Martes, 24 enero, 2017

Gorafe se reafirma como destino turístico de la provincia de Granada

Con sus más de 6000 visitas anuales, este pueblo de apenas 500 habitantes se ha convertido en un referente de la comarca de Guadix

Paisaje de Gorafe | Foto: Miguel Gil León
Gabinete


image_print

Con la participación en las últimas ediciones de la Feria Internacional de Turismo de Madrid, Gorafe se consolida como eje dinamizador del turismo andaluz, en continua evolución, potenciando nuevas fórmulas del sector. El municipio apuesta por desarrollar el turismo cultural, el ecoturismo, así como otras áreas en pleno auge, como el geoturismo, y especialmente el astroturismo. En palabras de su alcalde, Miguel Pérez Navarro, “desde el Ayuntamiento seguiremos implicándonos para poner en valor todos nuestros recursos naturales, culturales, históricos y paisajísticos para conseguir un desarrollo sostenible de nuestro municipio y del territorio”.

Y es que el lugar cumple con las expectativas del viajero más exigente. Su paisaje, fotogénico, se caracteriza por su singularidad, ideal para la realización de actividades fotográficas, rutas senderistas o en vehículos 4×4. El Desierto de Gorafe, comparable al americano por su extraordinario colorido, presenta unos bellos cañones, conocidos como “Los Colorados” -precisamente por formarse con arcilla roja-, con paredes de mayor desnivel del valle, que permiten apreciar el registro geológico heredado del gran lago interior que existió en la Depresión de Guadix-Baza. El visitante y amante de la geología puede disfrutar asimismo de cárcavas, canales, barrancos, “chimeneas de hada” y otras formaciones. Otro punto de interés es el fascinante “Acueducto o Acequia del Toril”, originado por la acción humana hace milenios y por la precipitación de minerales disueltos en el agua termal. Estos pobladores prehistóricos canalizaron y guiaron el agua para abastecer a un asentamiento desde una de las ocho fuentes termales que existen en el entorno. Se trata de un acueducto natural de caliza travertina de hasta 15 m de altura, único en Europa. Su trazado ondulante lo hace más estable, pudiendo apreciar las diferentes conducciones que han variado a lo largo de su historia, de las que se conservan hasta un total de cinco. Con una longitud de casi un kilómetro y medio ofrece una ruta de excepcional belleza, donde encontramos entre otros, el Limonium Alicunense (Plumbaginaceae), endemismo único de este acueducto, una planta adaptada a la salinidad del entorno.

Existe además una importante biodiversidad que se traduce en una rica flora y alrededor de un centenar de especies de aves que habitan la zona, las cuales serán del interés del aficionado u ornitólogo: así, se puede observar el buitre leonado, el águila real, águila cazada o el búho real.

Si hubiera que destacar una seña de identidad de Gorafe, ése sería su Parque Megalítico. Suma un total de once necrópolis megalíticas, la mayor concentración de dólmenes del país y una de las más importantes de Europa, suponiendo un conjunto de más de 240 ejemplares de diversa tipología. En la actualidad existen tres rutas habilitadas con las cuales se puede visitar más de sesenta sepulturas: son la ruta del Llano de Olivares, rutas del Conquín y de Majadillas.

El paseo se puede complementar con la aplicación móvil del Centro Megalítico de Gorafe. Y para tener una visión completa del legado histórico gorafeño, no hay que pasar por alto los grabados rupestres del Cerro de la Mina, los petroglifos más antiguos de la provincia de Granada, con 4.500 años; también la Estela Funeraria de Gorafe, una de las dos estelas funerarias que existen en Andalucía, de gran importancia arqueológica, puesto que su hallazgo plantea nuevas ideas sobre la jerarquización de la sociedad en de este periodo.

pedro-sanchez-gorafe

Pedro Sánchez, Secretario General de PSOE, observando la oferta turística de Gorafe

La conexión del presente con el pasado de Gorafe ocurre en su Centro de Interpretación del Megalitismo, que con más de 600 m2 es el más grande de toda la provincia. De impresionante diseño arquitectónico está provisto de las nuevas tecnologías del siglo XXI. Se desarrolla en cinco espacios expositivos unidos por una atrayente rampa helicoidal, con la que hacer también la visita más accesible. La estructura imita la forma de un sepulcro megalítico con su cámara y corredor de acceso mostrando al visitante qué es el megalitismo en su contexto cronológico y cultural. Asimismo, se hace un recorrido por las sociedades que construyeron los monumentos megalíticos, en qué época vivieron y cuál era su forma de vida.

La huella del “trogloditismo” se traduce en la actual configuración urbana del pueblo, pues el 90% de las edificaciones de Gorafe son cuevas o casas-cueva, haciendo de él una de las poblaciones más pintorescas de la comarca. Las más llamativas son las cuevas de Los Algarves, una fortaleza almohade del siglo XII, provistas de complejos sistemas de defensa horadados en una pared vertical de más de 100 metros de desnivel; consisten en una serie de dependencias excavadas en varios niveles, conectadas por un pasillo interior. Los actuales habitantes han sabido sacar rendimiento de estas edificaciones, contando con una importante infraestructura de alojamientos-cueva perfectamente acondicionados, además de un moderno y confortable hotel rural. Las ventajas de este tipo de viviendas son evidentes: en su interior se mantiene la temperatura casi constante durante todo el año, en torno a 20 ºC, ideal para una estancia placentera.

En una mirada hacia el futuro, Gorafe cuenta con excelentes cielos oscuros, de los mejores de Europa, con escasa contaminación, razón por la que no sería aventurado afirmar que es un enclave privilegiado para el desarrollo de la astronomía. Ha sido la primera localidad granadina en apagar el alumbrado público para realizar una observación astronómica, un gesto imprescindible para la óptima experiencia para toda una programación de jornadas y observaciones organizadas a lo largo del año, y con contenidos diversos relacionados con la ciencia. La zona dispone de varios miradores y espacios para realizar observaciones, incluido establecimiento que ya poseen la certificación “Starlight”, a lo que hay que añadir la futura creación de un “Parque Estelar de Gorafe”.

Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Conocer Gorafe y sus gentes es sinónimo de crecer culturalmente en muchos sentidos, desde el primitivismo duro y palpable de sus parajes en torno al parque megalitico, donde los primeros pobladores viajaron con la mente a través de ese impresionante “pozo de estrellas” soñando con otra vida en el mas allá. Porque en Gorafe las emociones afloran, y es de donde sus habitantes sacan su gran potencial humano, atraves del contacto con el visitante. Un lugar para vivir un sueño.
    Gracias Miguel, por lo buen embajador que estas hecho, Mi padre Manuel Garcia Sanchez hibiera estado muy orgulloso de conocerte, y gracias a Rocío y al equipo que formais todos los que como tu haceis que ese sueño siga vivo, y Gorafe sea la puerta grande hacia un mundo maravilloso y real.