Miércoles, 18 Octubre, 2017

            

Granada retiró 16.000 productos de riesgo o ilegales durante 2016

La mayoría de los productos retirados en las inspecciones anuales de consumo son reexpedidos de nuevo, una vez que han corregido las irregularidades detectadas

Calle Mesones | Archivo
Gabinete


image_print

El Ayuntamiento de Granada ha retirado durante el año 2016 más de 16.000 productos que se habían puesto a la venta pese a suponer un riesgo para el usuario o no cumplir con los requisitos exigidos por la normativa que los regula. Así lo ha manifestado esta mañana el concejal de Salud y Consumo, Miguel Ángel Fernández Madrid, durante la presentación del balance de Inspección de Consumo del año pasado.

Fernández Madrid ha explicado que la actuación del Servicio de Inspección Municipal se ha realizado en una doble vertiente. Por un lado están las campañas de productos y servicios que el área realiza periódicamente, y que han dado lugar a 2.203 decomisos, y por otra parte se realizan actuaciones centradas en la seguridad de los productos, muchos de ellos notificados en Redes de Alerta. En este caso el total de decomisos ha ascendido a 14.107.

Tras dar un mensaje de tranquilidad a la ciudadanía, el concejal de Salud y Consumo ha precisado que la mayoría de los productos retirados son reexpedidos de nuevo, una vez que han corregido las irregularidades detectadas. Así, de los 2.203 artículos retirados de la venta en campañas de inspección programadas, fueron reexpedidos 1.274 (57%), 383 tuvieron que ser reetiquetados (17,39%) y los 546 restantes (24,78%) fueron decomisados.

Por la que se refiere a las notificaciones provenientes de las Redes de Alerta de las que forma parte el Ayuntamiento de Granada, durante el año 2016 se han recibido un total de 2.545 notificaciones, que han dado lugar a la retirada de 14.107 artículos, aunque el número de los que finalmente han sido decomisados es de 67.

Fernández Madrid ha precisado que en la mayoría de los artículos retirados, en concreto en 13.339, las anomalías detectadas se refieren al incumplimiento de la normativa que los regula, tales como anomalías en el etiquetado, indicaciones e instrucciones de uso en una lengua no oficial, o no indicar el periodo de uso tras su apertura entre otras irregularidades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *