Sábado, 16 Diciembre, 2017

            

Ihmaele de la Torre: “El Reflejo del Espanto es un disco musicalmente más amplio”

El vocalista del grupo granadino Fausto Taranto visitó la redacción de Granada Digital para hablar sobre el segundo trabajo de la banda de metal-flamenco

Román Callejón | @RomanCallejon


image_print

Algo más de dos años ha tardado Fausto Taranto en sacar su segundo disco, ‘El Reflejo del Espanto’, un álbum formado por 10 singles que da continuidad a ‘El Circulo Primitivo’, primer trabajo de este peculiar grupo que fusiona metal y flamenco.

Fausto Taranto apareció allá por 2015, cuando sus creadores, Ihmaele de la Torre, Quini Valdivia y Paco Luque se aventuraron a crear una banda diferente. Y tanto que fue así, pero bendito el momento en que lo hicieron.

Los watios y el ‘ruido’ del metal se armonizan con una voz aflamencada, la de Ihmaele, que canta unas letras que rozan lo social, en algunas ocasiones, pero que también se inspiran en el desamor, como pasa en este Círculo Primitivo.

El solista de los Fausto Taranto, Ihmaele de la Torre, pasó por la redacción de Granada Digital para hablarnos sobre este segundo LP, un trabajo que acaba de salir a la venta.

Siempre con una sonrisa en la cara y con la broma fácil, Ihmaele saca a relucir su humor negro a cada momento que puede, para plasmar en esta entrevista el carácter y la impronta de Fausto Taranto, que, si ya suenen bien ‘enlatados’, destacan ampliamente en el directo, donde ponen sobre el escenario toda la garra y la casta de unos metaleros flamencos.

-Pregunta (P): ¿De dónde viene ‘Ihmaele’ de la Torre?

-Repuesta (R): Lo de la ‘h’ se lo puse yo porque en Granada nadie dice ‘Ismael’ sino “Ihmael”, y la terminación ‘ele’ la añadí por el “ele, ele” (toca las palmas), aunque también viene del jugador de fútbol playa Amarelle. Me gustaba mucho el fútbol de pequeño, y jugaba medio bien, y me decían: ‘Ihmarele’ (risas).

-(P): En marzo de 2015, apareció ‘El círculo primitivo’. ¿Cuáles son los géneros que se esconden tras este álbum? ¿Heavy? ¿Flamenco?

-(R): Es una mezcla de ambas cosas, sin llegar a ser ninguna de las dos. Es metal con una voz ‘aflamencada’ y, quizá, ese es el punto que nos diferencia de otra banda metal al uso.

-(P): ¿A quién se le ocurrió?

-(R): Nos juntamos Paco Luque, Quini Valdivia y yo. Teníamos claro que queríamos formar una banda. Todos abarcábamos muchos estilos que nos gustaban bastante y nos pegamos un tiempo dándole vueltas al tema hasta que decidimos darle un toque ‘aflamencado’, que no era la idea que perseguimos en el inicio, pero que ahora es lo mejor que nos ha podido pasar.

-(P): ¿Cuál es tu fuente original? ¿De dónde bebe Ihmaele de la Torre?

-(R): Mi padre, que es músico, siempre me ha puesto diferentes estilos y en mi casa, la verdad, se escuchaba absolutamente de todo.

Luego me decanté un poco por el rock urbano, rock español, pero me he criado en el Albaicín y, claro, el flamenco siempre lo he tenido muy cerca. Así que ahí está la mezcla. Pero no te podría decir si soy flamenco, rockero, rapero… le he metido a todo un poco, aunque con este estilo es con el que mejor me siento.

-(P): Después de ‘El círculo primitivo’ llegó, en 2016, ‘El reflejo del espanto’ ¿Qué hay de nuevo en ese trabajo? ¿Qué evolución tuvo?

-(R): En ese trabajo, seguimos la línea de hacer canciones metal-flamenco, pero a diferencia del disco anterior, le dimos una vuelta de tuerca a la parte instrumental. Hay canciones mucho más progresivas e introducciones más largas sin letra, hay canciones sin estribillo… nos hemos dejado guiar un poco por lo que nos iba pidiendo la música.

Es más amplio musicalmente. Hay canciones más lentas, más medios ‘tempos’… es más completo, musicalmente hablando.

-(P): ¿En qué te inspiras para componer tus letrillas?

-(R): La mitad del disco habla del desamor, pena y penumbra; y la otra parte es más social, en el sentido de que creo que nos deberíamos quejar un poco más, y no solo en las redes sociales. Hay que salir a la calle y mostrar el enfado porque la gente que está arriba, ni pasa hambre ni tienen frío, y no ven a la gente que sufre desahucios y que no tiene comida. Hasta que no vean peligrar el asiento de su despacho o personas en la puerta enfadadas de verdad, no van a cambiar.

La parte social del disco reivindica esa acción ciudadana, dar un paso más allá.

-(P): ¿Se puede decir entonces que Fausto Taranto es subversivo?

-(R): Nosotros no somos un grupo de soltar un mitin en los directos, para nada. Nos dedicamos a hacer música. No me gusta hacer apología a nada, ni de drogas ni de ideologías políticas. Es más, me gusta que mi música la escuche cualquiera.

Pero sí quiero que lo que escriba ahora, me sirva en el futuro. Que el día de mañana pueda decir: “me siento orgulloso de lo que he dicho o de lo que no he dicho”.

-(P): Ninguna canción baja menos de los 4 minutos, ¿se debe a algo en especial?

-(R): No se debe a nada. Las canciones no las hacemos pensando en estructura.

-(P): ¿Cómo se sabes qué sobra y qué falta en una canción?

-(R): Dándole muchas vueltas, escuchando mil veces la canción, hasta que algo te cansa o te encanta.

-(P): ¿Cuál es el primer sencillo que se va a promocionar?

-(R): En las redes ya está circulando ‘Malos días’ y ‘La Verea’, que lleva una línea parecida a lo que hacíamos anteriormente para seguir mostrando el sello de ‘Fausto Taranto’, y ya luego, quien indague en el disco podrá ampliar sus miras.

-(P): ¿Tiene Ihmaele de la Torre alguna canción favorita?

-(R): Tengo especial amor a ‘Por rezarle a los dioses’ y ‘La guadaña’.

-(P): ¿Cómo va el trabajo con los videoclips?

-(R): Estamos mentalmente trabajando (risas).

-(P): ¿En cuál?

-(R): No lo sabemos todavía (risas). ¡Es sorpresa!

-(P): Con dos discos ya en el mercado. ¿Llegará el momento en el que Fausto Taranto viva exclusivamente de la música y tengas que dejar los aceites?

-(R): Lo haremos igual de felices y con la misma vocación. Lo bonito sería decir que las ocho horas al día que me pego trabajando, pudiese emplearlas en esto. Si contase con más horas para dedicarle a la música, creo que saldrían cosas mejores… pero eso ya no es cosa nuestra. Es asunto de una discográfica o de alguien que apueste por nosotros.

-(P): ¿Cómo se compagina ser osteópata con tener un grupo?

-(R): Yo tengo mi trabajo de ocho horas, mi grupo y pareja. Hay gente del grupo que tiene eso y dos hijos. Sacamos tiempo de donde podemos, y nuestras familias nos quieren matar porque pasamos poco tiempo en casa entre ensayos y conciertos.

-(P): ¿Cuándo serán los próximos conciertos?

-(R): Hemos tocado este verano en Málaga, Almería y en La Zubia, y el sábado tocamos en Alhama de Granada con Medina Azahara. En Jaén, vamos a participar en un festival que se llama ‘La Púa’ el 21 de agosto. En septiembre ya empezaremos la gira por salas en la que podemos mostrar el disco entero. Pasaremos por Sevilla, Málaga y Córdoba…

-(P): Fausto Tanranto es un grupo muy cañero, ¿cómo de frenéticos son vuestros conciertos?

-(R): Acabas muy cansado, no solo físicamente, sino por la adrenalina. Antes del concierto, yo me suelo encontrar muy tranquilo, pero en el momento en el que piso el escenario me da un ‘chute’ de adrenalina que no sé cómo aguanto tanto, y cuando el concierto acaba, da el bajonazo.

-(P): ¿Qué mensaje lanzas a tus seguidores para que compren este nuevo disco?

-(R): Que sigan con el mismo cariño que no están dando porque estamos muy contentos con la aceptación que ha tenido la banda desde que salió, y cada día están saliendo más adeptos, y es muy bonito tener este trato que tenemos con ellos y nos encantaría recompensarlo yendo a tocar en muchas más ciudades.

-(P): ¿Qué sitios os gustaría visitar?

-(R): A mí me gustaría ir al norte porque creemos que es una zona que también gustaría. Esto funcionaría muy bien en países nórdicos, que les gusta mucho el metal, o en Japón, que les gusta mucho el flamenco. Si escuchasen lo que hacemos, creo que nos podría ir bien por allí.

-(P): Cuando componéis, ¿lo hacéis pensando en un público objetivo?

-(R): Las canciones las hacemos para nosotros, pero pensando en cómo nos gustaría escuchar una canción, basándonos en la música que nos gusta. En directo, nos comemos el escenario para que el público disfrute. Creo que tenemos un directo muy potente. No paramos, lo damos todo.

Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *