Martes, 30 Mayo, 2017

Homínidos ancestrales ya usaban las manos como los humanos modernos

La capacidad claramente humana para la precisión (por ejemplo, al girar una llave) y poder de agarre (por ejemplo, cuando se utiliza un martillo) está unido a dos transiciones evolutivas clave en el uso de la mano



image_print

Una investigación sugiere que las especies de homínidos ancestrales, como el Australopithecus africanus, usaron las manos con una apariencia humana mucho antes de lo que se pensaba.

Antropólogos de la Universidad de Kent, en colaboración con investigadores de la Universidad College de Londres, el Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva en Leipzig (Alemania) y la Universidad Tecnológica de Viena (Austria), han producido los primeros resultados de una investigación para apoyar la evidencia arqueológica de uso de heramientas de piedra en fósiles de australopitecinos hace entre 3 y 2 millones de años.

La capacidad claramente humana para la precisión (por ejemplo, al girar una llave) y poder de agarre (por ejemplo, cuando se utiliza un martillo) está unido a dos transiciones evolutivas clave en el uso de la mano: una reducción en la escalada a árboles y la fabricación y uso de herramientas de piedra. Sin embargo, no está claro cuándo ocurrieron estas transiciones de locomoción y de manipulación.

Matthew Skinner, profesor titular de Antropología Biológica y elTracy Kivell, lector en Antropología Biológica, ambos de la Escuela de Antropología y Conservación de la Universidad de Kent, utilizaron nuevas técnicas para revelar cómo usaban las manos las especies fósiles mediante el examen de la estructura esponjosa interna del hueso, llamada trabécula.

La trabécula de los huesos se remodela rápidamente durante la vida y puede reflejar el comportamiento real de los individuos en su vida.
Primero, los investigadores examinaron las trabéculas de huesos de la mano de los humanos y los chimpancés. Encontraron diferencias claras entre los seres humanos, que tienen una capacidad única para la precisión y el agarre entre el pulgar y los dedos, y los chimpancés, que no pueden adoptar posturas similares a las humanas. Este patrón humano único está presente en las especies fósiles humanas no arbóreas y que se sabe fabricaron herramientas de piedra, como los neandertales.

La investigación, muestra que el Australopithecus africanus, una especie de entre 3 y 2 milliones de años de edad, procedente de Sudáfrica, –y que tradicionalmente se consideró que no se dedicaba a la fabricación habitual de harramientas– , tiene un trabecular similar al patrón óseo humano en los huesos del pulgar y la palma (los metacarpianos), en consonancia con una oposición enérgica del pulgar y los dedos, que se adopta normalmente durante el uso de una herramienta.

Estos resultados apoyan evidencias arqueológicas previas sobre el uso de herramientas de piedra en los australopitecinos y proporcionan evidencias óseas de que nuestros primeros antepasados usaban posturas de las manos con apariencia humana mucho antes y con más frecuencia de lo que se consideraba anteriormente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *