Viernes, 20 enero, 2017

Granada contempla una bola de fuego con varias explosiones

El fenómeno se produjo como consecuencia del impacto contra la atmósfera de una roca a una velocidad de unos 95.000 kilómetros por hora

Foto: E.P./PRESS/YOUTUBE
E.P.


image_print

Una espectacular bola de fuego, más brillante que la Luna llena, fue vista desde el sur y el centro del país sobre las 23:06 horas de este viernes 8 de julio. Así, multitud de personas pudieron ver desde Granada su trayectoria y las explosiones que el fenómeno mostró durante el recorrido.

La bola de fuego pudo ser grabada por los detectores que la Universidad de Huelva opera en varios puntos del país: el Complejo Astronómico de La Hita (Toledo), Sevilla, Huelva, el Observatorio de Sierra Nevada (Granada) y el Observatorio de Calar Alto (Almería), ha informado el Complejo toledano en nota de prensa.

Estos detectores trabajan en el marco del proyecto SMART, cuya finalidad es monitorizar continuamente el cielo con el fin de registrar y estudiar el impacto contra la atmósfera terrestre de rocas procedentes de distintos objetos del Sistema Solar.

Los datos recogidos por estos detectores han sido analizados por el Profesor José María Madiedo, investigador principal del proyecto SMART. Su estudio ha permitido determinar que la bola de fuego sobrevoló el norte de África y que ésta se produjo como consecuencia del impacto contra la atmósfera de una roca a una velocidad de unos 95.000 kilómetros por hora.

Se ha podido establecer además que esta roca era un fragmento desprendido del cometa 169P/NEAT. El brusco choque con la atmósfera elevó rápidamente la temperatura de dicha roca, iniciándose así la bola de fuego a una altitud de unos 107 kilómetros sobre Marruecos.

El fenómeno avanzó entonces en dirección noroeste, alcanzando una altura final de unos 74 kilómetros. En ese punto la roca quedó totalmente destruida, sin que ningún fragmento alcanzase el suelo en forma de meteoritos. La bola de fuego recorrió en la atmósfera unos 111 kilómetros antes de extinguirse, resultando especialmente espectacular por su cercanía a quienes pudieron verla desde Andalucía.

Los fragmentos desprendidos del cometa 169P/NEAT producen la lluvia de estrellas conocida como ‘alfa-Capricórnidas’, que se encuentra activa desde principios de julio hasta mediados de agosto. Esta lluvia de estrellas, si bien presenta una baja actividad, suele llevar asociadas bolas de fuego muy brillantes, como la observada este pasado 8 de julio. El análisis de esas bolas de fuego permite a los astrónomos determinar las propiedades físicas y la composición química de este cometa.

La bola de fuego pudo ser vista, además, desde Madrid, Castilla-La Mancha, Murcia y Andalucía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *