Miércoles, 17 Enero, 2018

            

‘Human Rights Watch’ denuncia que para Damasco y Moscú los niños de Ghuta Oriental “son de usar y tirar”

La ONG afirma que ocho niños murieron en ataques de las fuerzas sirias y rusas entre octubre y noviembre

Imagen ilustrativa | Fuente: Archivo GD
EP


image_print

‘Human Rights Watch’ (HRW) ha acusado a las fuerzas sirias y rusas de matar a varios niños y de haber destruido al menos cuatro escuelas en el enclave rebelde de Ghuta Oriental, próximo a Damasco y asediado por el régimen, denunciando que para ambos gobiernos estos menores parecen ser “de usar y tirar”.

Según HRW, ataques obra de las fuerzas sirias y rusas se cobraron la vida de ocho niños y destruyeron cuatro escuelas entre finales de octubre y principios de noviembre pasado en Ghuta Oriental, lo que provocó el cierre de los centros educativos, privando a muchos menores de la zona de su acceso a la educación.

La impunidad ante los ataques ilegales y el “mortal asedio” de Ghuta Oriental por parte de las fuerzas de Bashar al Assad “significan que los niños de este enclave están en grave peligro”, ha advertido la organización, recordando que el Gobierno y sus milicias aliadas figuran en la “lista de la vergüenza” de Naciones Unidas de los responsables de graves violaciones de los derechos de los niños en conflicto armado.

“El Consejo de Seguridad de la ONU debería reclamar el fin inmediato de los ataques ilegales, en particular los que matan a niños y destruyen escuelas, bajo la amenaza de sanciones contra los responsables de los mismos”, ha añadido. La ONG ha explicado en un comunicado que habló con nueve testigos en noviembre y revisó fotos, vídeos e informes por parte de medios y organizaciones de Derechos Humanos sirias de los ataques contra las escuelas y llegó a la conclusión de que “aparentemente los ataques fueron indiscriminados, lo que viola las leyes de la guerra”.

400.000 PERSONAS BAJO ASEDIO
Las fuerzas gubernamentales mantienen asediada Ghuta Oriental, donde viven unas 400.000 personas, desde 2013. El pasado octubre, el Gobierno restringió el único punto de entrada para bienes comerciales, exacerbando la escasez de alimentos y suministros médicos.

Al menos tres niños murieron en noviembre después de que las autoridades sirias no permitieran su evacuación urgente para recibir tratamiento médico, ha recordado HRW. En diciembre, UNICEF informó de que había 137 niños que necesitaban evacuación médica urgente, pero solo 17 menores y 12 adultos fueron evacuados entre el 27 y el 29 de diciembre en una misión realizada por la Media Luna Roja Siria y el Comité Internacional de la Cruz Roja.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *