Miércoles, 24 Mayo, 2017

Publicidad

La mentira como experimento sociológico

La Universidad de Granada ha llevado a cabo un experimento en el que, en el fondo, se pretende conocer por qué entran en conflicto los distintos grupos sociales

Román Callejón @RomanCallejón


image_print

La Facultad de Ciencias Políticas y Sociología, en representación de la Universidad de Granada (UGR) ha sido la encargada de albergar los pasados días 24 y 25 de marzo la celebración del IMGAME, un proyecto de investigación sociológica que dirige la Universidad de Cardiff (Gales).

Con el propósito de desarrollar un nuevo método de investigación social, se intenta, a través del lenguaje, confrontar las identidades de dos grupos distintos, en este caso, hombres y mujeres, mediante la mentira.

Cada grupo tiene que ponerse en la piel del otro, mentir para hacer pasar por el contrario y tratar de que no le descubran. Todo esto se denomina ‘Juego de Imitación’ o IMGAME.

Los juegos se llevan a cabo en una sala de informática, con un software especial diseñado por los investigadores. Los resultados son anónimos y solamente tienen fin académico. En cada juego hay tres participantes con un papel diferente cada uno: un juez, encargado de averiguar mediante preguntas quién de los otro dos participantes le está mintiendo; un fingidor, que debe hacerse pasar por su compañero de otro grupo (si es un hombre debe hacerse pasar por una mujer o viceversa) y un no fingidor, que debe responder sin mentir y con naturalidad. Para descubrir quién miente, el juez realiza preguntas y evalúa las contestaciones recibidas. El objetivo del juego es que el juez averigüe quién es quien.

[ot-caption title=”” url=”http://granadadigital.es/wp-content/uploads/2014/03/DSC_1169-IMGAME.jpg”]

Granada Digital ha tenido acceso al doctor Adolfo Calatrava, colaborador de este proyecto, quien ha explicado detalladamente en qué consiste el estudio.

Calatrava ha destacado que el “objeto del estudio no es mentir por mentir, sino ver si los miembros de un grupo pueden hacerse pasar por los componentes de otro grupo y, a su vez, si los miembros de ese grupo son capaces de detectar la mentira, lo cual dejaría ver la capacidad que tiene un grupo de entender al contrario, tanto su lenguaje como sus características sociales”.

Al entender estas diferencias sociales, los resultados del estudio se pueden utilizar para “ver cuáles son los elementos por los que dos grupos sociales estén enfrentados”, como por ejemplo, “la gestión de conflictos en comunidades; analizar una empresa entre diferentes grupos, como los jefes o la gente de base; o incluso para entender problemas de desórdenes alimenticios”, añadió el doctor Adolfo Calatrava.

Este es el cuarto estudio de este tipo que se ha celebrado en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología hasta le fecha. Esta Facultad es la socia granadina de la Universidad de Cardiff, directora del proyecto, para llevar a cabo este experimento en la UGR.

La temática elegida para realizar los anteriores estudios ha sido el género (heterosexuales y homosexuales masculinos), minorías étnicas y religiosidad. En este cuarto estudio se ha querido enfrentar la diferencia entre hombres y mujeres y cómo varía la mentira de un grupo a otro. Los datos arrojados por esta investigación permitirán “profundizar en identidades y estereotipos”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *