Jueves, 19 enero, 2017

Fumar aumenta el riesgo de cáncer oral por el virus del papiloma

Este tipo de tumores han aumentado en los últimos años



image_print

Científicos de la Universidad Johns Hopkins, en Estados Unidos, han descubierto una fuerte asociación entre el consumo o la exposición al tabaco y la infección por un subtipo del virus del papiloma humano (VPH), el 16, responsable de que este agente pueda provocar el cáncer de boca o garganta, según informa la revista ‘Journal of the American Medical Association’ (JAMA).

La incidencia de estos tumores se ha incrementado un 225 por ciento en Estados Unidos durante las dos últimas décadas y, en el 80 por ciento de los casos, están causados por la variante VPH-16, que se transmite a través del sexo oral y se localiza en la parte posterior de la garganta.

“El sexo oral se practica con más frecuencia y este tipo de cáncer es poco habitual, lo que hace indicar que debe haber otros factores en el proceso que expliquen por qué algunas personas desarrollan infecciones persistentes cuando la mayoría de personas no lo hacen”, ha reconocido Gypsyamber D’Souza, profesor de la Escuela de Salud Pública y autor de este trabajo.

En concreto, en este estudio vieron que la infección por VPH-16 es más común entre las personas que han fumado recientemente o se han expuesto al humo del tabaco, con independencia de su comportamiento sexual.

“Parece que la exposición al tabaco aumenta la probabilidad de tener esta infección y, aunque todavía no sabemos por qué, se sospecha que el virus no puede ser eliminado del cuerpo con la misma facilidad en estas personas”, ha argumentado D’Souza.

NO SE ESTUDIA LA RELACIÓN ENTRE TABACO Y SEXO ORAL

Los investigadores advierten de que, aunque el estudio muestra una relación independiente entre el tabaco y la infección por VPH-16, no se puede descartar completamente la posibilidad de que las personas que consumen más tabaco también pueden tener más sexo oral y, por tanto, un mayor riesgo de infección.

Estudios previos ya habían mostrado una asociación entre estas infecciones y el consumo de tabaco pero los investigadores quisieron ir más allá y analizaron los casos afectados por este subtipo entre los pacientes a los que se le detectó presencia de sustancias químicas del tabaco en muestras de sangre u orina, como consecuencia del consumo directo o del tabaquismo pasivo.

En total se analizaron un total de 6.887 muestras procedentes de la encuesta Nacional de Salud y Nutrición ‘Survey’, entre los cuales había un total de 2.012 que eran fumadores y 63 que se habían contagiado con el virus.

El virus fue detectado por un enjuague bucal de 30 segundos con el que se extraen muestras celulares de boca y garganta. Asimismo, se sometieron a un cuestionario para conocer su grado de exposición al tabaco y se extrajeron muestras de sangre y orina para medir los niveles de cotinina NNAL, sustancias químicas relacionadas con el tabaco.

A MAYOR CONSUMO DE TABACO, MÁS RIESGO 

De este modo, comprobaron que las personas con niveles más altos de estos biomarcadores en sangre y orina eran más propensas a tener el virus, en comparación con quienes tenían tales compuestos a niveles indetectables. Y a mayor consumo de tabaco, también había más prevalencia del virus.

En concreto, por cada aumento en el nivel en sangre de cotinina, equivalente a tres cigarrillos al día, las probabilidades de que estuviera el virus aumentaban un 31 por ciento. Y por cada incremento en los niveles de NNAL en orina, equivalente a cuatro cigarrillos diarios, aumentaban las probabilidades de prevalencia en un 68 por ciento. Una curva que muestra una “fuerte evidencia de asociación” entre ambos eventos.

“Estos resultados nos dan una razón más para dejar de fumar y sugieren que incluso cantidades moderadas de consumo de tabaco puede relacionarse con una mayor prevalencia del virus”, ha reconocido Carole Fakhry, también autora del estudio.

No obstante, ambos expertos reconocen que el estudio no vincula el tabaco como un factor de riesgo que por si mismo puede provocar directamente una infección por el VPH-16.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *