Domingo, 20 Agosto, 2017

            

Granada CF: deseando terminar la temporada

Los jugadores se muestran indiferentes a lo ocurrido durante todo el año, sin un ápice de lucha ni respeto al escudo o al deporte de competición

Gastón Silva intenta robar el balón a Lucas Vázquez | FOTO: LFP
Daniel Sánchez-Garrido @Danisgr


image_print

Volvió a pasar. En el deporte siempre hay esperanza para una actuación digna, competitiva o, al menos, luchadora, independientemente del rival o la diferencia entre contrincantes. Pero no. Eso con el Granada no va a pasar esta campaña. Los rojiblancos volvieron a arrastrarse por Los Cármenes ante el dolor de una afición que no puede aguantar más, que está deseando de que se termine la temporada.

Es cierto que venía el Real Madrid, uno de los mejores equipos del mundo. Pero eso no es excusa para entregar el escudo. El rojiblanco horizontal solo se vio el pasado sábado en algún sector de las gradas, las cuales lucían también mucha camiseta merengue. En el césped, ni rastro de cualquier signo de orgullo granadinista, pero es que tampoco de orgullo al deporte y la profesionalidad.

Los jugadores se muestran indiferentes a lo ocurrido durante todo el año, y a lo que queda del mismo. La mayoría volverán a sus equipos, pero en sus espaldas y currículums caerá el peso de un descenso de vergüenza histórica en la Primera División española.

No crean que todo pasará inadvertido. Durante el Granada-Real Madrid, las redes sociales eran un clamor contra la actitud de los jugadores que actualmente componen la plantilla del Granada. La crítica era generalizada. La falta de respeto al Granada y su afición, visible a todo el mundo.

El Granada se está ganando ser el hazmerreír del fútbol español a pulso. Desde que Lucas Alcaraz fue expulsado de la nave, todo ha ido del mal en peor. Probablemente, ni con Lucas se habría salvado la categoría, pero, al menos, se habría seguido compitiendo con un mínimo de respeto al fútbol y al deporte.

Se fue Lucas y llegó Tony. Y entonces se pasó de lo incapaz al ridículo. El Real Madrid ganó en Los Cármenes en media hora. Y el Granada tuvo que dar las gracias porque los de Zidane pudieron hacer un destrozo, humillar a su rival. Si hubieran necesitado, por cualquier razón, hacer doce goles, los habrían hecho sin ningún problema.

Lo único positivo fue el debut del granadino Juanan Entrena, un activo para el club de cara a la próxima temporada. También volvió a gustar la imagen de Martin Hongla. El camerunés quiere quedarse en Segunda División, y de seguir así, teniendo en cuenta su margen de mejora, debe ser uno de los baluartes sobre el que edificar la línea defensiva.

Por último, si a los jugadores no le es suficiente competir por orgullo y respeto a un escudo, la próxima jornada sí que tendrán algo en juego. El Granada visitará al Osasuna el sábado a las 18:30. Será un partido entre los dos peores equipos de Primera División, aunque la forma de bajar del Granada está siendo bien distinta a la del Osasuna.

Los de Pamplona se han ganado el respeto y aplauso de su hinchada en numerosas ocasiones por su intensidad y lucha, simplemente porque nunca tiraron la toalla a pesar de todo. El Granada es su antítesis. Todo lo contrario. Los andaluces son penúltimos, con 20 puntos en el casillero; El Osasuna, último, con 19 puntos. En juego, no quedar últimos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *