Sábado, 21 enero, 2017

Granada destruye 7.000 empleos desde abril

Hay que remontarse hasta 2012 para ver un mes de agosto en el que el número de parados registrados subiera en la provincia | El incremento de paro en el sector servicios, industria y construcción anula la bajada en la agricultura y entre quienes no han tenido empleo previo | Revés en el número de afiliados a la Seguridad Social, que bajan en más de 1.000 personas y acentúa la destrucción de empleo



image_print

[vc_row][vc_column][vc_column_text]Se acabó lo que se daba. Si en los datos del paro del mes de julio parecía que Granada había cogido carrerilla en esto de restar desempleados, los números de agosto suponen todo un jarro de agua fría, que cala también a nivel regional y nacional. Porque Granada ha sumado en agosto 327 personas a la larga lista de desempleados, que ya alcanza 99.330, todavía por debajo de la barrera psicológica de los 100.000. En lo relativo a los afiliados a la Seguridad Social los datos no son más positivos, y muestran un descenso de 99 personas registradas en el sistema, nada drástico pero sí representativo: la potencia del sector turístico y los datos de visitantes y ocupación récord no han servido para que la provincia haya generado empleo durante el verano; ha ocurrido lo contrario, desde el pasado abril, Granada viene destruyendo empleo y ya se ha dejado por el camino 7.000 trabajos. Veamos los motivos.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_raw_html]JTNDc2NyaXB0JTIwc3JjJTNEJTIyaHR0cHMlM0ElMkYlMkZwdWJsaWMudGFibGVhdS5jb20lMkZqYXZhc2NyaXB0cyUyRmFwaSUyRnZpel92MS5qcyUyMiUyMHR5cGUlM0QlMjJ0ZXh0JTJGamF2YXNjcmlwdCUyMiUzRSUzQyUyRnNjcmlwdCUzRSUwQSUzQ2RpdiUyMGNsYXNzJTNEJTIydGFibGVhdVBsYWNlaG9sZGVyJTIyJTIwc3R5bGUlM0QlMjJ3aWR0aCUzQSUyMDY4MHB4JTNCJTIwaGVpZ2h0JTNBJTIwNjgwcHglM0IlMjIlM0UlM0Nub3NjcmlwdCUzRSUzQ2ElMjBocmVmJTNEJTI3JTIzJTI3JTNFJTNDaW1nJTIwYWx0JTNEJTI3QW4lQzMlQTFsaXNpcyUyMGRlJTIwbG9zJTIwZGF0b3MlMjBkZWwlMjBwYXJvJTIweSUyMGRlJTIwbGElMjBTLlMlMjBlbiUyMGFnb3N0byUyMCUyNyUyMHNyYyUzRCUyN2h0dHBzJTNBJTI2JTIzNDclM0IlMjYlMjM0NyUzQnB1YmxpYy50YWJsZWF1LmNvbSUyNiUyMzQ3JTNCc3RhdGljJTI2JTIzNDclM0JpbWFnZXMlMjYlMjM0NyUzQjg4JTI2JTIzNDclM0I4OEpLRFpLWlclMjYlMjM0NyUzQjFfcnNzLnBuZyUyNyUyMHN0eWxlJTNEJTI3Ym9yZGVyJTNBJTIwbm9uZSUyNyUyMCUyRiUzRSUzQyUyRmElM0UlM0MlMkZub3NjcmlwdCUzRSUzQ29iamVjdCUyMGNsYXNzJTNEJTIydGFibGVhdVZpeiUyMiUyMHN0eWxlJTNEJTIyZGlzcGxheSUzQSUyMG5vbmUlM0IlMjIlMjB3aWR0aCUzRCUyMjY4MCUyMiUyMGhlaWdodCUzRCUyMjY4MCUyMiUzRSUzQ3BhcmFtJTIwbmFtZSUzRCUyMmhvc3RfdXJsJTIyJTIwdmFsdWUlM0QlMjJodHRwcyUyNTNBJTI1MkYlMjUyRnB1YmxpYy50YWJsZWF1LmNvbSUyNTJGJTIyJTIwJTJGJTNFJTNDcGFyYW0lMjBuYW1lJTNEJTIycGF0aCUyMiUyMHZhbHVlJTNEJTIyc2hhcmVkJTJGODhKS0RaS1pXJTIyJTIwJTJGJTNFJTNDcGFyYW0lMjBuYW1lJTNEJTIydG9vbGJhciUyMiUyMHZhbHVlJTNEJTIyeWVzJTIyJTIwJTJGJTNFJTNDcGFyYW0lMjBuYW1lJTNEJTIyc3RhdGljX2ltYWdlJTIyJTIwdmFsdWUlM0QlMjJodHRwcyUzQSUyRiUyRnB1YmxpYy50YWJsZWF1LmNvbSUyRnN0YXRpYyUyRmltYWdlcyUyRjg4JTJGODhKS0RaS1pXJTJGMS5wbmclMjIlMjAlMkYlM0UlM0NwYXJhbSUyMG5hbWUlM0QlMjJhbmltYXRlX3RyYW5zaXRpb24lMjIlMjB2YWx1ZSUzRCUyMnllcyUyMiUyMCUyRiUzRSUzQ3BhcmFtJTIwbmFtZSUzRCUyMmRpc3BsYXlfc3RhdGljX2ltYWdlJTIyJTIwdmFsdWUlM0QlMjJ5ZXMlMjIlMjAlMkYlM0UlM0NwYXJhbSUyMG5hbWUlM0QlMjJkaXNwbGF5X3NwaW5uZXIlMjIlMjB2YWx1ZSUzRCUyMnllcyUyMiUyMCUyRiUzRSUzQ3BhcmFtJTIwbmFtZSUzRCUyMmRpc3BsYXlfb3ZlcmxheSUyMiUyMHZhbHVlJTNEJTIyeWVzJTIyJTIwJTJGJTNFJTNDcGFyYW0lMjBuYW1lJTNEJTIyZGlzcGxheV9jb3VudCUyMiUyMHZhbHVlJTNEJTIyeWVzJTIyJTIwJTJGJTNFJTNDcGFyYW0lMjBuYW1lJTNEJTIyc2hvd1ZpekhvbWUlMjIlMjB2YWx1ZSUzRCUyMm5vJTIyJTIwJTJGJTNFJTNDcGFyYW0lMjBuYW1lJTNEJTIyc2hvd1RhYnMlMjIlMjB2YWx1ZSUzRCUyMnklMjIlMjAlMkYlM0UlM0NwYXJhbSUyMG5hbWUlM0QlMjJib290c3RyYXBXaGVuTm90aWZpZWQlMjIlMjB2YWx1ZSUzRCUyMnRydWUlMjIlMjAlMkYlM0UlM0MlMkZvYmplY3QlM0UlM0MlMkZkaXYlM0U=[/vc_raw_html][/vc_column][/vc_row][vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]NO SOLO EL SECTOR SERVICIOS…

Todos los sectores laborales han venido sufriendo un comportamiento irregular desde el segundo trimestre de este año; el ejemplo en este sentido queda bien expuesto en la construcción, que durante año y medio ha disfrutado de un lento pero estable descenso en su número de desempleados y que este pasado agosto sumó 154 desempleados a sus filas.

Tampoco la industria se ha comportado bien en agosto, un mes en el que ha sufrido su peor subida de desempleados desde octubre de 2014. Con 133 parados más, el sector industrial ha experimentado un ascenso atípico.

Pero la palma en el incremento del desempleo y el responsable de que Granada sume en el cómputo total nuevo parados es el sector servicios, que aumentó en 473 el número de desempleados. Y esto no debería sorprender, porque aunque pudiera parecer lo contrario, el sector no es amigo de los agostos y ya el año pasado también sumó algo más de 300 parados.

El cuadro final que resulta de juntar todos los sectores laborales indica, por lo menos, un bache en la tendencia. Y esto se debe a que desde agosto de 2012 la provincia no veía un final de vacaciones tan negativo para el empleo. Los negativos datos de desempleo en agosto auguran un peor septiembre. Siempre ha sido así. No importa qué números haya hecho la provincia en los meses anteriores, la tendencia de los últimos siete años indica que septiembre es siempre un mes muy negativo para el mercado laboral de la provincia.

Relativamente similar es el comportamiento de los afiliados a la Seguridad Social, que suelen descender en los meses de septiembre, aunque con excepciones, como ocurrió precisamente en 2012, cuando en el citado mes aumentaron en algo más de 1.000 el número de trabajadores de la provincia… para luego desplomarse al mes siguiente.

PERO PRINCIPALMENTE EL SECTOR SERVICIOS

El gobierno central ha vendido los datos del paro y de afiliados a la Seguridad Social en el mes de agosto como un auténtico éxito. Y eso se debe a que desde el Ministerio de Trabajo se han centrado en los números interanuales. Y resulta que en un año la provincia de Granada ha mejorado levemente el paro en todos sus sectores, menos en el servicios. La agricultura (-831 parados), la industria (-661 parados), la construcción (-1.823 parados) e incuso los desempleados que no han trabajado anteriormente (-514 parados) han mejorado sus cifras de una u otra forma; sin embargo, el sector servicios ha sumado 1.487 desempleados desde agosto de 2014 a este. Este mal dato viene a explicar, en parte, por qué Granada tan sólo ha restado en un año 2.342 parados a la cifra total de más de 99.000. A ese ritmo, Granada tendrá desempleo cero en 2057. [/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *