Viernes, 24 Marzo, 2017

Granada se acerca a la cara oculta de la luna

La música de Pink Floyd vuelve esta noche a la ciudad en el Teatro Isabel La Católica de la mano de Pink Tones, una de las mejores bandas interpretando el repertorio del mítico cuarteto inglés

Imagen de una actuación de Pink Tones | Foto: metaltrip


image_print

Hay toda una generación de amantes de la música que piensa que vino al mundo en la época equivocada. Cada cual tiene sus razones, sus artistas o grupos musicales que no vivió. Es un anhelo estéril que se siente cuando uno contempla a Jimi Hendrix rasgar su guitarra en Woodstock o a la Creedence o a Janis Joplin en cualquiera de aquellos conciertos. Es la nostalgia injustificada de los no coetáneos que dentro de veinte años sentirán los que escuchen a Amy Winehouse. No obstante, gracias Youtube.

Pero si hay un grupo que provoca esta sensación por su leyenda, su historia y su trascendencia, ese es sin duda Pink Floyd. Una banda que desde su primer disco de 1967, The Piper At The Gates of Dawn, pasando por los ineludibles Wish you were here, The Dark Side of The Moon, Animals  The Wall, o los tesoros escondidos en Meddle, creó un universo musical y expresivo propios, por más que a su música la incluyamos en el rock sinfónico. Waters, Gilmour, Wright y Mason, sin olvidar al diamante loco de Barrett, son nombres míticos para millones de personas en todo el mundo. Y un buen puñadito de ellas, son de Granada.

OCURRIÓ EN ATARFE

Lo más cerca que un granadino estuvo de ellos fue el 9 de mayo de 2008. Roger Waters visitó Atarfe con su gira ‘In The Flesh’, un show inolvidable que hizo vibrar a todos los que nos congregamos bajo la lluvia aquella noche. Como anécdota granadina, el Niño de las Pinturas firmó la ilustración de un cerdo volador al que le costó despegar por un sector del público que no de dejaba ir, mientras Waters imploraba un infructuoso “let it go”.

Y sin embargo todos los ‘pinkfloydianos’ de por aquí tienen esta noche una cita con Pink Floyd en el Teatro Isabel La Católica. Porque la banda española Pink Tones actúa a las 21:30 horas en el primer concierto de su gira Steel Breeze Tour. No, no son una banda tributo. O al menos ellos no se sienten así. Porque si hablamos de rock sinfónico, ellos afirman interpretar la partitura pinkfloydiana “como una filarmónica interpreta a Mozart”.

Banda tributo o no, su sonido es asombrosamente parecido al de la banda original. Hay exactitud en las notas musicales o en la entonación vocal, pero también hay versos libres, que para algo es interpretación. Son, en palabras del locutor de Discópolis de Radio 3, José Miguel López, “una copia constructiva”.

Esta noche no esperen ver a David Gilmour empuñar su Stratocaster 001, como tampoco esperen sentirse defraudados porque eso no ocurra. Es como la felicidad y la sensación que da el dinero: solo un experto podría diferenciarlas.

Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *