Jueves, 13 de Diciembre de 2018

            

Hallan un nuevo objetivo eficaz para la estimulación cerebral contra la depresión

Los hallazgos muestran que se puede mejorar el estado de ánimo de inmediato mediante la estimulación eléctrica

Imagen ilustrativa | Archivo GD
EP


image_print

Investigadores han encontrado un objetivo efectivo en el cerebro al que dirigir la estimulación eléctrica para mejorar el estado de ánimo en personas que sufren de depresión. Como informan este jueves en la revista ‘Current Biology’, la estimulación de una región cerebral llamada córtex orbitofrontal lateral (OFC, por sus siglas en inglés) produjo una mejoría aguda en el estado de ánimo en pacientes que sufrían depresión al inicio del estudio.

Según los investigadores, esos efectos no se observaron en pacientes sin síntomas de problemas del estado de ánimo, lo que sugiere que la estimulación cerebral funciona para normalizar la actividad en los circuitos neuronales relacionados con el estado de ánimo.

“La estimulación indujo un patrón de actividad en las regiones del cerebro conectadas a la OFC que era similar a los patrones observados cuando los pacientes naturalmente experimentaban estados de ánimo positivos –dice Vikram Rao, de la Universidad de California en San Francisco (UCSF), Estados Unidos–. Nuestros hallazgos sugieren que la OFC es un nuevo y prometedor objetivo de estimulación para el tratamiento de los trastornos del estado de ánimo”.

El equipo dirigido por Rao y Kristin Sellers, en el laboratorio de Edward Chang, estudió a 25 pacientes con epilepsia a los que se les colocaron electrodos en el cerebro por razones médicas para identificar el origen de sus ataques. Muchos de esos pacientes también sufrieron depresión, que a menudo se observa en personas con epilepsia. Con el consentimiento de los pacientes, el equipo de Chang aprovechó esos electrodos para enviar pequeños pulsos eléctricos a áreas del cerebro que se cree que están involucradas en la regulación del estado de ánimo.

Estudios anteriores han explorado la estimulación cerebral profunda (DBS, por sus siglas en inglés) para los trastornos del estado de ánimo, pero su éxito depende fundamentalmente de la selección del objetivo. Los objetivos en otras áreas relacionadas con el estado de ánimo en lo profundo del cerebro no siempre han llevado a mejoras fiables.

ACTIVIDAD CEREBRAL TÍPICA DEL ESTADO DE BUEN HUMOR

En el nuevo estudio, los investigadores centraron su atención y la estimulación eléctrica en la OFC, un centro clave para los circuitos relacionados con el estado de ánimo y ampliamente considerado como una de las regiones cerebrales menos comprendidas. “Aunque OFC es un objetivo más superficial, comparte interconexiones con varias regiones del cerebro implicadas en el procesamiento de las emociones”, dice Sellers. Eso convirtió a esta área cerebral relativamente pequeña en un objetivo atractivo para la estimulación terapéutica.

Los científicos emplearon los electrodos implantados para estimular la OFC y otras regiones cerebrales mientras recopilaban información verbal sobre el estado de ánimo y las puntuaciones de los cuestionarios. Esos análisis revelaron que la estimulación unilateral de la OFC lateral produjo una mejoría aguda del estado de ánimo dependiente de la dosis en sujetos con depresión de línea de base de moderada a grave. Los cambios en la actividad cerebral que observaron los autores tras la estimulación se parecían mucho a los vistos cuando las personas están de buen humor.

Según los investigadores, los hallazgos muestran que se puede mejorar el estado de ánimo de inmediato mediante la estimulación eléctrica de un área del cerebro relativamente pequeña. Los resultados también contribuyen a la evidencia de que los trastornos del estado de ánimo son el resultado de una disfunción en los circuitos cerebrales.

Los científicos dicen que queda mucho trabajo antes de que la DBS pueda entrar en la práctica clínica de rutina. El equipo de Chang está explorando actualmente si la estimulación de OFC produce una mejora duradera en el estado de ánimo durante periodos de tiempo más largos y esperan desarrollar un dispositivo médico para pacientes con trastornos del estado de ánimo resistentes al tratamiento que puedan monitorizar la actividad cerebral en la OFC y estimular esa área solo cuando sea necesario para mantener esa actividad dentro de un rango saludable.

“En última instancia, sería ideal si la actividad en los circuitos cerebrales relacionados con el estado de ánimo pudiera normalizarse indefinidamente sin que los pacientes tuvieran que hacer nada”, concluye Rao.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.