Domingo, 27 Mayo, 2018

            

Granada vibra en Órbita | Vídeo

La Ciudad de la Alhambra se consolida como ciudad de la música con la tercera edición del Festival

Tercera edición En Órbita | Foto: Archivo GD
Marta Pérez Ortiz


image_print

El tercer aniversario del Festival En Órbita no ha podido celebrarse de mejor manera : gran ambiente, buena música, grupos de nivel y éxito de convocatoria.

El público no ha fallado y no ha faltado a la cita, lo que ha llevado a los organizadores a colgar el cartel de “sold out”. Pese haber agotado todas las localidades, En Órbita ha logrado su objetivo huyendo de los macro festivales y apostando por un aforo limitado (un total de 6.000 personas). Todo un acierto que ha permitido disfrutar de un ambiente agradable y familiar (muchos niños con sus cascos puestos para protegerse de los decibelios), donde la concurrencia de gente entrando y saliendo no resultaba abrumadora.

Como suele ocurrir en este tipo de festivales, cuesta arrancar. Los primeros asistentes iban llegando mientras en el escenario principal se daban el relevo Ballena, Perro, Belako o LA M.O.D.A. Poco a poco, la cosa se iba animando. Viva Suecia se ganaba a la concurrencia.

Y llegaban los platos fuertes de la edición. Dos grupos que coinciden en la celebración de su veinte aniversario y que comparten admiración mutua.

Poco antes de la hora prevista en programa salían al escenario los catalanes de Sidonie. Con su habitual energía y entrega, a la que ya nos tienen acostumbrados, no pararon de bailar, hacer sus particulares “performances” y animar al público a lo largo de toda su actuación. No dudaron, además, en hacer partícipes de su actuación a los miembros de su equipo técnico, que se “colaban” en el escenario a la menor ocasión para acompañar con algún instrumento, jalear al público o echando una mano en lo que ellos mismos denominan su « karaoke  cutre ».

Jugaban en casa, como reconocía al inicio de su actuación su vocalista, Antonio López “Noni”. Los Lori Meyers estuvieron muy arropados desde el primer momento por su público y a ellos, así como a los vecinos de Armilla o a José Ignacio Lapido, también en cartel, les dedicaron alguno de sus temas.

Sobre el escenario, una estética muy cuidada que incluía proyecciones sobre una pantalla ubicada tras el escenario o luces de neón que daban inicio al concierto en primer plano con el nombre del grupo centelleante.

No podía haber mejor cierre que con el ambientazo que ponían sobre el escenario Élyella. Música electrónica mezclada con indie a raudales que enfervorecía al público y les invitaba a bailar de manera frenética.

Sin duda una jornada que será recordada por hacer de nuevo despegar a Granada en el panorama musical nacional y ponerla en Órbita.

Si no puedes ver el vídeo haz clic aquí

 

Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Una crónica de un festival de rock en Granada y casi se pasa por alto la participación de Lapido y su magnífica banda….?
    Algo falla y no sé qué es…

    Gran Festival!!! Muchos años de vida….

Centro de preferencias de privacidad

¿Quieres cerrar tu cuenta?

Se cerrará tu cuenta y todos los datos se borrarán de manera permanente y no se podrán recuperar ¿Estás seguro?