Jueves, 30 Marzo, 2017

Granada en verano: cerrado por vacaciones | Vídeo

Los meses de julio y agosto convierten a Granada en una ciudad fantasma, tras la marcha de los estudiantes universitarios y los miles de granadinos que se van a veranear fuera

Cartel de cerrado por vacaciones en un establecimiento de Granada | Foto: Javier Gea
Redacción GD | Imagen: Javier Gea


image_print

¿Dónde vamos a tomar algo? Es una pregunta muy habitual en los meses de julio y agosto en Granada. Y es que la ciudad nazarí se convierte en una ‘ciudad fantasma’ en verano.

Ni Pedro Antonio, ni Plaza de Toros, ni Pajaritos, ni zonas típicas de restauración y hostelería como Calle Elvira o Albaicín. En todos estos barrios granadinos hay establecimientos en los que no encontrarás esa cerveza helada junto a una tapa.

Muchos comercios cierran por el señalado bajón de la clientela en estos meses y deciden colgar el cartel “cerrado por vacaciones”. Nos hemos dado una vuelta por la ciudad y lo hemos comprobado.

En general, un buen porcentaje de los más de dos mil bares que tiene en total la ciudad de Granada cierra sus puertas. Los granadinos que, por motivos laborales, personales o incluso de gustos, tienen que pasar el verano en Granada se encuentran un panorama desolador en este sentido. Como mencionábamos anteriormente en esta publicación, en verano, tomar una cerveza en la ciudad se convierte en una odisea, aunque parezca mentira.

Muchos granadinos deciden abandonar su Granada y optar por unas vacaciones de sol y playa. La zona costera de la provincia de Granada, u otras zonas andaluzas como Málaga, Almería o Cádiz acogen a estos nazaríes, que huyen del calor asfixiante de Granada.

Curiosamente, Granada es la tercera capital con más bares de Andalucía. Y la que más bares tiene por habitante. Pero todo esto no importa si hablamos de verano y Granada en la misma frase. Las miles de tapas que se sirven durante el año bajan exponencialmente, y el tapeo granadino dice adiós hasta septiembre.

En contraposición están aquellos locales que deciden quedarse con su gente y mantenerse abiertos. Quizás la clientela baje, pero alegran a más de un granadino con ganas de olvidarse del trabajo y disfrutar del verano. La atención y calidad del servicio aumenta por la evidente menor masificación de los lugares.

Será en el mes de septiembre cuando los locales regresen a la realidad y rutina del año, coincidiendo con la vuelta de los estudiantes universitarios y el fin de ese verano tan calmado y tranquilo para Granada. A partir de septiembre, Granada vuelve a ser la reina del tapeo.

Si no puedes ver el vídeo, pincha aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *