Miércoles, 24 Mayo, 2017

Publicidad

“Gorrillas’ y artistas callejeros, en el punto de mira en el primer día de aplicación de la ordenanza



image_print

Los artistas callejeros y los aparcacoches, conocidos coloquialmente como “gorrillas”, han sido los principales colectivos a los que se han dirigido hoy los agentes de la Policía Local encargados de hacer cumplir la ordenanza para la convivencia promovida por el Ayuntamiento de la capital en su primer día de aplicación.

   El texto prohíbe 250 conductas incívicas en la vía pública con sanciones que van de 1 a 3.000 euros, entre ellas el ejercicio de la prostitución, aunque los agentes centraron hoy su labor con otros colectivos como los mendigos, vendedores ambulantes, mimos y “gorrillas”, según informó a Europa Press el portavoz de la Policía Local, José Manuel Fernández.

   La ordenanza sancionará todas aquellas actividades que obstruyan el tráfico, como la limpieza de los parabrisas de los coches detenidos en los semáforos o las actuaciones de artistas callejeros en los pasos de cebra.

   De hecho, mimos, cantantes y demás artistas deberán contar con un permiso municipal para realizar su actividad, aunque sólo será necesario avisar a la entidad local de lo que se pretende hacer y dónde para conseguir la autorización.

   La Policía Local se limitó hoy a informar a estos colectivos sobre las nuevas normas que afectarán a su actividad, y no será hasta dentro de unos días cuando comiencen a aplicarse las primeras sanciones si los implicados persisten en su actitud y no cumplen la ordenanza.

NO EN LAS ZONAS TRADICIONALES DE PROSTITUCIÓN

   En lo que va de jornada, los agentes no se han acercado a las zonas donde tradicionalmente se ejerce la prostitución, aunque la Policía ha informando desde hace unas semanas a este colectivo sobre la inminente llegada de sanciones, de hasta 3.000 euros si se ofrecen o reciben servicios sexuales a menos de 200 metros de colegios, zonas residenciales o comerciales.

   Si esta práctica se realiza fuera de este perímetro, las sanciones serán leves y oscilarán entre 1 y 750 euros, tanto para clientes como para prostitutas, aunque en el caso de estas últimas, el dinero se destinará a programas sociales.

   El reglamento también prohíbe hacer pintadas en cualquier elemento del espacio público, siendo los padres o tutores los responsables subsidiarios de las infracciones. Así, las pintadas en vehículos, marquesinas, parques o fachadas de edificios serán consideradas infracciones graves, con multas que oscilarán entre los 751 y 1.500 euros, mientras que si se realizan en monumentos se incurrirá en una infracción muy grave que conllevará una sanción de hasta 3.000 euros.

   La ordenanza para la convivencia en la ciudad se aprobó en pleno el pasado 25 de septiembre, cono los votos a favor del equipo de gobierno, del PP, y del PSOE, frente a la oposición de IU, que consideró entonces que la prohibición de la prostitución no es competencia municipal y que no servirá “para solucionar el problema social” que subyace su práctica.

   A partir de hoy la ciudad de Granada se convertirá en la primera capital andaluza que cuente con una ordenanza para sancionar la prostitución y cuyo texto será revisado cada dos años en virtud de una alegación que presentó IU y que ha sido incorporada de forma parcial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *