Martes, 24 Octubre, 2017

            

Impotencia en Los Cármenes (0-4)

El Granada realizó una primera parte desastrosa, en la que encajó cuatro tantos de un Madrid suplente pero enchufado

Foto: LFP
Román Callejón | @RomanCallejon


image_print

Con todo resuelto en la liga, ya descendido el conjunto nazarí, posiblemente este fuera el último encuentro con aliciente de esta campaña. Recibir al Real Madrid siempre es motivo de celebración en Granada y de motivación extra para el jugador. Tony Adams puso un once sobre el terreno de juego con cambios respecto al último. La principal novedad estuvo en la medular, donde el inglés dio entrada a Krhin en lugar de Uche. Además, el técnico rojiblanco siguió apostando por el músculo del filial, con los Hongla, Angban y Aly Mallé.

El Madrid, por su parte, sacó a su once suplente, no por ello peor. Con Ronaldo fuera de la convocatoria para la Champions, Zidane también reservó en el banco a Kroos, Benzema, Marcelo, Modrid e Isco, aunque los Danilo, Coentrao, James, Kovacic Lucas Vazquez, Morata y Asensio tampoco fueron palabras menores.

Y así se vio desde el pitido inicial de Iglesias Villanueva. El Madrid tuvo el balón y lo movía con una velocidad endiablada. El tridente ‘B’ hizo de las suyas y Lucas Vázquez estuvo muy activo. De hecho, dio el centro del gol en el minuto 3 para que James se topara con el balón y, casi por accidente, batiera a Ochoa a puerta vacía, casi en la línea de gol (0-1). Nada más comenzar el choque, el Granada se quedaba casi sin opciones.

Los rojiblancos parecían una marioneta que los de Zidane movían a su antojo. Los locales, que parecía que ni la presencia del Madrid los motivaba, no solo no tenían la pelota, sino que cuando acababa en sus botas, la perdían en seguida. Apenas habían pasado los 10 primero minutos del encuentro cuando James volvió a adelantar a los visitantes. Otra larga jugada de los merengues acabó con un centro de Coentrao desde la izquierda y un remate de cabeza del colombiano, prácticamente libre de marca, al fondo de la red de Ochoa (0-2).

El juego del Granada fue fruto de la impotencia, apenas lograban la manera de acercarse a las inmediaciones del área de Casilla. Muestra de ello fue el primer disparo de los nazaríes, que no tomó dirección de portería, sino que se fue muy alto. Se trató de una arrancada de Foulquier desde la defensa, el francés no encontró asociación y condujo la bola hasta casi la frontal, desde donde probó, pero con muy mal resultado.

Antes de esto, Adams vio algo que no le gustó y realizó la primera sustitución de la contienda, pasado el primer cuarto de hora de la misma. El míster inglés puso a Uche sobre el césped en lugar de Aly Mallé. Con esto el Madrid encontró menos espacios y el Granada tuvo más a pelota, pero, con una renta de dos tantos, los de Zidane ya no empujaban con el mismo ímpetu.

Aun así, el Madrid consiguió el tercero sin mucha dificultad. Pese a que el Granada parecía dar un paso adelante, Morata les quistó les puso los pies en la tierra al rematar casi a la escuadra, desde dentro del área, un centro de Danilo desde la derecha (0-3). Nuevamente, el fallo en el marcaje permitió que un atacante madrileño lograra materializar.

La afición nazarí estalló al grito de “¡jugadores, mercenarios!” después del cuarto del Madrid. Morata lo hizo de nuevo, al culminar una contra de Asensio, para dejar atrás a Hongla con un buen regate y ponerla de un potente zapatazo, casi sin Ángulo, donde Ochoa no puedo llegar (0-4).

