Domingo, 24 Septiembre, 2017

            

“Granada por su salud” denuncia la situación de los pacientes de hemodiálisis a raíz de la fusión

La plataforma ha dado voz a la Asociación de Nefrodiálisis, que denuncia el mal estado de las salas donde son atendidos

Hospital del PTS | Foto: Archivo
Gabinete


image_print

La plataforma ‘Granada por su salud’ ha reclamado en una nota de prensa que, con motivo de la fusión hospitalaria en Granada, desde el 2 de julio de 2016 -fecha en que se produjo el traslado de la unidad de Nefrología del antiguo Hospital Clínico al Hospital del PTS-, “los pacientes sometidos a hemodiálisis han venido manifestando su disconformidad tanto con las instalaciones como de los protocolos de actuación a los que se han visto sometidos”.

Según indican en la nota, los pacientes del Hospital Clínico fueron enviados al nuevo hospital del PTS a una sala, Hemodiálisis 2, que “en su origen era un almacén y que no reunía los estándares de calidad para este tipo de unidades”. Por ello, los pacientes denuncian que la sala no cuenta con señal wifi,cobertura de teléfono móvil, televisión y radio; así como que no pueden elegir centro y turno para diálisis pues, al disminuir el personal, se eliminó el turno de noche y se derivan pacientes a otros centros públicos o privados; “sin contar con los pacientes e incumpliendo el compromiso que el Jefe de la UGC de Nefrología había adquirido con estos antes de su traslado, retiraron a los facultativos que durante años les habían asistido y con los que existí a una fuerte relación de confianza, que es fundamental para la estabilidad y recuperación de unas personas cuya vida depende de una máquina”.

De igual modo, señalan que los baños de vestuarios no están adaptados a personas con discapacidad funcional, los horarios de diálisis han sufrido cambios sin previo consenso y se ha dejado de practicar la hemodiálisis On Line-Pre,  “que es una técnica más completa y efectiva que mejora la calidad de vida del paciente”. A esto añaden: “En resumen, todos estos hechos han conseguido que su calidad de vida esté seriamente afectada, ya que pasan una media de ocho horas, durante tres días a la semana en desplazarse y ser atendidos; de ahí la importancia en mejorar su comodidad y accesibilidad”.

“Las quejas de muchos pacientes relacionadas con el servicio no han recibido respuesta. La situación entre el personal es insoportable y esto repercute directamente sobre el paciente – hay que tener en cuenta que estos pacientes son frágiles y que debido a la situación de cronicidad y dependencia que imprime su enfermedad requieren una relación adecuada con sus referentes facultativos-“, comentan. Así, afirman que “sus reivindicaciones son disponer de un médico de referencia, turno de noche y una sala adecuada a sus necesidades”.

Asimismo, la asociación de Nefrodiálisis y la asociación ACERCOA comentan que una situación parecida se está produciendo en Motril y muestran su apoyo a las reivindicaciones de los pacientes que se dializan en el Centro Nuestra Señora de la Cabeza  de Motril, solicitando que se dote al Hospital Santa Ana de consultas de Nefrología, Cirugía Vascular y Cardiología.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *