Viernes, 20 enero, 2017

Hoy se cumplen cuatro años del accidente de la A-7 sin que aún se haya fijado fecha para el juicio



image_print

Hoy se cumple el cuarto aniversario del accidente de la A-7 en Almuñécar (Granada) en el que murieron seis trabajadores a consecuencia del desplome de parte de un viaducto en construcción, sin que aún se haya fijado fecha para el juicio.

   Los sindicatos han organizado para hoy en el tramo siniestrado un acto de homenaje en recuerdo de los que fallecieron mientras trabajaban en la construcción de la Autovía del Mediterráneo, una concentración en la que además prevén reivindicar la agilización del proceso judicial.

   En un comunicado, el secretario general de MCA-UGT Granada, Francisco Ruiz Ruano, explicó que para que se pueda determinar el día de la vista oral, deben primero resolverse los recursos y alegaciones presentados en el proceso de instrucción por los imputados para evitar su enjuiciamiento, recursos presentados “con la clara intención de retrasar la celebración del juicio”, que desde el sindicato se espera que se celebre una vez iniciado  el 2010.

   Sobre esta cuestión, el representante sindical exigió “más rapidez y celeridad” para depurar responsabilidades para que el caso no quede “impune” y no demorarlo más en el tiempo, tal y como ha ocurrido con la fase de instrucción, que ha durado más de tres años, ya que se cerró en enero de 2009.

   Ruiz Ruano criticó asimismo la actuación que “alguna de las partes” está manteniendo en este proceso judicial, “ya que por un lado exigen rapidez, pero al mismo tiempo no hacen más que pedir nuevos y ya innecesarios elementos de prueba, que lo único que consigue es que se prolongue aún más este proceso”.

   UGT ha imputado en su escrito de acusación a diez personas por seis delitos de homicidio imprudente, tres de lesiones imprudentes y nueve contra la seguridad laboral, para los que además se solicitan las máximas penas que permite el ordenamiento jurídico: 52 años y medio de cárcel, 45 años de inhabilitación especial para el ejercicio de la profesión, así como 146.000 euros de multa para cada uno de ellos.

   Igualmente, espera  que mediante esta vista oral se determine cuál ha sido la causa real del siniestro, y que pueda quedar demostrado que el origen del mismo “no sólo fue una inadecuada tornillería o una soldadura precaria, sino también la falta absoluta de un mantenimiento preventivo, que con toda seguridad hubieses permitido detectar los fallos en la estructura metálica”.

   Además, Ruiz Ruano confió en que este siniestro laboral, uno de los más trágicos en la historia de la provincia, no quede “impune”, y su resolución “sea un referente ejemplar para exigir el cumplimiento de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales en la obras y se proteja la vida del trabajador, y se tomen las medidas necesarias para que este tipo de dramáticos sucesos no vuelvan a repetirse”.

   El 7 de noviembre de 2005 la cimbra construida para soportar el encofrado del puente cedió precipitándose la plataforma más de cien metros arrastrando a los seis trabajadores que en ese momento habían comenzado el turno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *