Viernes, 15 Diciembre, 2017

            

Granada se escapa de la tendencia nacional de ‘pérdida’ de población

Aunque en el primer trimestre de 2016 la provincia ha registrado más defunciones que nacimientos, las series históricas desde 2012 demuestran que hay un crecimiento vegetativo positivo

Gran Vía de Granada | Autor: Archivo GD
Ángela Gómez | @_Angela_GA


image_print

En el primer trimestre del año 2016 se produjeron en Granada 325 matrimonios, 2.121 nacimientos y 2.135 defunciones, según los datos del Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía. Estas cifras suponen un aumento del 5,6% en los nacimientos y del 18,8% en defunciones respecto al mismo trimestre de 2015. Sin embargo, los matrimonios han protagonizado un descenso del 1,5% en la provincia durante ese periodo de tiempo.

El crecimiento natural de Granada en estos primeros meses del presente año ha sido negativo. Las estadísticas reflejan más defunciones que nacimientos, concretamente 986 personas.

TENDENCIA POSITIVA PERO MÁS DEFUNCIONES

Sin embargo, dejando a un lado estos primeros meses de 2016 en el que los fallecimientos superan el número de nacimientos, Granada no está en la lista de las provincias con un crecimiento vegetativo negativo, que está ligado a la baja natalidad, a los movimientos migratorios (más emigrantes) y al envejecimiento de la población.

En el caso de Granada, y atendiendo a las estadísticas completas del año 2015 (dado que este trimestre de 2016 no es suficiente para abarcar la tendencia), la provincia se salva por los pelos de este fenómeno y mantiene un crecimiento positivo.

Estas mismas estadísticas muestran que en el año 2015 la provincia registró 8.475 nacimientos, la cifra más alta desde 2012, año que 9.022 bebés vinieron al mundo. Cuatro años antes, en 2008, Granada registró 10.546 nacimientos. Este es el segundo año consecutivo en el que suben los nacimientos.

El año pasado, los nacimientos (8.475) superaron al número de defunciones (8.272); pero cabe destacar que, desde 2012, el número de fallecimientos ha ido creciendo. En 2013, por ejemplo, murieron 911 personas más que el pasado año.

bebe-recien-nacido

Un bebé recién nacido | Autor: Archivo GD

Volviendo a los datos más recientes que disponemos, los del primer trimestre de 2016, de los 325 matrimonios que se han formalizado en la provincia de Granada, 10 fueron entre personas del mismo sexo. El 50% de estas uniones fueron entre mujeres. El 13,5% de los matrimonios (44) correspondieron a uniones en las que algún miembro era extranjeros.

MADRES A LOS 49

En este trimestre del año, se produjeron 2.085 partos. Hubo 44 partos dobles y otra mujer dio a luz a trillizos. En total, 2.121 bebés nacieron, y doce no superaron las 24 horas de vida. Por sexos, nacieron en Granada más niños (1.102) que niñas (1.019).

Nueves bebés salieron del vientre de mujeres de edades comprendidas entre los 45 y 49 años dieron a luz en Granada, y otros cuarenta de los úteros de jóvenes menores de 19 años. Más de 200 nacimientos en este trimestre corresponden a mujeres “sin pareja de hecho”. La edad media de las madres que dieron a luz en Granada se sitúa en la franja de los 30-34 años. Además, de esos 2.121 nacimientos, el 6,6% corresponde a progenitores extranjeros.

En cuanto a las defunciones, la franja de edad que más muertes ha registrado ha sido la de 85 a 89 años de edad (451), y lamentablemente, en Granada fallecieron durante los tres primeros meses del año, tres jóvenes que no superaban los 19 años de edad, y uno que no llegó a cumplir los cinco años.

De las 2.135 defunciones, el 96,7% correspondieron a personas de nacionalidad española. EL 40,9% de los fallecidos estaban casados, seguidos por el 40,4% que representaron las personas viudas.

¿QUÉ PASA EN EL CONJUNTO DE ESPAÑA?

Según las proyecciones de población del Instituto Nacional de Estadística (INE) en España el número de nacimientos seguirá descendiendo de manera imparable durante los próximos 50 años. De los 417.000 nacimientos anuales registrados en 2015, se desciende a 335.000 en 2030, y hasta los 294.000 en 2060.

El movimiento vegetativo de población pasaría del estancamiento actual a una pérdida de unas 115.000 personas en 2030, y a una disminución neta de 300.000 en 2066, como consecuencia de una intensificación de las defunciones por el envejecimiento demográfico, y todo ello pese a un crecimiento adicional en la esperanza de vida. En concreto, de las 420.000 defunciones del año pasado, se pasaría a las casi 600.000 dentro de 50 años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *