Martes, 26 Septiembre, 2017

            

He usado el 3D Touch del iPhone 6s y ya no hay vuelta atrás

Es un solo ejemplo de las muchas acciones cotidianas con las que ha terminadoApple con su 3D Touch, un sistema de reconocimiento de la presión (a varios niveles) en la pantalla

Foto: Apple


image_print

Imagina que te quieres sacar un selfie. Tendrás que entrar en la aplicación de foto y pulsar el botón de darle la vuelta. Es un tipo de función que en ocasionesexige celeridad y resulta engorroso. Quizá, dependiendo del ‘smartphone’ que uses, hayas adjudicado un acceso directo a esta función… aunque si no eres Kim Kardashian es poco probable.

Es un solo ejemplo de las muchas acciones cotidianas con las que ha terminadoApple con su 3D Touch, un sistema de reconocimiento de la presión (a varios niveles) en la pantalla de los nuevos iPhone 6s y 6s Plus, lanzados este viernes en mercados como España o México. Se trata de una de las tecnologías más útiles que ha integrado Apple en los últimos años en sus dispositivos móviles, que seguramente se convierta en la norma. No me extraña que Apple haya decidido no reservarla en exclusiva para el Apple Watch.

A grandes rasgos, lo que ha hecho Apple ha sido crear nuevas oportunidades a los usuarios para controlar sus teléfonos y mejorar, de paso, la fluidez de uso. Es algo así como si tuviésemos un segundo (o tercer) botón integrado en nuestro dedo, sin necesidad de ratón.

QUÉ ES Y QUÉ PERMITE HACER

¿Cómo funciona? Bueno, es tan sencillo como presionar la pantalla ligeramente más fuerte con respecto a cómo lo hacemos actualmente en las pantallas de todos nuestros smartphones. El reconocimiento es tan rápido y preciso que el usuario lo integra en su uso cotidiano al instante. Y ya no hay vuelta atrás.

¿Qué permite hacer? Esa es una de las mejores caras del asunto: de todo. Apple ha dado una guía a los desarrolladores y veremos algunas prestaciones muy comunes, pero seguro que habrá sorpresas.

El uso cambia dependiendo del contexto. Por ejemplo, en la pantalla de inicio del iPhone: si pulsamos más fuerte sobre el icono de una aplicación (todas aquellas que hayan sido actualizadas), en lugar de abrirse, se despliega un menú con accesos directos a varias opciones. Es como el botón derecho del ratón.

De esta forma, si lo hacemos sobre el botón del teléfono, podremos crear un nuevo contacto, llamar a un favorito, etc; si se trata de la cámara, podremos lanzar directamente la función de selfies o de time-lapse.

Es tan fácil acostumbrarse que se echa de menos nada más tocar cualquier otra pantalla táctil.

También acelera el 3D Touch usos cotidianos y rápidos dentro de las aplicaciones. Por ejemplo, podemos echar un vistazo a una foto recién tomada sin tener que abrir la aplicación del carrete (solo hay que pulsar más fuerte sobre el icono de la foto recién hecha en la esquina inferior izquierda de la app de cámara).

Otra posibilidad es visualizar correos a toda velocidad en el cliente de Apple o ampliar y reducir casi sin quererlo fotos en Instagram.

Dentro de las aplicaciones se multiplican las posibilidades. En las aplicaciones de mensajería, por ejemplo, podemos visualizar en un segundo sin salir de ellas fotos, abrir páginas web pulsando fuerte en un enlace, consultar el estado de un vuelo con el código en un ‘pop-up’ o ver una dirección en Mapas sin tener que cambiar de ‘app’.

Algunas aplicaciones en cualquier sistema operativo ya permiten hacer cosas similares recurriendo a otro recurso: el tiempo. Por ejemplo, si en Spotifymantenemos la pulsación se despliega el menú (también accesible desde el botón de tres puntos) desde el que podemos añadir a una playlist o ir a la página el artista. En Inbox, mantener la pulsación marca los correos. Pero en los tiempos extremadamente rápidos del smartphone y la web móvil, la comodidad es un valioso extra y el tiempo, oro.

Es más, sin 3D Touch, ni siquiera es posible igualar las posibilidades en cualquier contexto. Por ejemplo, este recurso, la pulsación prolongada, no permite añadir nuevos usos en lugares donde ya tiene una función específica, como el escritorio del teléfono, donde esta acción ya está reservada a la edición de los iconos.

LA NUEVA ‘KILLER FEATURE’ DE APPLE

No me cabe duda de que esta va a ser una opción imitada por muchos (o todos los) fabricantes (de hecho, ya hay algún modelo Android con una tecnología similar); lo que no tengo tan claro es que la adopción en el sistema operativo de Google vaya a ser nada rápida, teniendo en cuenta la tremenda atomización del ecosistema, con sus muchas versiones de software y configuraciones de hardware.

En términos de uso, el iPhone 6s es el terminal más disruptor de la compañía (por no hablar de la vibración áptica, el vídeo 4K, el sensor de huella tres veces más rápido, la carcasa y pantalla más resistentes…) en años. Características como 3D Touch son las que necesitan los smartphones, que ofrecen nuevas opciones y otorgan mayor comodidad y rapidez; no ocurrencias que luego nadie usa. La diferencia se nota al instante: el momento en el que la pruebas y ya no quieres dejar de utilizarla.

En este vídeo oficial de Apple se puede ver 3D Touch en acción y la mayoría de sus actuales posibilidades:

[ot-video][/ot-video]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *