a una media de 70 pacientes diarios con daño cerebral adquirido, entre ingresados, hospital de día y ambulatorios

E.P


image_print

El Complejo Hospitalario Universitario de Granada ha iniciado un proyecto de voluntariado denominado ‘De tarde en tarde’ dirigido a mejorar la calidad de vida de pacientes hospitalizados con daño cerebral adquirido.

Las actuaciones planificadas incluyen talleres psicoeducativos para familiares y afectados, talleres de habilidades comunicativas, cineforum, lecturas comentadas o salidas a actividades lúdicas o culturales.

La iniciativa se pone en marcha gracias a la coordinación entre la unidad de Rehabilitación de este complejo hospitalario y la asociación de Familiares y Afectados por Ictus de Granada para seguir mejorando no sólo en la atención clínica del paciente, sino también desde el ámbito personal y social.

La directora gerente de los hospitales, Pilar Espejo, ha explicado que el objetivo es incrementar el bienestar de los pacientes y familiares afectados por esta patología mientras se encuentran hospitalizados. Para ello, dos tardes en semana se van a realizar actividades lúdico terapéuticas donde van a participar, entre otros, voluntarios profesionales de logopedia, neuropsicología, trabajo social y enfermería. También colaboran la Obra Social de ‘La Caixa’ y la Universidad de Granada.

PACIENTES CON DAÑO CEREBRAL ADQUIRIDO

En el hospital granadino se atiende a una media de 70 pacientes diarios con daño cerebral adquirido, entre ingresados, hospital de día y ambulatorios.

La media de duración de los tratamientos ronda en torno a los seis meses. Esta unidad de gestión clínica de Medicina Física y Rehabilitación trata a una media de más de 130 nuevos pacientes al año.

La Neurorrehabilitación dispone de métodos para ayudar a la persona afectada a optimizar la recuperación de sus funciones, potenciar sus capacidades conservadas y ayudarla a adaptarse a sus limitaciones, con el fin de lograr la máxima autonomía posible.

Este tipo de pacientes cuenta con un equipo multidisciplinar que programa, no sólo su tratamiento inicial y continuidad del mismo en régimen de hospitalización, sino que prevea también su alta hospitalaria y adaptaciones necesarias que ayude a la familia desde el inicio a aceptar la situación y le enseñe a entender y atender lo que será una situación de discapacidad crónica.

Este equipo está integrado por diversos especialistas médicos como intensivistas, neurocirujanos, neurólogos, traumatólogos y rehabilitadotes. Cuando la situación clínica inicial se ha estabilizado, es el médico rehabilitador el que dirige un equipo terapéutico formado por los distintos profesionales encargados de la asistencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *