Martes, 25 de Septiembre de 2018

            

Implantes cocleares bilaterales. ¿Por qué dos es siempre mejor que uno?

Implantes cocleares bilaterales | Foto: La prensa. México
Eva Tarancón


image_print

Tras las vacaciones y llenos de energía continuamos con este blog sobre logopedia. Nuestro objetivo es dar a conocer el papel de este profesional de la salud todavía muy desconocido y, que lejos de encargarse sólo de tratar niños, aborda aspectos tan importantes en la comunicación (voz, habla y lenguaje) y en la deglución de las personas desde neonatos hasta la 3º edad.
Hoy quiero compartir con vosotros una noticia que este mismo periódico publicaba la semana pasada: “La Sanidad Andaluza incluirá desde septiembre los implantes cocleares bilaterales para todos los menores de hasta siete años con hipoacusia neurosensorial profunda en ambos oídos”.

Para entender esta gran noticia es importante que sepamos, en primer lugar, qué es un implante coclear y, en segundo lugar, por qué dos es siempre mejor que uno.

Un implante coclear es un milagro de la ciencia. Es un dispositivo electrónico que permite a las personas con sordera profunda oír y entender el mundo que les rodea. Permite a las personas poder relacionarse y comunicar, permite a los niños desarrollar un lenguaje normalizado, permite a las personas saber si pasa un coche en una carretera, poder ir a la compra o médico y entender lo que le dicen, tener un cena con amigos, acudir a una conferencia y en general poder llevar una vida con normalidad obviando la gran incapacidad social, personal, familiar y emocional que produce una sordera profunda. Un implante coclear es el oído biónico del siglo XXI.

Sí, definitivamente, un implante coclear es un milagro de la ciencia.

Para poder beneficiarse de este dispositivo hay que cumplir una serie de requisitos que el ORL mediante pruebas clínicas y el logopeda que determina el rendimiento auditivo con los audífonos (lo que entienden con ellos), valorarán y estimarán si el paciente es candidato o no. Y digo si es candidato o no porque no se puede implantar en todos los casos. Para entenderlo fácilmente, un implante coclear (IC) sólo se pude poner cuando la hipoacusia es muy alta y en ambos oídos (hipoacusia neurosensorial bilateral profunda) y por lo tanto los audífonos ya no son beneficiosos o no se obtiene el rendimiento auditivo necesario con ellos. Es el primer requisito para poder ser candidato a este dispositivo.

Hasta ahora, los implantes cocleares se ponían en un solo oído en los niños, es decir, por uno oyen a través del implante y por el otro no. Ya innumerables estudios clínicos han demostrado que los niños implantados por debajo de los dos años de edad (y sin otras patologías asociadas) desarrollan un lenguaje totalmente normalizado y equiparable al de un niño oyente.

Cuanto más tarde sea la edad de implantación, peores resultados se obtienen con el implante coclear (no es este el caso de los adultos que al haber desarrollado ya un lenguaje los resultados con el implante suelen ser óptimos). Si un niño es implantado alrededor de los 4-5 años de edad sin que haya desarrollado el lenguaje previamente, los resultados con el implante serán mucho más limitados y, por lo tanto, el lenguaje que desarrolle y aprenda el niño será más limitado. Podríamos decir que en vez de aprender el idioma por exposición y uso de él, por escucharlo de sus padres y de las personas que le rodean, deberá aprender un idioma como aprendemos uno extranjero. Tendrá que aprender “de memoria” la fonética, fonología, morfología y sintaxis del español. Es esencial por tanto un diagnóstico precoz y una implantación lo más temprana posible.

Bien, sabemos y conocemos que, si implantamos a un niño por debajo de los dos años de edad y recibe rehabilitación auditiva por parte de un logopeda, su desarrollo lingüístico será normalizado (repito, si no existen otras causas o trastornos que lo impidan).Y sí, con un solo implante y en un oído. Es decir, oír y entender con un “oído” y a edades tempranas es suficientemente funcional para poder desarrollar el lenguaje, de ahí que hasta ahora sólo se pusiese un sólo implante unilateral o en un oído.

El coste sanitario que conlleva un implante coclear es caro, muy caro. Hablamos de tecnología y la tecnología es cara. Hablamos que sólo el procesador externo que se lleva en la oreja oscila los 6000-70000€, cualquier cable o bobina pude costar 300-500€.Si al coste del dispositivo interno y externo le sumas los costes de la operación, quirófano, encamación etc., un implante coclear es muy caro para la sanidad. Es de agradecer pues, que la sanidad haya apostado por esta medida que como bien dice Susana Díaz “Mejorará la vida de los pequeños andaluces”.

Conociendo pues que es un implante coclear, respondamos a la siguiente pregunta…

¿Por qué dos implantes es mejor que uno? Muy sencillo, ¿es lo mismo ver con un ojo que con dos? Es fácil comprobarlo. Si nos tapamos un ojo vemos, nos permite desplazarnos por nuestro entorno sin tropezarnos o caernos pero… ¿percibimos igual la profundidad?, ¿percibimos igual la dimensión del objeto? evidentemente no. Pues algo parecido pasa con los oídos. Tenemos dos oídos y es por algo.

Tras haber rehabilitado a muchos niños y adultos con implante coclear unilateral y bilateral, tras haber estudiado los beneficios de un implante coclear uni y bilateral, podemos afirmar que, si bien no es esencial para desarrollar el lenguaje con normalidad (puesto que uno sólo sería suficiente), el implante coclear bilateral mejora la audición en aquellos aspectos en los que uno cojea. Los enumeraré para que puedan apreciarse de manera más clara:

Los beneficios de llevar dos implantes cocleares son:

– Mejora el entendimiento en ambientes de ruido. Permite poder entender mejor en el colegio, cafeterías, parques, reuniones familiares etc.
– Mejora la localización del sonido es decir, permite distinguir mejor de dónde viene el sonido.
– Mejora la discriminación auditiva de fonemas (sonido de las letras) consonánticos y, por tanto, permite subsanar la discriminación de aquellos fonemas parecidos.
– Mejora la integración fonética y fonológica en el córtex auditivo.
– Mejora la conciencia fonética y fonológica en el aprendizaje del lenguaje
– Mejora el entendimiento y matices de la música
– Mejora la discriminación auditiva y el entendimiento a través del teléfono, la televisión y la radio ( muy difícil para las personas con implante)
– Mejora los aspectos suprasegmentales del habla (la entonación, ritmo y modulación de la voz).

En definitiva, mejora la calidad del sonido y del aprendizaje del lenguaje en unas edades en las que la mínima limitación puede condicionar toda la vida futura del niño.

Es una magnífica noticia que esperemos puedan extrapolar en un futuro no muy lejano a los adultos puesto que al igual que en los niños, mejoraría considerablemente la calidad de la audición y del entendimiento.

Felicito desde esta columna a todas las familias y niños que podrán beneficiarse de esta medida por la que llevan tantos años luchando e invito desde este pequeño espacio logopédico a resolver cualquier duda que tengan los papás.

Oír es entender, escuchar, comprender, comunicar. Oír es poder hablar y compartir. Oír es poder vivir fuera del silencio y el aislamiento. Oír es vivir en sociedad.

¡Feliz Semana!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.