Domingo, 22 Octubre, 2017

            

Granada decidirá el campeón de Liga 40 años después

El Barcelona tratará de emular el próximo sábado al Real Madrid, que se alzó con el título el 9 de mayo de 1976, tras vencer en el viejo Los Cármenes

Plantilla del Real Madrid de la temporada 75-76
Juan Prieto | @juanprieto10


image_print

El Barcelona tratará de ser campeón el próximo sábado en Granada. Pero, sin embargo, no será la primera vez que un título de Liga se decida en la ciudad de La Alhambra. En la temporada 75-76, tal día como hoy, 9 de mayo, un equipo ya cantó el alirón en el viejo estadio de Los Cármenes. Fue el Real Madrid, que necesitaba sumar los tres puntos en el recinto ubicado en la antigua carretera de Jaén para sentenciar la competición y alzarse con el título. La misma circunstancia en la que llega el Barcelona al coliseo del Zaidín el sábado.

El conjunto blanco -que dirigía Miljan Miljanic- llegaba a Granada tras haber perdido una semana antes en el Santiago Bernabéu ante el Barcelona, que le acechaba en la tabla clasificatoria. Por su parte, el equipo rojiblanco -bajo la batuta de Miguel Muñoz- se jugaba la permanencia.

El Granada alineó a Puente, Fernández, Ederra, Calera, Angulo, Benítez, Santi, Castellanos, Milar, Lis y Megido. En la segunda parte jugaron Parits y Grande. Por su parte, el Real Madrid jugó con Miguel Ángel, Sol, Camacho, Uría, Breitner, Velázquez, Del Bosque, Pirri, Roberto Martínez, Santillana y Netzer. Salieron desde el banquillo Macanás y José Luis.

No hubo milagro y el Real Madrid se impuso por 1-2. Curiosamente, en el duelo fue decisivo Macanás, quien años después jugaría en el Granada para convertirse en un ídolo de la afición local. El murciano, que sustituyó al lesionado Roberto Martínez a los trece minutos, saltó al terreno de juego para ser el excelso protagonista del alirón blanco. Marcó el primer tanto -el único que anotó esa temporada- antes del descanso y puso el segundo en bandeja al alemán Breitner en la reanudación. Ya en tiempo de descuento, Parits marcó el único tanto granadinista.

El triunfo supuso el título de Liga para el Real Madrid una jornada antes del final de la competición y también el descenso virtual del Granada, circunstancia que se certificó una semana después en La Romareda tras caer ante el Zaragoza.

Los blancos festejaron sobre el césped del viejo estadio la victoria ante un nutrido grupo de aficionados desplazados desde la capital de España. Ahora, 40 años después, se podría dar la circunstancia de que sea su eterno rival azulgrana, quien cante el alirón en Granada. Para ello, necesita derrotar a los hombres de José González que, esta ocasión, llegan a la última jornada de Liga con los deberes hechos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *