Jueves, 16 Agosto, 2018

            

Hope, una sinergia más allá de la dirección deportiva

El grupo de Jiang trabaja para expandir el alcance de sus clubes y dotarles de herramientas para sentar las bases de su futuro

John Jiang, máximo mandatario del Granada y Hope | Foto: Archivo GD
Nacho Santana | @NachoSantana_27


image_print

Desde hace unos meses opera en el Granada un grupo encargado de devolver a la afición la esperanza perdida, primero con el descenso y después tras la decepcionante temporada en la que el equipo no fue capaz de pelear por el ascenso. Este grupo, al que se le ha confiado la dirección deportiva del club, no es otro que Hope, propiedad de John Jiang y que opera ya en Parma, Chongqing Lifan y Granada.

Sin embargo, la entrada del grupo al club ha generado algunas dudas en los aficionados, que no tienen clara su función, quién se encuentra a la cabeza o cómo funciona la empresa constituida por el presidente del club para ayudar a sus equipos. La personalización en Antonio Cordón y el trabajo con Fran Sánchez ayudó a disipar algunas incógnitas, pero Hope aún es un desconocido para gran parte de la afición.

Para hablar sobre la empresa de Jiang, lo mejor es empezar por su función. Hope es una empresa de servicios que se va a dedicar a la gestión transversal de los clubes que están en el ámbito de la propiedad de John Jiang: Parma, Chongqing Lifan y Granada, pues el Tondela, en el que ya actúa el granadinista Sergio Peña, continúa aún sin ser parte íntegra del grupo.

Para lograr este objetivo, el grupo debe tener una estructura claramente definida que permita la comunicación y la asignación de labores. Ahí es donde entra la figura de Antonio Cordón, máximo responsable en la parcela deportiva, a la hora de la toma de decisiones en los clubes y en la elaboración de sus estrategias deportivas. Sin embargo, la decisión no recae exclusivamente sobre su figura, sino que se toma en consenso con las estructuras autónomas de cada club, responsabilidad de Fran Sánchez en el caso de la entidad nazarí, que es quien gestiona y planifica toda la cuestión deportiva en Granada con la supervisión de Antonio Cordón.

Inmediatamente después de Cordón vienen dos nombres propios en la cadena de mando de Hope, que ocupan el cargo de responsables de scouting: José Ignacio Navarro y Álvaro Benito. Ellos son los encargados de gestionar una red de ojeadores que opera por todo el mundo, así como un departamento de analistas de vídeo que trabajan también para los clubes a demanda. De este modo, si uno de los equipos en los que opera Hope quiere informes concretos sobre un jugador, un equipo o incluso a nivel interno, la estructura del grupo está capacitada para proporcionarles esa información en poco tiempo.

John Jiang (derecha) y Kangning Wang (izquierda) | Foto: Archivo GD

Gracias a este departamento de scouting, se extiende el alcance de aquellos con los que ya cuentan los clubes. Si el Granada da con un jugador interesante para su estructura, puede pedir a Hope que se encargue del seguimiento y realice los vídeos del jugador para que desde el club se realice el visionado y se estime si su fichaje es una buena opción o no, mientras el scouting de la entidad nazarí continúa observando a otros jugadores.

Sin embargo, la actividad de la empresa de Jiang no se limita exclusivamente a labores de scouting y fichajes. Hope cuenta con un departamento de metodología para tratar temas como entrenamientos, cantera o formación, ayudando a los equipos involucrados a sentar unas bases para el futuro que permitan un mayor desarrollo de los clubes.

Es por esto que Hope no debe entenderse solo como una empresa que gestiona la dirección deportiva. El grupo realiza una gestión integral de toda la parcela, yendo más allá de las necesidades exclusivas del primer equipo, por lo que también proporciona servicios para filial y fútbol base, aunque siempre trabajando en sintonía con la estructura de los clubes, pues el modus operandi de la empresa parte del consenso y la premisa de respetar la autonomía de los clubes.

Modo de trabajo

A la hora de trabajar, el factor más importante es el consenso. Desde el club o el grupo se propone reforzar una posición y ambas partes aportan opciones que se valoran de forma conjunta, debatiendo internamente los aspectos y llegando a un acuerdo. En caso de no llegar a ese consenso, circunstancia que aún no se ha dado en Granada, Antonio Cordón tendría la última palabra como máximo mandatario de la parte deportiva de Hope. La función del grupo en estos casos no es otra que la de aportar la experiencia de hombres que llevan ya un gran tiempo trabajando en el sector.

Pese a todo, lo más importante en estos casos es que surjan ideas y se atiendan las necesidades, ya sean del filial, del primer equipo o de gestión del club. Precisamente para este área se anunciará a finales del verano la incorporación de una persona con las mismas funciones que tiene Antonio Cordón, pero para la parte de management encargada de la dirección de los clubes. Su rol no será el de decidir lo que se hace a cada segundo en cada club, sino que se centrará en tratar de coordinar la gestión de los clubes en los que opera Hope.

Otro de los nombres propios es el de David Belenguer. Si bien se encuentra alejado de la parcela deportiva y no quiere involucrarse en ella, el barcelonés es quien recibió el encargo de Jiang de formar la estructura que ha acabado siendo el grupo Hope. Ahora, pasa a ser propietario del Tondela para poder integrarlo en el círculo de equipos sobre los que opera la empresa.

Sinergias entre clubes

Aunque la fórmula de Jiang dista mucho de la de Pozzo, sí que hay sinergias entre los diferentes clubes que operan bajo la fórmula del mandatario chino. Las llegadas de Adrián Ramos o Nico Aguirre desde el Chongqing Lifan son las pruebas de ello, si bien se pretende lograr que cada club sea independiente deportivamente, por lo que se rehúye la estrategia de cambio de cromos que se vio en temporadas pasadas entre los clubes de la órbita del italiano. Además, desde el propio grupo se asegura que el grado de implicación es el mismo en todos los clubes de la estructura.

De este modo, la sinergia se produce más a nivel administrativo. El acuerdo entre Erreà y el Granada se cerró gracias a la gran relación que mantiene la firma con el Parma, lo que permitió facilitar el acuerdo porque es más económico negociar en nombre de dos clubes que de uno. Lo mismo pasa con el software que utilizan los clubes a la hora de realizar labores de scouting, análisis o metodología. Se ha decidido unificar la manera de trabajar en todos los clubes y se ha apostado por el mejor software del mercado. El hecho de negociar licencias para todos los clubes en lugar de para uno solo, ha abaratado costes y ha beneficiado al Granada, que ha visto reducido su presupuesto esta temporada.

Una estructura parecida a RedBull

El objetivo de Hope es tender puentes entre los clubes y ayudarles a desarrollarse para sentar unas bases de futuro que les permitan competir con garantías. De este modo, los movimientos del grupo son comparables a los comienzos de RedBull en el fútbol, que compró el Salzburgo antes de crear una división dentro de la propia empresa dedicada a este deporte. Desde entonces, se expandieron a otras ligas formando franquicias con equipos de perfil discreto y ayudándoles a crecer.

Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. Pues que se ponga las pilas que la afición no está nada contenta, y en granada hay muy buena gente válida para el fútbol base y profesiónal, espero que sea listo por qué si no lo veo en chino jugando el solo, hoy en día puedes ver los partidos por televisión sin necesidad de pasar ni frío ni lluvia ni calor y me sale asta más barato.