Lunes, 11 Diciembre, 2017

            

Granada en versión original, una única sala para un público muy exigente

Los cines Kinépolis ofrecen este mes de julio una apuesta por las películas en versión original

Interior de Kinépolis | Foto: Carlos Gil


image_print

España es el país del doblaje. Hay actores que asociamos de manera indisoluble con las voces de otros que les han dado vida en castellano. Clint Eastwood o Arnold Schwarzenegger con el eterno Constantino Romero, Kevin Costner o Bruce Willis con Ramón Langa, Rogelio Peña con Jack Nicholson, Ricardo Solans con Al Pacino o Robert de Niro…la lista es rica y extensa.

La tradición o cultura del doblaje arranca en nuestro país casi en los albores del propio cine. Allá por los años 30, el dominio de un idioma era escaso más allá de la propia lengua vernácula. Una circunstancia favorable al franquismo, el régimen que se abriría casi diez años más tarde tras la Guerra Civil. En este contexto el lenguaje era un símbolo nacional y había de que defenderlo a ultranza. Pero bajo este propósito se escondían dos objetivos de mayor calado: la propaganda y la censura.

Son célebres los ejemplos de doblaje interesado de películas extranjeras. El más conocido, el de Casablanca, donde Rick, el personaje interpretado por Humphrey Bogart, no era un republicano que combatió el régimen, sino que luchó contra los nazis. En Mogambo, Grace Kelly y Donald Sinden formaban un matrimonio que cometía adulterio. Para evitarlo, la censura decidió que fueran hermanos, permutando entonces el pecado mortal de adulterio por el de incesto.

Si no puedes ver el vídeo haz clic aquí.

LOS MATICES

Caído el franquismo y tras la transición, el doblaje sigue cumpliendo una función esencial. Acercar al gran público la vasta producción de la industria cinematográfica. Sin embargo, el acceso a las películas en versión original solo es generalizado cuando se edita en DVD, mientras que en los estrenos de cine, España adolece de una oferta de salas en VO equiparable a otros países.

En nuestro entorno más cercano esa escasez es paradigmática. Y es que en Granada sólo hay una sala de cine que ofrezca estrenos en versión original. Se trata de los cines Kinépolis de Granada, que comienzan en este mes de julio una apuesta que pretende atender la demanda de un público bien definido. Estudiantes y no, que están aprendiendo o han alcanzado cierto nivel de inglés, turistas que pasan unos días en Granada y en general, más allá de dominar el idioma extranjero, amantes del cine en su pureza.

Y es que es bien sabido que en una película doblada se pierden multitud de matices. La interpretación de la voz original, la respiración, las expresiones no traducibles, los chistes…Los que ven películas en versión original dicen que repiten, que engancha o que ya no son capaces de ver cine doblado. Los que aún no lo hacen, tendrán que seguir conformándose con la voz de Verónica Forqué en la obra maestra de Kubrick, ‘El Resplandor’.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *