Sábado, 16 Diciembre, 2017

            

García Chamorro (PP) aduce “crítica política” en supuestas injurias al exgerente de Visogsa

"No era mi intención descalificarlo personalmente", ha reseñado García Chamorro, que fue denunciada por Hernández por unas declaraciones que se remontan al 16 de noviembre de 2011

Luisa García Chamorro | Foto: Archivo GD
E.P.


image_print

La diputada provincial y portavoz del PP en el Ayuntamiento de Motril (Granada), Luisa García Chamorro, ha indicado este jueves en el Juzgado de lo Penal 5 de Granada que hizo como “crítica política” las declaraciones contra el que fuera gerente de la empresa provincial de Vivienda (Visogsa), el socialista José Luis Hernández Pérez, por las que se la enjuicia por posibles injurias y calumnias.

“No era mi intención descalificarlo personalmente”, ha reseñado García Chamorro, que fue denunciada por Hernández por unas declaraciones que se remontan al 16 de noviembre de 2011, cuando siendo ella vicepresidenta primera de la Diputación y consejera delegada de Visogsa ofreció una rueda de prensa sobre unos supuestos gastos del exgerente, al que acusó de disponer de una tarjeta Visa Oro, “al margen de su contrato blindado y de un sueldo anual de 60.000 euros”.

Según dijo entonces García Chamorro, el PSOE amparó los “desmanes” de José Luis Hernández, también exalcalde socialista de Guadix, que “pagó con su Visa Oro viajes a Dublín, Palma de Mallorca, Sevilla, Madrid o Berlín; además de comidas en restaurantes de lujo granadinos y de otros puntos del país, así como hoteles también de lujo”.

El juicio, que ha quedado visto para sentencia, ha comenzado con el visionado del video de esta rueda de prensa; posteriormente, la dirigente ‘popular’ ha achacado a un “error material” haberse referido a los viajes al extranjero pues en “dos billetes distintos” que vio antes de la comparecencia informativa “en el concepto ponía Dublín y Berlín”.

Sobre los restantes viajes, a los que Hernández fue en el marco de su actividad, Chamorro ha considerado que “para nada beneficiaban a la gestión de la empresa” y que “no declaré que fueran por asuntos particulares”.

Aunque los hoteles en los que se alojó el exgerente fueron en su mayoría de tres y cuatro estrellas, Chamorro ha precisado a preguntas de la acusación particular que “150 euros la noche es un hotel de lujo y más si se paga con cargo al erario público”.

El exgerente le atribuye un delito de calumnias con publicidad y otro de injurias graves con publicidad, por los que pide para ella la pena de diez meses de prisión e inhabilitación especial para cargo público durante el tiempo de la condena y una multa de unos 6.000 euros, según han informado a Europa Press fuentes del caso.

La calificación de los hechos ha sido elevada a definitiva por la acusación particular, que representa al denunciante, la cual también plantea como alternativa al tribunal que se condene a García Chamorro por la presunta comisión de un delito continuado de injurias con publicidad por el pide una pena de 9.600 euros.

“No ha sido mi intención nunca vulnerar el honor del señor Hernández” del que “no sabía ni cuál era la profesión” en aquel momento, según ha indicado García Chamorro, que ha negado ante el tribunal los supuestos delitos de los que se le acusan.

Según la diputada provincial, en el ejercicio de sus cargos públicos, entre ellos el de alcaldesa de Motril, ha sentido “prácticamente a diario” que se hacían comentarios que podían vulnerar su honor si bien ello no le “puede afectar” pues se hacen dentro “de la vida política, no en el ámbito personal”.

José Luis Hernández, quien ha sido el primer testigo que ha prestado declaración en la vista oral, ha explicado, a preguntas de su abogado, que tenía como gerente de Visogsa un “contrato según ley pero básico” el cual no estaba blindado si bien la nueva dirección de la empresa hubo de indemnizarle cuando lo relevó pues “no me preavisaron, tenían mucha prisa”.

Ha detallado que las cuentas de Visogsa estaban sometidas a un “control absoluto” y ha repasado la organización de los gastos que se hacían con cargo a la tarjeta tanto para él como para los trabajadores que participaban en los encuentros de trabajo de la Asociación Española de Gestores Públicos de Vivienda y Suelo o de instancias gubernamentales.

Así, ha dicho sentirse “ofendido” acerca de que hubiera podido realizar estos viajes en clase ‘business’ porque “yo nunca he ido detrás del piloto, siempre he ido en la rueda”.

La empresa provincial de vivienda y suelo funcionaba conforme al “lenguaje de la crisis” gastando “absolutamente al mínimo” por lo que las críticas que se le hicieron fueron con “ánimo de manchar de forma innecesaria”, ha indicado Hernández que ha lamentado que no haya habido en cinco años “un momento para pedir disculpas” pues “si me piden disculpas mi honor se restablece”.

Hernández ha lamentado que su hijo le llegó a cuestionar si era “un corrupto” cuando “no lo soy”, y que “cinco años después me sigue preguntando la gente por las famosas facturitas”.

El caso fue llevado ante los tribunales por el exgerente de Visogsa, pero el Juzgado de Instrucción 6 de Granada lo archivó al entender que la ‘popular’ no mintió al atribuir “gustos culinarios muy caros porque gustaba de ir a marisquerías y restaurantes de renombre” porque hizo constar como “comidas de empresa” partidas de gambas, ibéricos, copas de whisky de Cardhu, cocochas a la romana, paletilla lechal y botellas de Viña Ardanza a 32 euros.

No obstante, tras el recurso presentado, la Sección Segunda de la Audiencia Provincial decidió reabrir el caso considerando que no se puede descartar “a priori” un “consciente desprecio de la verdad” en la realización de las manifestaciones atribuidas a la García Chamorro.

De hecho, los magistrados del tribunal analizaron sus palabras en base a la documentación aportada, y, señalaron que los vuelos internacionales que se le atribuyeron no eran tales, sino que las compañías desde las que se realizaron, con base en países extranjeros, facturaron en Dublín o Berlín los gastos, que eran vuelos nacionales.

“El propósito de criticar la labor del oponente político, incluso de presentarlo ante la opinión pública como un deficiente gestor, de resaltar sus desaciertos frente a sus logros, no autoriza la atribución de una serie de conductas no debidamente contrastadas que lo configuren como gerente de farándula, pandereta y despilfarro, expresiones estas que bien queda al margen de la protección ofrecida por un ejercicio proporcionado ilegítimo de la libertad de expresión”, mantuvieron los jueces en su argumentación jurídica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *