Lunes, 29 Mayo, 2017

Granadinos en el terremoto de Melilla: “25 segundos interminables”

Granada Digital recoge la visión granadina del terremoto en Melilla, donde alcanzó la intensidad VI, justo al lado del Mar de Alborán, epicentro de este desastre sísmico

Collage de imágenes de desperfectos en Melilla
Daniel Sánchez-Garrido | @Danisgr


image_print

Terror, miedo, horror, pánico, pavor, espanto. Todos estos estados de ánimo, sentimientos reales en una persona, estallaron como si de una bomba se tratara en cada una de las personas que sintieron el terremoto de la madrugada del pasado 25 de enero. Una magnitud de 6,2 sacudió a Granada, Málaga, Almería y todo el sur de España, firmando como testigos de lo que se convertía en la gran noticia en el día de ayer.

Sin embargo, fue algo más abajo, en Melilla, con el Mar de Alborán (epicentro del terremoto) muy cerca, donde se fraguaron los verdaderos relatos de película por cada uno de los que sintieron este temblor en su cama, sus armarios, sus casas o sus edificios. Granada Digital ha querido acercarse hasta lo más adentro del terremoto para contaros cómo se vivieron allí, en Melilla, esos 25 segundos donde la tierra bailó con un pie en el infierno.

MARÍA Y GABI, DOS GRANADINOS EN MELILLA

Nos ponemos en contacto con María García, granadina, de Gójar. Con 24 años de edad, vive en Melilla, donde estudia enfermería y trabaja al mismo tiempo. Nos contesta con amabilidad, simpatía y con el shock aún en el cuerpo y en sus palabras. “Hemos pasado muchísimo miedo, vivo en un piso de estudiante, somos cuatro, estamos de exámenes y nos hemos acostado a las 4:30 de la mañana. Cuando ha sucedido esto del terremoto nos hemos despertado todos gritando, todo se movía, vibraba, caían trozos del techo”.

María nos comentaba que incluso tendrán que llamar a los bomberos debido a los desperfectos provocados en su piso. “Está lleno de grietas”. Y seguía rememorando esos minutos de angustia que vivió, unos segundos que no llegaron ni a medio minuto, pero suficientes como para pesarle como si fueran “10 minutos”.

12606983_10208386415394905_910394240_n

Grietas provocadas en el piso de María García | Foto: María García

Granada Digital también se puso en contacto con otro granadino que vive en Melilla por los estudios. Compañero de facultad de María y estudiante de enfermería. Gabriel Jerónimo, de 22 años y natural de Salobreña, destaca una palabra por encima de todas: “Horrible”.

La época actual, finales de enero, y con los exámenes a la vuelta de la esquina le dibujó un panorama similar al de María. Gabi, como le conocen coloquialmente, se acostó a las 3:00 de la mañana estudiando, y esto fue lo que le ocurrió: “No me quedé dormido hasta las 4:00, y sobre las cinco noté que la cama vibraba, empezó flojo, me levanté y empezó a actuar más fuerte. Todo se caía de las estanterías, las puertas del armario se abrían…horrible”, nos reconocía Gabi, con el susto en el cuerpo aún, recién llegado a casa desde que salió a eso de las cinco y media de la madrugada.

“Fueron 20 segundos interminables”, reconoce Gabi, quien añadía que el edificio, como casi todos los de Melilla, es muy antiguo y se le han creado algunas grietas. “Me parece poco con lo que en realidad ha sido”, manifestaba el salobreñero, que salió de casa cuando sucedió esto y contempló el terror en sus vecinos: “Todo el mundo estaba llorando”.

En su exposición, María, al igual que Gabi, no dudó en abandonar su vivienda, junto con sus compañeros y huir de la barbarie ocasionada por el desastre sísmico. “Cuando sucedió nos fuimos todos fuera, a la media hora o cuarenta y cinco minutos volvimos a subir, y justo cuando estábamos entrando, otra vez volvió a moverse todo, salimos corriendo de nuevo. Todos los vecinos hemos estado en la calle desde que sucedió hasta las 8:30 de la mañana”, manifestaba acerca de la rutina que han seguido durante el día.

REACCIÓN EN LA CIUDAD

María nos comentó lo bien que han reaccionado los melillenses. “La gente en Melilla ha reaccionado muy bien, se han ido a la calle todos, a descampados, a los pinos, que es una zona de campo, y mucha gente ha aprovechado que estaba allí y han hecho barbacoa. Si nos pilla de nuevo que nos pille así al menos”, comentaba a Granada Digital entre risas.

Gabi, por su parte, aseguraba que “la cola de coches que hay por toda la ciudad” nunca la había visto. Todo Melilla está en la calle. Han cerrado todos los colegios, institutos, facultades: “Teníamos examen, así que me ha venido bien al menos a mí”, espetaba María, quien reconocía que no le faltaban ganas de coger el barco dirección Granada.