Otra vez, lo único bueno para el Granada vino cuando la afición visitante se arrancó con un clamoroso “¡Granada es de Primera!” que despertó a la grada con un unánime aplauso. La pena es que, en contra de esto cánticos, el Granada realmente es un equipo de Segunda, ya no solo por juego, como se vio en el campo y se está viendo durante toda la temporada, sino, más que nada, por actitud. La que mostró en este encuentro tampoco fue la que un equipo de Primera debe mostrar para permanecer en la categoría. Sin poner el acento ni en jugadores, ni en técnicos, ni en directivos, lo de esta temporada ha sido un despropósito desde el principio hasta el final, algo que se reflejó con los pitidos del graderío cuando el colegiado decretó el descanso.

La reanudación trajo un nuevo cambio para el conjunto rojiblanco. Adams dejó en la ducha a Krhin y dio entrada a Lombán, aunque el dibujo no cambiaría. Hongla pasó al centro del campo a ocupar la posición del esloveno. El técnico nazarí quería endurecer las posiciones más débiles.

El descanso pareció sentarles bien a los locales, que tuvieron más el balón y generaron algún acercamiento en el inicio de la segunda mitad, pero el Madrid es mucho Madrid y no sufrió. A nada que pisaba el acelerador, sacaba los colores a la plantilla granadinista. Pese a las intentonas por llegar al área del Granada, únicamente Sergio Ramos, en un contragolpe que dirigió él mismo tras cortar un balón en defensa, dejó a toda la escuadra atrás. Solo falló en el pase e incurrió en fuera de juego de Asensio ya al borde del área de Ochoa. El Madrid, casi andando, era superior a un Granada, que casi se arrastraba.

El castigo pudo incrementarse si no hubiese sido por la mala puntería de Danilo, que remató fuera un rechace de Ochoa tras un centro muy peligroso de Lucas Vázquez, después de una conducción del recién entrado Benzema. Por el contrario, la réplica del Granada fue su primer disparo entre los tres palos, un tiro de Adrián Ramos desde la frontal, muy manso, sin dificultad para Casilla.

También la tuvo Ramos, que remató fuera, pegado al palo, un centro de Coentrao, dentro del área, remate que culminó una segunda jugada, con varios cambios e orientación, producida después de la salida de un córner; o Morata, de nuevo, cuando culminó con un disparo forzado una gran jugada entre James y Benzema. El Madrid pudo crucificar de haber convertido todo lo que lanzó.

Y pudo marcar el Granada el de la honrilla, pero Hongla, que fue quien terminó disparando, muy alto, a puerta vacía el rechace de una contra que condujo Gastón Silva y que caracoleó Adrián Ramos dentro del área.

Al final, el Granada lo intentó y lavó de alguna manera mala imagen de la primera mitad, pero fue un quiero y no puedo. La impotencia fue la palabra que mejor define un equipo que mostró su cara de segunda. Casi lo más destacable fue el debut de Entrena y su buena actuación en pocos minutos.

FICHA TÉCNICA

Granada CF: Ochoa; Foulquier, Hongla, Ingason, Gastón Silva; Krhin (Lombán, min. 46(, Angaban, Andreas (Pereira, min. 80), Cuenca, Aly Mallé (Uche, min. 17), Ramos

Real Madrid: Casilla; Danilo, Sergio Ramos, Nacho, Coentrao; Casemiro (Isco, min. 68), Kovacic, James; Asensio (Benzema, min. 58), Lucas Vázquez (Mariano, min. 76), Morata

Goles: 0-1: James, min 3; 0-2: James, min. 10; 0-3: Morata, min. 30; Morata, min. 35

Árbitro: Ignacio Iglesias Villanueva (colegio gallego). Amonestó a Ingason (min. 87), por parte de los locales.

Incidencias: encuentro perteneciente a la Jornada 36 de la Liga Santander entre el Granada CF y el Real Madrid, disputado en el Estadio Municipal Nuevo Los Cármenes ante 22.273 espectadores.

 

 

Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Bravo!
    Real Madrid nos hace gozar del futbol!
    JAMES no te impacientes , estas haciendo muy buena labor por el Madrid.