Lunes, 22 Mayo, 2017

Publicidad

“Hay que ganar. Ni morirse, ni pollas”

Este fin de semana toca inyección de moral, de optimismo y de ilusión, porque el Granada C.F depende de sí mismo para quedarse en primera.

Manu Bayona


image_print

Esta semana intercambié un par de mensajes con el Mister Lucas Alcaraz. Le pregunté por cómo se encontraba. Respuesta clara y firme: – ¨Bien¨

Luego se me ocurrió decirle que no quedaba otra, que ahora solo tocaba ir a morir a Pucela. Su respuesta fue: ¨Hay que ganar. Ni morirse ni pollas. Tranquilo. Ganaremos¨

Y en esas ha avanzado la semana. Estamos a viernes. El miedo o la esperanza, depende de cada uno, se hacen más patentes. Entre mañana sábado y el mismo domingo miles de granadinos cogeremos carretera y manta rumbo a Valladolid, con la esperanza de vivir otra jornada histórica para nuestro querido Granada CF.

Se me ha ocurrido rememorar algunos de los muchos momentos inolvidables que hemos vivido durante estas tres temporadas en 1ª división. El objetivo es tomar una gran bocanada de aire fresco y energía positiva. Mucha energía positiva.

Para empezar, uno de los santo y seña de este club. Ese himno que se canta a capela en Los Cármenes y significa la primera unión entre afición y jugadores

En la primera temporada tras el retorno a la élite, Carlos Martins vivió una situación muy complicada. Su hijo pequeño,con una enfermedad, fué el centro de todo el panorama futbolístico nacional. Ese día ante el Mallorca, Martins, su hijo y toda la afición del Granada fueron uno.

La temporada pasada tras la finalización del partido ante Osasuna, el Granada se sintió prácticamente salvado. (Lo conseguiría matemáticamente en Mestalla ante el Valencia) De nuevo afición y jugadores se fundieron en un abrazo

Esta temporada conocimos a Migue, ese joven invidente que siente los colores como nadie. Su historia de amor por el Granada seguro que sirve de estímulo a los jugadores el domingo en Pucela.

Para acabar, el recuerdo de EL GOL. Ese instante donde los corazones de todos los granadinistas se pararon para volver 35 años después a la élite.

Porque ha costado sangre sudor y lagrimas conseguir volver a la élite. Se podrá ganar, empatar o incluso perder en Valladolid, pero esta afición a las 21.00 horas de la noche del próximo domingo, debe sentir orgullo del partido que haya hecho su Granada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *