Sábado, 23 Septiembre, 2017

            

Gafas de sol, cuestión de filtros

En todos las casos con absorción de la radiación UV pero, para elegir entre uno y otro, es necesario prever el uso que vamos a hacer de las gafas



image_print

Esta semana arrancó oficialmente el verano, pero la verdad es que ya llevamos tiempo ‘desenfundando’ las gafas de sol al salir a la calle a plena luz del día para proteger nuestros ojos. Pero… ¿los protegen de verdad?

Muchos suelen caer en la tentación de comprarse gafas bonitas, de imitación o diseño, sin tener en cuenta el riesgo al que se están sometiendo ya que, como recuerda la asociación Visión y Vida, “no solo deben escogerse por criterios estéticos, sino también por sus propiedades ópticas y fundamentalmente por sus características como protectoras ante las radiaciones ultravioleta (UV)”.

Para ayudarnos, esta entidad nos recuerda que existen cinco categorías diferentes de filtro solar, que va desde el filtro 0 (con una absorción de la radiación visible menor al 20%) hasta el filtro 4 (de absorción prácticamente completa).

En todos las casos con absorción de la radiación UV pero, para elegir entre uno y otro, es necesario prever el uso que vamos a hacer de las gafas. “Si el uso que le vamos a dar a las gafas es el de protección en alta montaña o nieve, hemos de adquirir unas lentes muy oscuras, de filtro 4, que, sin embargo, son incompatibles con la conducción”, ha explicado Salvador Alsina, presidente de la Fundación.

En cambio, si somos urbanitas y nos gusta llevar gafas siempre, aunque el día esté nublado, debemos decantarnos por unas lentes ligeramente coloreadas de categoría de filtro 0 o 1.

Las primeras lentes, muy claras, absorben hasta el 19 por ciento de los rayos, válido en días cubiertos o para su uso en interior; y el filtro 1, de lentes ligeramente coloreadas, absorben entre el 20 y el 56 por ciento de los rayos solares. “Perfectas para su uso en ciudad”, explica Alsina.

CUIDADO CON DÓNDE LAS COMPRAS

El problema, según este experto, surge con la venta de las gafas en los canales no regulados, como el ‘top manta’. Anualmente, se venden en España cerca de 22 millones de unidades, de las cuales solo el 11,9 por ciento es por el canal óptico, según los datos del Libro Blanco de la Visión en España 2013.

Y, del total, más de seis millones se comercializan en el ‘top manta’, lo que para Alsina está generando un “grave riesgo para la salud visual de los españoles” ya que “la mayoría de esas gafas no ha pasado los controles de calidad y seguridad para su venta”.

“Es muy probable que las lentes no tengan capacidad de absorber las radiaciones ultravioleta, sino que únicamente oscurecen el ambiente, provocando que nuestra pupila se dilate más, magnificando el riesgo de daños irreparables en nuestros ojos”, ha lamentado.

Además, las precauciones deben extremarse en el caso de los menores, ya que sus gafas deben ser de perfecta calidad para evitar problemas futuros en el desarrollo de su ojo. “El niño debe sentirse cómodo con ellas y ver que sus mayores también las utilizan, ya que ellos tienden a imitar lo que ven”, ha admitido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *