Jueves, 23 Marzo, 2017

Galaxy Note 4: Ocho cosas que nos encantan y dos que no tanto

El nuevo acabado metálico le ha sentado de maravilla al Galaxy Note. Aunque no resulte tan estilizado como el Alpha



image_print

La semana pasada llegó a las tiendas españoles -físicas, online y a través de operadores- el nuevo ‘phablet’ de gama alta de Samsung: Galaxy Note 4. Bastantes cosas ha mejorado la surcoreana y tras algunos días de uso pocas pegas le podemos poner a un terminal realmente recomendable, especialmente por lo siguiente:

El nuevo acabado metálico le ha sentado de maravilla al Galaxy Note. Aunque no resulte tan estilizado como el Alpha, ya que al fin y al cabo estamos hablando de un ‘phablet’, las sensaciones que transmite son mucho mejores que las que transmitía el Note 3, cuyo borde de plástico era particularmente antiestético. Además, el cristal de la pantalla se curva ligeramente en los bordes, de forma similar al iPhone 6, lo que también contribuye a mejorar la experiencia.

Las mejoras en el stylus son dignas de mención. Ahora no solo es mucho más preciso (de 1.024 puntos de presión ha pasado a reconocer 2.048) y se puede utilizar para firmar documentos. Además, Samsung ha aprendido de los errores y el menú desplegable ofrece cuatro opciones que realmente son útiles: bloc de notas, selección múltiple, pantallazo -en el que se pueden tomar notas- y selección libre de imágenes (podemos dibujar el contorno que queramos, hacerlo en cuadrado, círculo o que se ajuste automáticamente a una forma). Por fin usamos todas las opciones del abanico del S Pen.

La pantalla (Super AMOLED touchscreen capacitiva) es otro de los grandes avances del Galaxy Note 4, con una resolución de 2.560 por 2.440 píxeles. De esta forma, aunque las 5,7 pulgadas se mantienen, hay un salto considerable desde los 1920 por 1080 píxeles del Note 3. Lo que podía haber ocurrido con esta mejora notable en la calidad de imagen es que hubiese un dramático consumo de batería, como ocurre con el LG G3, pero afortunadamente no es así, lo que nos lleva al siguiente punto.

La carga rápida y el rendimiento de batería son otros aspectos que nos han encantado del Note 4. Samsung, aunque ha mantenido el tamaño (bueno, ha pasado de 3.200 a 3.220 mAh), también ha optimizado el consumo y la batería aguante el día con un uso intenso y aproximadamente dos si no lo usáis constantemente. No dura tanto como el Note 2, pero sí en la línea del Note 3. En cuanto a la carga rápida, el anterior modelo de la gama Note tardaba en cargar 55 minutos el 50 por ciento de la batería. Ahora, ese nivel de carga se alcanza en tan solo 30 minutos, tal y como prometía la compañía. Es necesario un cargador especial, que viene incluido con el Note 4.

El lector de huellas es otra de las novedades del Galaxy Note 4, tras su paso por el Galaxy S5, el Galaxy Alpha y el Galaxy Tab S. Además de confirmar pagos de PayPal, con el lector de huellas podréis asegurar el acceso al teléfono. Este sistema, al igual que ocurre con los iPhone, resulta mucho más cómodo que tener que andar introduciendo un código PIN.

El pulsómetro es otro de los añadidos que más nos han gustado. Como sabréis si ya tenéis el Galaxy S5 o alguno de los ‘wearables’ de Samsung, podréis utilizarlo para medir vuestro pulso y utilizar los datos en aplicaciones de salud. No podemos dejar de destacar, en este sentido, la app S Health de Samsung. Resulta realmente completa y perfecta para seguir un plan de ejercicio en condiciones.

La cámara también ha mejorado. Aunque el sensor no es tan eficiente como el del iPhone 6 Plus, que se corona como el terminal con mejor cámara del momento (por encima también del Xperia Z3 de Sony), sí que ha mejorado con respecto al Note 3 y no capta tanto ruido; además, ha crecido hasta los 16MP e incorpora estabilizador óptico de imagen, con lo que se consiguen fotos menos movidas con poca luz y también menos vibración en el vídeo. La cámara interior, de 3,7 megapíxeles, también capta mucho mejor la luz y ahora permite hacer ‘selfies panorámicos.

JUEGOS Y REALIDAD VIRTUAL

El Galaxy Note 4 es un terminal realmente potente, gracias a su procesador Snapdragon 805 y 3GB de RAM, por lo que podéis estar seguros de que además de para trabajar o estar comunicados con los amigos, os servirá para jugar con títulos exigentes técnicamente hablando. En este sentido, podéis usarlo como si una consola se tratase gracias al mando inalámbrico de Samsung, que tiene una pestaña donde colocar el teléfono, independientemente de su tamaño.

Por otra parte, antes de que llegue la Navidad aterrizará en España el esperado Gear VR, un casco de realidad virtual con el que el Note 4 ofrecerá muchas más posibilidades. Samsung ha desarrollado este casco en colaboración con Oculus VR y llegará con una tienda propia de juegos, aplicaciones y otros contenidos. Podremos ver un concierto o asistir al teatro, ver una película como si estuvieramos en el IMAX o meternos casi literalmente dentro de un videojuego.

¿ALGUNA PEGA?

Pues sí. Como ya han demostrado la gama Xperia de Sony o el propio Galaxy S5 de Samsung, tener un móvil de gama alta que resiste el agua es una gozada. No solo para meterlo en la piscina o en la playa durante el verano, sino para no temer que le llueva encima durante el invierno o que le caiga un vaso de agua durante una comida. Samsung debía haberlo mantenido en el Note 4.

Por otra parte, tampoco ofrece distintas opciones de almacenamiento y la cosa se queda en 32GB en un único modelo. Aunque sea algo habitual en la gama Note y más que suficiente para disfrutar del teléfono, y aunque se pueda ampliar mediante microSD, lo suyo sería dar opciones a los consumidores y que pudieran elegir si quieren por más dinero 64 o 128GB de almacenamiento interno.

CONCLUSIÓN

Samsung no ha dejado de mejorar su ‘phablet’ desde que nació en 2011. Este es quizá el que menos ha evolucionado a primera vista (con respecto al Note 3), pero el que más en el fondo. Es de los termiales más potentes del mercado, el diseño es muy superior al del anterior modelo -quizá de lo más destacable- y la cámara también se comporta de forma más competente que la del Note 3 y el Galaxy S5. También se ha afinado el uso del S Pen, que cada vez es más útil -aunque sin cambios dramáticos-, y promete un nuevo mundo de posibilidades cuando llegue Gear VR y se convierta en un casco de realidad virtual. A menos que le tengas alergia a los ‘phablets’, Samsung ha dado varios argumentos para que te hagas con el nuevo Note.

Actualización: Aunque por aquí no somos demasiado fans de los benchmarks, por petición popular ponemos a continuación los de Antutu y Quadrant. La versión que hemos probado es la que se distribuye en España con Qualcomm Snapdragon 805 y Adreno 420 y como veis las puntuaciones son altas, por encima del One M8, el Xperia Z2 o el Galaxy S5:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *