Lunes, 23 Octubre, 2017

            

GoGo Penguin abre en el Teatro Isabel La Católica la segunda semana del Festival de Jazz de Granada

Se trata del único festival del género en España condecorado con el Sello de calidad de la Asociación Europea de Festivales de la Comisión Europea

Apertura de la segunda semana del Festival de Jazz de Granada | Foto: Departamento de Prensa del Festival de Jazz de Granada
David Rodríguez Frías


image_print

Anoche tuvo lugar el pistoletazo de salida en el Teatro Isabel la Católica de la segunda semana de la trigésimo séptima edición del Festival de Jazz de Granada, el único festival del género en España condecorado con el Sello de calidad de la Asociación Europea de Festivales de la Comisión Europea y que en esta ocasión se celebra desde el día tres al doce de este mes.

El concierto corrió a cargo de GoGo Penguin, trío originario de Manchester y que desde hace unos años viene siendo objeto de alabanzas de la crítica especializada en el género. El grupo, compuesto por Chris Illingworth en el piano, Nick Blacka al bajo y Rob Turner en la batería vinieron con su último disco, Man Made Object (Blue Note 2016), que ha sido objeto de alabanzas por parte de la prensa del género desde su salida, aglutinando en su sonido las más diversas influencias, desde Masive Attack hasta Shostakovich, pasando por Brian Eno, Aphex Twin, Radiohead o John Cage. Desde el trip hop a la música de cámara, del rock al ambient y la electrónica, siguiendo el camino marcado recientemente por otros artistas como Robert Glasper o Kamasi Washington en el acercamiento del jazz a otros géneros musicales de mayor calado popular.

Pasadas las nueve de la noche la formación hizo su aparición en escena, Chris Illingworth en la parte izquierda del escenario al piano, a la derecha, Rob Turner en la batería y, ocupando la posición central, Nick Black en el contrabajo y haciendo las veces de maestro de ceremonias. GoGo Penguin abrió el concierto con dos piezas de su último trabajo, All Res y Unspeakable World, para posteriormente, presentarse ante el público granadino.

La banda no ofreció un espectáculo de jazz al uso, tanto en la formación y despliegue de sus miembros, sin líder de banda, actuando en base a una suerte de sinergia entre los tres miembros, como en la gama de melodías que ofrecieron que, con el jazz como vehículo conductor, dibujaron una suerte de paisajes frenéticos, tensos e incluso dramáticos y que con el sonido progresivo característico de GoGo Penguin entusiasmaron a la audiencia, hipnotizada por momentos con el ritmo despiadado de la potente batería de Rob Turner, en una oda a las influencias más electrónicas del trío.

Lejos de ser, como estaba previsto, una presentación de su último álbum, Chris Illingworth, Rob Turner y Nick Blacka hicieron un repaso de algunas canciones de sus otros trabajos anteriores, incluyendo en el mismo algunas como Kamaloka, Last Words, Murmuration, One Percent, The Letter y otras no incluidas en los mismos pero habituales en el repertorio de los británicos.

La banda intentó cerrar la actuación con dos piezas de su trabajo publicado en 2016, Initiate y Protest, un intento sin resultado ya que el público asistente les obligó a salir de nuevo a escena para el bis de rigor en el que tocaron Garden Dog Barbecue y Hopopono, de su trabajo v2.0 (Gondwana Records 2014), finalizando así la velada casi a las nueve y media de la noche y cerrando la primera jornada de esta segunda semana de festival.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *