Jueves, 16 Agosto, 2018

            

Fred Hersch llenó de poesía el Festival de Almuñécar

El músico estadounidense, considerado uno de los mas importantes del ultimo medio siglo, actuó en la noche del miércoles en el Festival Jazz en la Costa de Almuñécar

Fred Hersch y su banda | Fuente: gabinete
Gabinete


image_print

Maestro de genios y con una azarosa vida digna de una película (que la hay), Fred Hersch actuó por primera vez en Granada dentro de la programación del Festival Jazz en la Costa de Almuñécar con su trío; uno de los equipos más en forma de los últimos años, formado con el contrabajista John Hébert y el baterista Eric McPherson, juntos desde el año 2009 y con la costumbre de publicar un disco anual, la mayor parte en directo, que es donde Hersch y sus compañeros mejor se expresan.
Fred Hersch es un pianista situado entre los más grandes, una leyenda, y estaría más arriba si su vida no le hubiera entretenido con serios reveses a su salud. Diagnosticado VIH positivo desde 1984, tras un cuadro de demencia (provocado por las complicaciones de una neumonía) en 2008, permaneció en coma durante dos meses y cuando despertó tuvo que aprender a hacer todo de nuevo, desde comer a tocar el piano.

El mundo de Fred es un mundo donde confluyen muchos de los elementos de la historia del jazz y de la historia de la música, en una visión muy contemporánea. Su estilo tiene mucho que ver con un pensamiento individual, y también se encuentra estrechamente relacionado con la belleza”, dijo de él su genial alumno Brad Mehldau. Y es que Hersch, como Mehldau o Jarrett crecieron en la sombra alargada que dejó Bill Evans y su concepto minimalista de la belleza introspectiva. El trío en El Majuelo manifestó una comunión casi telepática: mientras cada miembro es un músico virtuoso, sus decisiones personales siempre están subordinadas a la interacción grupal, de forma que un trío llega a ser algo más que tres. El lirismo, la interacción y el respeto por el espacio de los compañeros son componentes valiosos de la identidad de este equipo. El piano sonó nítido como un amanecer, empático, casi enamorable; cada matiz de la percusión, por más intricada o enérgica que fueran se transparentaba con una claridad, y el tercero en concordia se añade con precisión y con un poder adhesivo a sus compañeros.

Para los amigos de la poesía sin adornos y de la pureza del piano jazz (y clásico) estricto, la presencia de esta leyenda en Almuñécar fue un regalo emocionante.

Viernes, 20 de julio

Robin Mckelle, voz. Matt Marantz, saxo. Raphael Debacker, piano y teclados. Rashaan Carter, bajo. Kush Abadey, batería y percusión.

Robin Mckelle creció en Rochester, Nueva York, se educó en la Universidad de Miami, se graduó en Berklee College of Music en Boston y, después de algunas giras, volvió a la prestigiosa escuela, esta vez como docente. El reconocimiento con un premio en la categoría de jazz vocal del Concurso Thelonius Monk, le impulsó a iniciar lo que sería, sin duda, una trayectoria brillante.

Tras algunas interesantes grabaciones, será Heart of Memphis (2014) la pieza que la eleve a la cumbre. Pero hacía tiempo que McKelle quería grabar un disco en el que todos los temas fueran mayormente compuestos por ella. Y así nacieron The Looking Glass (2016) y su más reciente Melodic Canvas (2017), más cercano al jazz. Ambos han recibido el respaldo de la crítica especializada y del público.
Desde sus inicios, el registro vocal de McKelle no ha pasado desapercibido para muchos artistas que no han dudado en contar con su voz, como Herbie Hancock, Wayne Shorter, Terence Blanchard, David Bowie, Gregory Porter o Bobby Mc Ferrin, entre otros.

Sus conciertos en directo son siempre apasionantes experiencias. La cantante no sólo demuestra que la complicidad con la banda es magnífica, sino que expresa a través de su contralto y su puesta en escena su pasión por el blues, el sonido Memphis, el soul y el jazz de una manera realmente contagiosa.

Sábado, 21 de julio

Kurt Elling, vocal. Stuart Mindeman, piano y teclados. John McLean, guitarra. Clark Sommers, contrabajo, Adonis Rose, batería. Marquis Hill, trompeta.

“Desde mediados de la década de 1990, ningún cantante en el jazz ha sido tan atrevido, dinámico o interesante como Kurt Elling”. The Washington Post

Escritor, poeta y filósofo por la Universidad de Chicago y uno de los mejores cantantes de jazz de nuestros días, Kurt Elling ha sabido encarnar el espíritu creativo del jazz, tanto por su técnica vocal y profundidad emocional como por sus comprometidas composiciones y modernas interpretaciones de estándares. Ganador de un Premio Grammy, Mejor Cantante del Año en la encuesta Down Beat Critics durante catorce años consecutivos, Cantante Masculino del Año por la Asociación de Periodistas de Jazz en ocho ocasiones, y numerosos premios y números uno en las listas de jazz avalan su trayectoria profesional.

Su último álbum, The Questions, es la respuesta de Elling a los conflictos e incertidumbres de nuestra época. Lanzado en marzo de 2018 y producido con el saxofonista Branford Marsalis, cuenta con colaboraciones de Peter Gabriel y Carla Bley, entre otros. Una de las canciones incluidas en el disco, American Tune, se ha vuelto relevante con el aumento de la actividad antinmigración promovida por la Administración Trump. Como dice Elling, “nos recuerda la humanidad que se debe de tener con aquellos que han sido amenazados con la deportación y la exclusión, la naturaleza frágil de nuestra democracia y los principios humanos y generosos sobre los cuales se fundó nuestra nación”.

La formación con la que Kurt Elling actúa en Jazz en la Costa incluye como invitado especial al excelente trompetista y educador Marquis Hill, que con apenas veintinueve años y un brillante futuro, ya ha editado cuatro discos como líder y ha ganado el Thelonious Monk International Jazz Competition en 2014, el concurso de músicos de jazz más importante del mundo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.