El pánico se hizo general en toda Melilla, haciéndose dueño del espacio por el temor de volver a repetirse la pesadilla que sacudió su sueño, algo que ocurrió durante la tarde de ayer. Al menos algún movimiento de 3,3 y 4,1 durante la tarde, y otro casi llegando la medianoche, provocaron la huida generalizada, de nuevo, de los vecinos de Melilla, quienes se agolparon en las calles de una ciudad muy afectada por un terremoto que sembró el caos durante 25 segundos y un día.

EL TERREMOTO EN EL INSTITUTO ANDALUZ DE GEOFÍSICA

Mercedes Feriche, Técnico en Prevención de Desastres Sísmicos en el Instituto Andaluz de Geofísica, atendió a Granada Digital para contarnos cómo se ha vivido en este Instituto, ubicado en Granada, el terremoto que levantó a más de un granadino de su cama la madrugada del pasado 25 de enero.

“Ha sido un terremoto con una magnitud de 6,2 y más de 200 réplicas, pero siempre de magnitud inferior. En Melilla ha tenido una intensidad de seis, con algunos daños en edificaciones, pero sin llegar a ser estructurales”, nos comentaba Mercedes.

mapa-intensidades-terremoto-25-enero

No han recibido llamadas de personas, más bien de medios de comunicación para informarse acerca del asunto: “La semana pasada sí recibimos llamadas de la gente, pero vamos educando, porque para nosotros es más cómodo también, que colaboren con nosotros en nuestra página web. Allí pueden completar una encuesta dando detalles más específicos…”

En cuanto a la actividad sísmica que se prevé en los próximos días, Mercedes aseguró a Granada Digital que es imposible detallar cuándo habrá otro terremoto, el sitio o la hora. “Podemos saber si habrá pero no cuándo, y quien diga lo contrario miente”. En este sentido, Mercedes admitió que en las próximas dos semanas pueden sucederse réplicas, aunque siempre serán “de menos intensidad”.

Feriche también apuntó que el Mar de Alborán es una zona muy activa, registrando movimientos todos los días, aunque de una intensidad muy baja. No obstante, en los últimos 25 años se produjeron otros dos terremotos similares al vivido la madrugada del 25 de enero de 2016 en la misma zona, en concreto en los años 1994 y 2004. En el caso del ocurrido en 2004, éste llegó a provocar más de 620 muertos en la zona de Alhucemas. En aquella ocasión fue tierra adentro, por lo que su impacto en las poblaciones cercanas fue de dimensiones mucho mayores.

NO AL TSUNAMI

Mercedes Feriche quiso descartar el riesgo de tsunami, pese a que el terremoto ocurrió en medio del mar de Alborán, lo que alerta más a la población. La responsable de Prevención de Desastres Sísmicos señaló que, para que este se produzca, el movimiento sísmico debe producirse en el mar y tener una intensidad superior a 7 y situar el epicentro a menos de 10 kilómetros de profundidad. Sendas condiciones no se cumplen, debido a que la intensidad se quedó en 6 y el epicentro se situó a 21 kilómetros de profundidad.

GEÓLOGOS ADVIERTEN DEL RIESGO SÍSMICO DEL SUR DE ESPAÑA

A partir del suceso, las declaraciones y advertencias de los expertos se han disparado. Los geólogos han pedido a las instituciones que “tomen en serio” el riesgo sísmico: “Es un aviso, después no echemos la culpa al azar”, afirmó el presidente del Ilustre Colegio Oficial de Geólogos (ICOG), Luis Suárez, que a su vez ha exigido que se tomen medidas de prevención para minimizar daños futuros.

El terremeto, entre Alhucemas y Melilla, se ha dejado caer y sentir ampliamente en Andalucía: “El sur de España es una zona de riesgo moderado, pero riesgo; No es California, ni Chile, ni Japón pero hay que tener presente el riesgo”, ha manifestado en este sentido el presidente de los geólogos.

Suárez ha incidido en que el riesgo para las provincias de Cádiz, Granada, Málaga, Almería y Murcia, así como el norte de África es, “aunque no extremo, relativamente alto” por el límite de las placas y ha señalado que si el terremoto de esta madrugada se hubiera producido más cerca de la población, “habría sido muy destructivo”.

El responsable de los geólogos también ha recordado que en la Navidad de 1884 otro terremoto, de 6,7, dejó en Granada entre 750 y 900 muertes. “Lo que decimos es que se lo hay que tomar en serio porque de vez en cuando hay terremotos de esta magnitud y hay que gestionar estas medidas”.

 

Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *