Viernes, 17 Noviembre, 2017

            

“He pasado de estar encerrado en una habitación a poder hacer una vida normal”

Juan Manuel Heredia, el que fuera el hombre más obeso de España, se someterá a una operación para eliminar 40 kilos de piel colgante

Juan Manuel Heredia en el Hospital La Inmaculada | Imagen: Justa Aros
José L. Moreno | @morenoluaces


image_print

Dar un paseo con la familia, hacer el deporte que te gusta o, simplemente, sentarte en la terraza de un bar son cosas normales, que todos podemos hacer, e incluso no les damos la importancia que merecen. Juan Manuel Heredia, el que fuera el hombre más obeso de España, ahora puede hacer una vida “normal”. Y es que, tras someterse a un bypass gástrico y perder más de 170 kilos, Juan Manuel puede disfrutar de una vida plena. “Ahora puede hacer paseos de horas con mi hija sin cansarme, montar en moto de agua y sentarme en una terraza sin que nadie me mire”.

Pero las cosas no llegan sin esfuerzo. Juan Manuel pesaba 307 kilos y ahora está en 135. Y como no, ha tenido que sacrificarse para estar en este punto del camino. “Yo también me lo he currado, me he sacrificado para cumplir mi sueño: tener una vida normal. He cambiado mi alimentación, voy al gimnasio y hago deporte”.

Ahora, Juan Manuel se enfrenta a otra etapa de su largo camino. El mes que viene volverá a entrar en el quirófano del Hospital La Inmaculada para que le extirpen casi 40 kilos de piel colgante. Se le harán tres intervenciones en brazos, barriga y muslos que durarán seis meses para dejar un tiempo de recuperación entre una cirugía y otra. Un paso más, para poder vivir sin ser esclavo de su propio cuerpo. “Los pellejos me impiden correr y jugar al fútbol, por ejemplo”.

Una de las operaciones será eliminar la piel del abdomen | Foto: Justa Aros

No todos lo consiguen

“Entre un 5 y un 10% de las personas sometidas a este tipo de cirugía no consiguen el objetivo”, señaló el Doctor Ballesta, encargado de supervisar la operación de Juan Manuel.

Es el caso de Cristina Martín, que se sometió a un bypass gástrico en forma de Y, pero no alcanzó el objetivo marcado. “Me iba a quedar en 60kg, pero se me dilató la anastomosis gastroyeyunal”, por lo que no tiene sensación de saciedad y deberá someterse a otra operación que consiste en introducir un anillo gástrico.

 

Si no puede ver el vídeo haga clic aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *