Viernes, 22 Septiembre, 2017

            

García Montero reivindica la educación ante la “telebasura” y el “analfabetismo orgulloso” en las redes sociales

El escritor granadino apuesta por reforzar el "nosotros integrador" que caracteriza la identidad andaluza

Luis García Montero ha recibido el título de Hijo Predilecto de Andalucía | Foto: E.P.
E.P.


image_print

El escritor granadino Luis García Montero ha recibido este martes el título de Hijo Predilecto de Andalucía reivindicando la importancia de la educación pública ante el “dominio de la telebasura” y el avance del “analfabetismo orgulloso de serlo” en las redes sociales.

García Montero ha lanzado este mensaje durante el acto institucional en el Teatro de la Maestranza de Sevilla con motivo del 28F tras la entrega de los títulos de Hijo Predilecto y de las medallas de Andalucía y antes de la intervención final de la presidenta de la Junta, Susana Díaz.

Durante una intervención en la que ha citado a autores andaluces como Luis Cernuda, Federico García Lorca, Ibn Hazm, Rafael Alberti, Antonio Machado o Juan Ramón Jiménez, y que ha sido interrumpida por aplausos en varias ocasiones, García Montero ha apostado por la educación como vía para reforzar el “nosotros integrador” que caracteriza la identidad andaluza frente a la “amenaza de identidades rocosas, fundamentalistas, conolizadoras y soberbias” y de los “patriotismos, costas y fronteras manchadas de sangre”.

“Ampliar la memoria es ampliar el futuro en la apuesta de los que desean edificar una identidad integradora”, ha defendido el autor granadino, que ha alertado de la agresión a la educación causada por el “dominio de la telebasura” y el “nuevo tipo de analfabetismo orgulloso de serlo” que se está “poniendo de moda como seña de identidad en las redes sociales”.

García Montero ha rememorado las palabras de Juan de Mairena –el profesor creado por Antonio Machado– a sus alumnos, a los que les aseguraba que “para que una sociedad sea libre no basta con poder decir lo que pensamos, sino poder pensar lo que decimos”.

También ha recordado al pueblo mexicano que “sufre el desprecio” del nuevo presidente de Estados Unidos, Donald Trump, para asumir el reto marcado por Luis Cernuda de “salir de la pobreza sin caer en la prepotencia del lujo y progresar económicamente sin convertir en mercancía todo lo que pensamos”.

“Si la democracia se degrada, si la gente pierde la confianza en la justicia, si las instituciones públicas y el derecho son invadidos por la corrupción y el impudor, es posible que el pueblo educado en la actualidad por las grandes cadenas del consumo ponga su indignación en manos muy poco amigas de ese pueblo”, ha lamentado el poeta, quien advierte de que las encuestas sobre la lectura en España resultan “desalentadoras” por el “orgullo” con el que se declara el “desprecio por la lectura y la educación”.

Ha apuntado también en este sentido que el saber democrático necesita de la ciencia, la técnica y las humanidades. “Tan reaccionario es quien desprecia las ciencias y la técnica como quien desprecia el arte y la cultura”, ha aseverado el artista, al tiempo que ha precisado que “sólo personas formadas en el recuerdo de su historia y en la imaginación moral que permite comprender el dolor ajeno, pueden utilizar la técnica y la ciencia en favor de la dignidad humana”.

El poeta ha aprovechado su discurso para reclamar a las instituciones más trabajo para evitar que España sea un país donde “un 30 por ciento de la población está en peligro de exclusión social, el empleo es tan precario que la mitad de los nuevos contratos firmados no duran más de un mes y con unos salarios tan bajos que no salvan a los trabajadores de la pobreza”.

Así, ha subrayado que la importancia de estos reconocimientos del 28F “no está sólo en el alto valor sentimental de nuestra identidad andaluza, sino también en su carácter institucional, en su dimensión pública”. “Las instituciones son el lugar en el que lo privado desemboca en lo público, lo particular en dominio común, lo local en un ámbito de convivencia colectiva. Olvidar el valor de las instituciones es tan peligroso como alejar a las instituciones de la gente que camina y camina por las calles”, ha añadido.

Es por ello que hacer de Andalucía una tierra de libertad, integración, igualdad y justicia social es, para García Montero, “el compromiso más digno que pueden asumir los que se sienten hijos de Andalucía”.

Además de García Montero, la Junta ha distinguido este año como Hija Predilecta a la actriz sevillana María Galiana y ha concedido diez Medallas de Andalucía al ingeniero especializado en robótica Ramón González Sánchez; la cantante cordobesa India Martínez; el cantaor flamenco onubense ‘Arcángel’; el guitarrista flamenco gaditano Paco Cepero; la gimnasta rítmica cordobesa Lourdes Mohedano Sánchez de Mora; el periodista jiennense Antonio Caño, director del diario ‘El País’; la escritora Antonina Rodrigo García, especialista en personajes femeninos de la República y la Guerra Civil; el científico jiennense especializado en inteligencia artificial Francisco Herrera Triguero; el empresario turístico malagueño Manuel Molina Lozano; y la compositora sevillana Elena Mendoza López.

También reciben este año la Medalla de Andalucía tres instituciones: la Coordinación Autonómica de Trasplantes, que acaba de cumplir sus primeros 25 años; la Asociación de Víctimas de la Talidomida en Andalucía, como intento de “reparar la incomprensión” sufrida por los afectados por esta enfermedad y sus familias; y el Instituto de Educación Secundaria Vicente Espinel de Málaga, por su “nivel de excelencia” didáctica desde 1846 con alumnos como Blas Infante, Victoria Kent o Pablo Ruiz Picasso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *